Un pez muestra gratitud: una vieja historia china sobre el valor de las creencias

Por ZHENG JIAN
24 de Agosto de 2020
Actualizado: 25 de Agosto de 2020

En la primavera del decimotercer año del período de Tianbao (alrededor del año 754) de la dinastía Tang, Cheng Liu y Hui Li solían llevar grandes cantidades de peces y cangrejos para venderlos entre los estados de Wu y Yue. Un día cargaron una embarcación llena de peces en Xinan y se dirigieron al condado de Danyang.

Estaba oscuro cuando llegaron a Chapu, así que decidieron detenerse y buscar un lugar para dormir. Hui Li quería ir al pueblo y dejó a Cheng Liu solo en la barca.

Pesadas nubes cubrían el cielo y estaba tranquilo, sin señales de nadie alrededor. De repente, Cheng Liu oyó la voz de un hombre que gritaba con tristeza: “¡Amitabha!”. Se levantó y revisó la cabina de la embarcación. Vio a un pez grande con una barba de color vibrante sacudiendo la cabeza y gritando con voz humana: “¡Amitabha!”.

Cheng estaba tan asustado que casi se le erizó el cabello. Salió de la barca y se escondió entre los juncos para ver qué pasaba después. Entonces, miles de peces en la cabina saltaron alrededor gritando el nombre del Buda.

El sonido era estremecedor. Una vez que terminaron su breve arrebato, el hombre aterrorizado arrojó apresuradamente todos los peces de vuelta al río.

El pescador aterrado, devolvió los peces al río. Imagen ilustrativa (chanwit whanset/Pixabay).

Poco después, Hui Li regresó y Cheng Liu le contó lo sucedido. Hui dijo airado: “¿De dónde has sacado esa historia tan extraña? Es una tontería” y lo maldijo durante mucho tiempo. Cheng no sabía cómo convencer a Hui de la verdad, así que usó su ropa y plata para pagarle el pescado.

A Cheng solo le quedaba una pieza de plata. Con ella compró más de una docena de fardos de heno que podía llevar y vender en otros lugares y los puso en la orilla del río.

Al día siguiente, Cheng intentó trasladar el heno a su barco pero sintió que el heno estaba muy pesado, así que abrió los fardos y encontró 15 cuerdas de monedas que era una gran cantidad de dinero en aquellos tiempos. Junto al dinero había un pedazo de papel que decía: “Éste es el dinero para el pescado”. Cheng se sintió aún más sorprendido.

El mismo día en el estado de Gua, Cheng se reunió con un grupo de monjes y les dio el dinero. Un jefe de condado jubilado llamado Wan Zhuang pasaba por la zona en ese momento. Él oyó hablar de este asunto en detalle, lo registró y lo transmitió a las generaciones siguientes.

Reimpreso con permiso de Zhengjian y traducido por Dora Li.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

TE RECOMENDAMOS