Un tercio de las pequeñas empresas de la ciudad de Nueva York nunca podrá reabrir, dice informe

Por Tom Ozimek
22 de Julio de 2020
Actualizado: 22 de Julio de 2020

Un grupo líder de la industria dijo en un nuevo informe que narra el impacto del COVID-19 en la ciudad de Nueva York que hasta un tercio de sus 230,000 pequeñas empresas nunca podrám reabrir.

La Asociación para la Ciudad de Nueva York, una organización sin fines de lucro que se centra en la investigación, la formulación de políticas y la promoción de temas, lanzó su plan de respuesta pospandémica el lunes (pdf), evaluando los impactos del brote y sugiriendo acciones para la recuperación y la supervivencia en una “nueva normalidad”.

“Una cosa está clara: volver al status quo anterior a COVID-19 no es una opción. Estamos en una encrucijada”, escribieron Natasha Avanessians y Kathryn Wylde, las autoras del estudio, que fue producido con el aporte de 14 firmas de consultoría globales.

“El virus parece estar bajo control, pero persisten los temores de un resurgimiento. Más de 1.5 millones de residentes de la región metropolitana están actualmente sin trabajo; decenas de miles de pequeñas empresas están en riesgo”, escribieron, advirtiendo que las tensiones desatadas por la pandemia podrían conducir al caos a menos que los neoyorquinos trabajen juntos “para la recuperación y el cambio positivo”.

“El cese abrupto de los viajes y el turismo tuvo un impacto devastador en la hospitalidad, el comercio minorista, los locales culturales y de entretenimiento, en particular los 27,000 restaurantes de la ciudad”, señalaron en el estudio, argumentando que la ciudad de Nueva York es muy valorada en lo cultural, social y en los recursos de entretenimiento que probablemente permanecerán cerrados al menos parcialmente hasta el próximo año.

“Será mucho más difícil reiniciar y reparar la economía que cerrarla”, dijeron.

Un trabajador en una tienda de regalos vacía en la ciudad de Nueva York, el 13 de febrero de 2020. (Spencer Platt/Getty Images)

“Hasta un tercio de las 230,000 pequeñas empresas que pueblan los corredores comerciales del vecindario nunca podría reabrir”, predicen, señalando que la tasa de desempleo en la región metropolitana se ha disparado al 18.3 por ciento, con hasta un millón de hogares luchando por alimentar a sus familias y pagar el alquiler.

Más de dos de cada cinco empleos vulnerables en la ciudad de Nueva York se encuentran en pequeñas empresas que emplean a menos de 100 empleados, dijeron Avanessians y Wylde quienes además de ser coautoras del informe, son presidente y CEO de la organización. Además, la mayoría de las pequeñas empresas tienen menos de tres meses de reservas de efectivo, señala el estudio, citando las cámaras de comercio de la ciudad. Esto es aproximadamente la duración completa de la pausa de Nueva York, como se conoce al cierre por COVID-19 en el estado.

“Eso significa que los fondos para reiniciar, pagar el alquiler y comprar el inventario se agotan, dejando en riesgo a decenas de miles de empresarios, en particular a los dueños de negocios de color”, escribieron Avanessians y Wylde.

Hombre camina frente una cafetería vacía en la ciudad de Nueva York, el 13 de febrero de 2020. (Spencer Platt/Getty Images)

“Todos estamos en la misma tormenta, pero ciertamente no estamos en el mismo bote”, cita el informe a Michael Corbat, CEO de Citigroup, que muestra al sector de servicios de alojamiento y alimentación como el más afectado, seguido por el sector de las artes, entretenimiento, recreación y con la industria del transporte y almacenamiento no muy lejos.

Un escenario base, que el informe llama “plausible y pesimista”, espera que las proyecciones de ingresos en la industria de alojamiento y servicios de alimentos caigan un 38 por ciento en 2020 en comparación con 2019 y un 43 por ciento en 2021 en comparación con 2019. Un escenario menos optimista, que está etiquetado como “Frecuentes, cierres contundentes”, ve las proyecciones de ingresos de 2021 en este sector cayendo en un 53 por ciento en relación con 2019.

El mayor desafío para los dueños de negocios, según Avanessians y Wylde, son las altas rentas, las cargas regulatorias y los impuestos.

Un hombre con una mascarilla protectora camina en la cafetería cuando reabrió sus puertas en Liberty Island, en Nueva York, el 20 de julio de 2020. (Jeenah Moon/Getty Images)

Ellas dijeron que cualquier recuperación tendría que basarse en medidas de salud sólidas para enfrentar un resurgimiento, incluido un programa sólido de pruebas y rastreo.

“Esta es una crisis de salud. Tenemos que centrarnos primero en los problemas de salud. Cuanto más rápido nos recuperemos, más rápido se sentirán cómodos los turistas nacionales e internacionales que regresen a nuestra gran ciudad, lo que ayudará a impulsar nuestra economía y revitalizar nuestros negocios locales”, según Ajay Banga, CEO de Mastercard, citado en el informe.

Otros puntos de acción incluyen un mayor acceso al capital y asistencia técnica para las pequeñas empresas, así como la transformación de Nueva York en un “centro global de Ed Tech” al ayudar al sistema de educación pública en la transición a un modelo de aula mixta y aprendizaje online.

Avanessians y Wylde también piden la formación de un comité de trabajo que trabaje con las escuelas y universidades para producir más graduados listos para el trabajo, e instan a celebrar “sesiones de resolución de problemas entre diversos líderes para lograr un consenso sobre temas como el tránsito, la seguridad y justicia criminal, justicia racial, desarrollo comunitario y reforma fiscal y regulatoria”.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS