Un lapsus linguae retrasa temporalmente el juicio de Ghislaine Maxwell

Por Dave Paone
05 de Diciembre de 2021
Actualizado: 05 de Diciembre de 2021

En un intento de proteger el anonimato de las presuntas víctimas en el juicio por tráfico sexual de Ghislaine Maxwell, la jueza Alison Nathan ordenó a los abogados y a los testigos que se refirieran a ellas únicamente por su nombre de pila o por uno inventado.

Hace unos días, una de esas testigos era “Jane”, y cualquier prueba con su nombre real se presentó bajo sello. Al público no se le comunicó su nombre.

Todo eso cambió el viernes, cuando el abogado defensor Jeffrey Pagliuca dijo accidentalmente el nombre de pila de una mujer al referirse a Jane.

Pagliuca se dio cuenta de su error inmediatamente, pero el daño ya estaba hecho.

“Está usted advertido de que debe acatar mis reglas”, dijo Nathan a Pagliuca, y luego pidió un receso.

Pagliuca había declarado momentos antes que el nombre había sido tachado en los documentos que estaba leyendo.

El error se produjo aproximadamente media hora después del inicio de la jornada. Antes de esto, Pagliuca estaba interrogando a Juan P. Alessi, que dirigía a los obreros de la finca de Jeffrey Epstein en Palm Beach.

El jueves, Alessi testificó que había regresado a la casa de Epstein después de haber terminado su empleo, se coló y robó 6300 dólares en efectivo, alegando “problemas financieros y maritales”.

Afirmó que se enfrentó a Epstein, que lo calificó de “préstamo”, y que Alessi lo devolvió.

Alessi también afirma que acudió a la policía en relación con el asunto por cuenta propia, y que Epstein no presentó cargos.

En el interrogatorio, Pagliuca recordó a Alessi, que ayer dijo: “Diré la verdad”, refiriéndose a los detalles del incidente.

“Pero ayer no dijo la verdad, ¿verdad, señor Alessi?”, preguntó Pagliuca.

Continuó afirmando que Alessi entró en la casa en otra ocasión, buscando un arma, pero que en su lugar robó 1900 dólares.

“No es cierto”, dijo Alessi.

Pagliuca leyó extractos de una transcripción policial en la que Alessi hablaba de ambos robos. Alessi no recordaba haber prestado la declaración, pero verificó su firma en ella.

El jueves Alessi declaró que conoció a Jane en 1994.

Sin embargo, Pagliuca leyó otra declaración, tomada cuando Alessi se reunió con Virginia Roberts, otra supuesta víctima, y su abogado. En ella, Alessi declaró que conoció a Jane en 1999 o 2000.

Alessi dijo que pudo haber confundido a Jane con otra chica.

Pagliuca se refirió a una tercera declaración, de 2016, cuando un abogado de Jane se puso en contacto con Alessi en julio de 2020.

Refiriéndose al documento, Pagliuca le preguntó: “¿Recuerda que hizo una declaración jurada?”, a lo que Alessi respondió: “No sé de qué está hablando”.

Sin embargo, una vez más confirmó que era su firma.

Pagliuca continuó leyendo extractos de las declaraciones que contradecían el testimonio anterior de Alessi.

Alessi se mostró de acuerdo cuando Pagliuca afirmó que ninguna masajista realizó nunca un masaje a Epstein contra su voluntad, que nunca hubo señales de angustia y que se marcharon después de cobrar. Cuando le preguntaron si las masajistas eran mayores de edad, Alessi respondió: “Creo que sí”.

La fiscal de EE. UU. Maurene Comey llamó al siguiente testigo de la acusación, Gregory Parkinson, un director de criminalística y policía retirado de Palm Beach.

Parkinson testificó que había estado en la casa de Epstein dos veces: una en 2003 por uno de los robos de Alessi y otra en 2005, cuando se ejecutó una orden de registro de la finca.

Al final del registro, las pruebas fueron llevadas a la sede del Departamento de Policía de Palm Beach y luego transferidas al FBI en 2006.

Como parte de la ejecución de la orden de registro, Parkinson grabó un video del interior de la casa. El video de 39 minutos fue visto en el tribunal por Parkinson y el jurado, pero no por el público.

Parkinson señaló que había una foto en la pared de Epstein y Fidel Castro, y otra de Epstein y el papa Juan Pablo II. Dio detalles de cada habitación que se vio en el video, así como de las fotos fijas.

Una prueba física, una mesa de masaje tomada en el registro, fue presentada al jurado. Parkinson vio varias fotos de la casa, que fueron presentadas bajo sello.

El abogado defensor Christian Everdell interrogó a Parkinson.

Parkinson confirmó que la primera vez que estuvo en la casa de Epstein fue en 2003 y la segunda en 2005.

Everdell sostuvo que con todo el tiempo transcurrido entre 1994 (cuando presuntamente comenzó el abuso sexual de Jane) y 2005 (cuando se tomaron el video y las fotografías), Parkinson no puede tener conocimiento de cómo era realmente la casa en 1994.

“No tengo forma de saberlo”, dijo Parkinson.

Además, cuando Parkinson estuvo en la casa en 2003, vio planos y muestras de material, ya sea para alfombras o cortinas, lo que le hizo pensar que la casa iba a ser renovada poco después.

Everdell dijo que la “conclusión” es que no hay forma de saber qué aspecto tenía la casa 11 años antes.

El último testigo de la semana fue el sargento Michael Dawson, detective del Departamento de Policía de Palm Beach. Dawson participó en el registro del 20 de octubre de 2005, pero no formaba parte del equipo de Parkinson.

Testificó que encontró monitores y teclados sin torres, libretas de mensajes telefónicos (de los que se habló en el testimonio de Alessi el jueves), dos mesas de masaje, fotos de mujeres desnudas y dos juguetes sexuales “Twin Torpedo”.

Comey proporcionó a Dawson tres libretas de mensajes, pero no pudo decir con total seguridad que eran las que incautó.

En el interrogatorio, Everdell preguntó a Dawson si estaba involucrado en los robos de Alessi. Él respondió: “No lo recuerdo”.

Dawson proporcionó un documento que confirmaba que lo estaba.

El testimonio de Dawson contradijo el de Alessi, quien dijo que había acudido a la policía por su cuenta. Según Dawson, ellos fueron a buscarlo y lo encontraron primero. Dawson también confirmó que Alessi robó dinero en efectivo dos veces.

El interrogatorio continuará el lunes.

La primera semana del juicio terminó con la acusación llamando a sus primeros nueve testigos. Solo el de Jane pudo causar daños a Maxwell, aunque ninguno de ellos ha sido corroborado por un testigo ocular hasta ahora.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS