Una anciana argentina se convierte en la mujer más longeva del planeta con 119 años

Por Jesús de León
31 de Julio de 2019 Actualizado: 31 de Julio de 2019

Una mujer argentina cumplió 119 años el sábado pasado convirtiéndose en la más longeva del planeta, de acuerdo con los medios locales.

Natalia Reynoso, nombre de la anciana, nació en Médanos, provincia de Entre Ríos, el 27 de julio de 1900, y ahora vive en Gualeguaychú, según reportó Crónica.

Al alcanzar esta edad, la anciana superó a Kane Tanaka, una japonesa de 116 años.

La mujer tuvo nueve hijos de los cuales solo uno queda vivo, Mario Julio, que ahora tiene 83 años.

En diálogo con Crónica, Mario expresó: “Es un regalo que nos dio la vida”, refiriéndose a la dicha de que se madre haya cumplido un año más entre ellos.

Según dijo, su madre “está bien de salud, habla lo más bien y está muy lúcida. Todo lo que le preguntes, te lo va a contestar. Tal vez, con pocas palabras, pero te entiende y te contesta. Vivimos juntos en una casa de acá del barrio; me encuentro lo más bien con ella, soy muy feliz de tenerla conmigo. Es un gran regalo que nos dio la vida”.

Natalia tiene muchos nietos, bisnietos y tataranietos. “Más de 50, tal vez más de 100. No podemos dar un número; somos demasiados. Tenemos una familia muy grande”, dijeron en contacto con el diario.

En su familia Natalia no fue la única longeva, pues su madre llegó a vivir 120 años, y su padre falleció a los 112.

La mujer quedó viuda a sus 36 años cuando su esposo falleció tras caerse de un caballo.

En una entrevista brindada en 2016, Natalia confesó que su secreto para llegar a los 119 años era “vivir tranquila y feliz”.

Familiares agregaron que ella, durante los últimos años, se esforzaba por caminar dentro de su casa para mantenerse en actividad, pero que lamentablemente la pusieron en una silla de ruedas en 2017.

De acuerdo con este medio local, este año en su vecindario le celebraron el cumpleaños como vienen haciéndolo hace mucho tiempo.

Allegados, familiares, amigos y vecinos de Gualeguaychú esta vez decidieron colocar un pasacalle con el texto: “Felices 119 años, Natalia. Te desean nietos, bisnietos, tataranietos y amigos”.

Longevidad y saber vivir

Ser longevo implica mucho más que llegar a los 100, significa saber vivir. Es un largo camino de apreciarse a uno mismo y a los demás, tener la capacidad de valorar y agradecer la dicha de despertar y ver el sol cada día.

Julia Flores Colque, nació en el año 1900, y quizás sea la mujer con más edad de Bolivia, según reportó diario Los Tiempos.

La ancianita que hace casi dos décadas rebasó los 100 años, fue pastora de llamas y ovejas en su niñez, y ahora disfruta tocar la pequeña guitarra andina, el charango, la flauta, así como cantar canciones en quechua, su lengua tradicional.

Según dijo, su familia fue clave para poder llegar a esta edad, pero fundamentalmente fue su vida sana y el hecho de comer alimentos tradicionales y naturales lo que definitivamente le abrió las puertas a la longevidad.

“Solo pide comida y no molesta”, contó Agustina, la sobrina bisnieta a cargo de Julia.

Según dijeron sus allegados, aunque Julia nunca se casó “siempre fue divertida, activa y tranquila”, agregó Agustina.

***

Te puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS