Un joven perdona al taxista que lo chocó y se hace cargo de los gastos por una noble razón

Por La Gran Época
03 de Enero de 2019 Actualizado: 03 de Enero de 2019

Cualquier automovilista sabe que el tráfico no siempre fluye sin problemas, y que las carreteras a veces se ponen bastante agitadas. Sin embargo, lo más importante es ser tolerante y considerado con los demás usuarios de la carretera.

Mikkie Belén, de Pasay City, en Filipinas, ni siquiera pudo abrir la puerta después de que un taxista, que no miraba por donde iba, chocó con su vehículo cuando los dos giraron a la derecha  una tarde del 26 de mayo.

Increíblemente, el taxista empezó a gritar con fuerza, tratando de culparlo a él delante de los transeúntes y del tráfico detenido, que se había acumulado detrás de sus dos vehículos estaban bloqueando la carretera.

Era un día caluroso, y con los conductores impacientes tocando las bocinas, y el taxista tratando de eludir la responsabilidad, Mikkie estaba en una situación menos que favorable.

Cuando Mikkie le pidió al agente de tránsito que le informara a la policía sobre el asunto, el taxista confesó de repente que él tenía parte de la culpa.

La policía llegó a la escena y estableció que el taxista era el culpable, y que él debía asumir los costos. Por el costo de un reporte policial, Mikkie y el taxista tendrían que pagar 200 pesos filipinos (aproximadamente US$3,75) cada uno.

El taxista entonces le pidió al oficial que le diera gracia, ya que solo tenía 500 pesos filipinos (aproximadamente US$9,35) en su billetera.

Mikkie sugirió que su compañía asumiera el costo.

Cuando el joven se enteró  que la compañía de taxis no le ayudaría, y que la suma total se deduciría del salario del conductor, cambió de opinión.

“¿Cómo podría tomar el dinero de este hombre trabajador?”, escribió en Facebook.

Sintiéndose más humano, se puso en su lugar. Sabe que es difícil para algunas personas arreglárselas y que nadie es perfecto. Todos cometemos errores de vez en cuando.

“No puedo culpar a los taxistas porque a veces la prisa es su única manera de llegar a fin de mes”, agregó Mikkie.

Fue cuando el taxista admitió que había aprendido una lección de este incidente que Mikkie dijo “está bien”, y decidió perdonar en lugar de seguir adelante con el asunto.

Eligió ver el desafortunado incidente bajo una luz positiva. Quizás ahora el conductor tenga más cuidado en la carretera, lo que no solo será más seguro para él, sino también para los demás.

Mikkie retiró su denuncia contra el conductor, lo que significa que no se presentaría ningún informe policial y que el hombre no sería acusado. Después de compartir algunas palabras de precaución acerca de ser más cuidadosos mientras conducen, y de terminar su interacción con una nota positiva, se despidió del taxista.

“Si me conoces bien, sabes que me encantan mis coches; pero esta vez estoy dispuesto a conducir con un coche rayado hasta que pueda ahorrar para arreglarlo en lugar de tomar el dinero de este hombre sin saber cuánto tiempo duro le puede causar”.

“Para estos conductores es renunciar a una o dos comidas para su familia”.

Cuando Mikkie compartió lo que pasó ese día en Facebook, su publicación, que comenzó aclarando que está “escribiendo esto con ojos llorosos”, fue compartido más de 5200 veces.

Esto demuestra que cuando dejamos de estar enojados y tratamos de controlar nuestras emociones, uno puede sorprenderse de cómo una situación aparentemente mala puede convertirse en una experiencia positiva.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS