3 breves historias que te harán correr a abrazar a tu mamá

Por Doris Cohen - La Gran Época
10 de Mayo de 2019 Actualizado: 10 de Mayo de 2019

Ese ser especial llamado mamá, no solo es aquel que lleva nueve meses en su vientre la más hermosa creación, sino aquel que desde el primer instante te cuida y te prepara para vivir en este mundo con tanto amor que cualquier dolor o sufrimiento vale la pena.

Pero esto solo es el comienzo. El sacrificio y la dedicación que una madre hace, incluso a costa de su propio bienestar para hacer feliz a sus hijos, es de por vida. Pero todo tiene su retribución, y una madre que supo amar de forma incondicional también tiene su recompensa, si no lo crees espera a ver el video más abajo.

El sacrificio de mamá

Cuando una mamá se sintió triste porque el día de las madres no podría estar con su hija por no tener suficiente dinero para comprar un pasaje de avión, se sintió feliz tan solo escuchando un “¡Ok má! ¡Te quiero! ¡Te amo!”.

Pero afortunadamente su hija tenía otros planes y decidió darle una sorpresa ya que el día de las madres justo coincidía con su ceremonia de graduación.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: TinTin12/Pixabay)

Cuando su mamá salió de su casa encontró una gran caja de regalo en la puerta. Confundida, comenzó a inspeccionar el gigante paquete cuando de repente es sorprendida por su hija con su toga y su birrete. La reacción de esta madre cuando su hija sale de la caja es indescriptible, y los abrazos y llantos no se hicieron esperar.

¡Qué decir de las abuelitas!

Una abuela, además de ser madre, extiende su más puro amor a sus nuevos tesoros: sus nietos.

Tal vez, para las abuelas, sus nietos son el mejor regalo para disfrutarlos con libertad. Pero el vínculo de complicidad que se genera es mutuo, como este nieto que sabía cómo hacer feliz a su abuela en un momento difícil de su vida.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: AlexAnnaButs/Shutterstock)

Esta abuelita que padece de cáncer, fue sorprendida por su nieto que le regaló el perrito de sus sueños justo el día de las madres. Su felicidad es tanta que solo repite con mucha emoción, “¡Oh Dios Mio! ¡Oh Dios Mio!”.

¡Qué lindo detalle el de este nietecito!

Con el primer contacto le encuentra sentido a su vida

La expresión de esta mamá en el momento que le entregan a su bebé prematuro para que lo anide en su pecho es de inmenso amor, algo tan grande que es difícil describir con palabras.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: KieferPix/Shuttersotck)

Esa primer mirada después de tantos meses de espera, todos esos anhelos hechos realidad, definen en un instante el mayor de los honores: ser mamá.

El amor de una madre es tan inmenso que tal vez un hijo nunca tendrá con qué pagarle tanto amor incondicional, puro y sincero.

¡Felicidades a las madres y abuelitas de todo el mundo! Y no solo en su día especial, sino por su entrega, sacrificio y devoción a sus hijos y nietos los 364 días del año.

Y no importan los regalos lujosos, es increíblemente fácil hacerlas felices. Con un abrazo o un te quiero, para ellas será suficiente y es la mejor muestra de amor que les puedes dar.

Este hombre ayuda a 100 millones de personas a mejorar su salud y elevar su estándar moral 

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS