Una evaluación de las irregularidades en la solicitud FISA del FBI sobre Carter Page

Por Jeff Carlson
09 de Diciembre de 2019 3:57 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2019 3:57 PM

La solicitud del FBI de una orden para espiar al asesor de la campaña de Trump 2016, Carter Page -una parte clave de la investigación de la agencia sobre la campaña de Trump- ha demostrado estar cargada de irregularidades.

Antes de la publicación del informe del Inspector General del Departamento de Justicia (DOJ), Michael Horowitz, que investiga los posibles abusos de la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés), aquí ofrecemos una visión general de las irregularidades conocidas en la aplicación de la orden.

El inicio de la investigación del IG se anunció originalmente el 28 de marzo de 2018. Sin embargo, la publicación de su informe se ha retrasado repetidamente.

Horowitz declaró su área de enfoque original en el anuncio de la investigación:

“Como parte de este examen, la [Oficina del Inspector General (OIG)] también revisará la información que el DOJ y el FBI conocían en el momento en que se presentaron las solicitudes de o sobre una supuesta fuente confidencial del FBI. Además, la OIG revisará la relación y las comunicaciones del DOJ y el FBI con la supuesta fuente en relación con las solicitudes [del tribunal de FISA]”.

La “supuesta fuente confidencial del FBI” a la que se hace referencia en el anuncio del IG es el exespía británico del MI6 Christopher Steele. Su “expediente”, una colección continua de documentos individuales, fue utilizado por el FBI como un gran componente de su solicitud de orden de espionaje a Page en octubre de 2016.

Pero hay algunos problemas obvios en la dependencia del FBI del expediente de Steele. Por un lado, el exdirector del FBI James Comey testificó ante el Congreso sobre la falta de verificación del expediente de Steele por parte del FBI:

“Lo que entiendo por verificado es que luego intentamos replicar la información de la fuente, de modo que se convirtiera en una investigación del FBI, con nuestras conclusiones en lugar de las de una fuente confiable. Eso es lo que entiendo, esa es la diferencia”.

“Y ese trabajo no se había completado cuando me fui en mayo de 2017, que yo sepa”.

En otras palabras, Comey dijo a los investigadores del Congreso que el expediente de Steele no se había verificado hasta mayo de 2017. Sin embargo, de alguna manera, el expediente fue utilizado como evidencia principal por el FBI para obtener la orden FISA contra Page el 21 de octubre de 2016.

A medida que el expediente se abría paso hacia el FBI, la agencia comenzó sus preparativos para obtener una orden  FISA contra Page, que fue vigilado bajo la norma del Título I de FISA.

Según el testimonio ante el Congreso del exasesor general del FBI James Baker, en octubre de 2018, parece que el FBI fijó su mirada en Page en el verano de 2016. Cuando se le preguntó cómo se había enterado por primera vez de la intención del FBI de perseguir una orden FISA contra Page, Baker testificó que surgió de su familiaridad con la investigación del FBI:

Baker: “Me enteré de ello, así que cuando el FBI empezó a centrarse en Carter Page, lo supe porque era parte de la investigación más amplia que estábamos llevando a cabo. Así que estaba al tanto de que lo estábamos investigando. Y luego, en algún momento…”

Rep. Meadows: “Pero eso fue hace muchos años. Eso fue en 2014. ¿O está hablando de 2016?”

Baker: “Estoy hablando de 2016, en verano”.

Meadows: “De acuerdo”.

Baker: “Sí. Entonces, estaba al tanto de la investigación, y luego, en algún momento, como parte de las sesiones informativas periódicas sobre el caso, los informantes mencionaron que iban a buscar una FISA”.

Page, el objetivo

En particular, parece que algunas personas dentro del FBI, y posiblemente la CIA, habían comenzado a concentrarse en Page antes de que Baker lo supiera. Page había sido invitado en julio de 2016 a un simposio celebrado en Cambridge sobre las próximas elecciones.

Page asistió al evento solo cuatro días después de un viaje a Moscú, en julio de 2016, y fue durante este tiempo en el Reino Unido cuando se encontró por primera vez con Stefan Halper. El viaje de Page a Moscú ocuparía un lugar destacado en el expediente de Steele.

Halper, quien fue expuesto como informante del FBI en los informes de los medios, se mantuvo en contacto con Page durante los 14 meses siguientes, cortando los lazos con él exactamente cuándo expiró la orden final de FISA.

En un informe de IG de noviembre de 2019, Horowitz criticó duramente el manejo del FBI de fuentes humanas confidenciales y, en un vídeo que acompañaba el comunicado, declaró que “Los procesos de investigación de antecedentes del FBI para fuentes confidenciales, conocidos como validación, no cumplieron con las pautas generales del fiscal, particularmente con respecto a las fuentes a largo plazo”.

El IG también descubrió que el “comité de revisión del FBI no había examinado las fuentes a largo plazo de manera oportuna” y, una vez más, “no cumplió con las directrices del Fiscal General”. Además, el IG señaló que “a veces se desalentaba a los empleados del FBI de documentar las conclusiones y recomendaciones sobre las fuentes”.

Aunque el nombre de Steele no se menciona en el informe de noviembre del IG, algunos de los problemas descritos por Horowitz pueden estar directamente relacionados con lo que el FBI le encargó hacer a Steele.

En un artículo del 29 de mayo de 2019 de The Hill, el autor John Solomon afirmó que el principal funcionario de seguridad nacional de Gran Bretaña advirtió a los funcionarios estadounidenses en un memo “que el gobierno británico no confiaba en la credibilidad de la evidencia de colusión con Rusia del exespía del MI6 Christopher Steele”.

Según los informes, la existencia de esta nota ha sido corroborada por el representante Devin Nunes (R-Calif.) y la nota también se menciona en un documento de los abogados del teniente general Michael Flynn, que señala que la carta fue “entregada por la embajada británica al equipo entrante de Seguridad Nacional después de la elección de Donald Trump y a la asesora saliente de Seguridad Nacional Susan Rice”.

El documento señaló que “la carta aparentemente rechaza al exagente del Servicio Secreto Británico Christopher Steele, pone en duda su credibilidad y lo declara poco confiable”.

El proceso de FISA generalmente se considera como algo que lleva meses de preparación antes de que una solicitud se presente realmente ante el tribunal de FISA. Pero según Baker, el proceso podría avanzar muy rápidamente e incluso podría hacerse por vía oral, si es necesario:

Shen [Abogado para los demócratas de la Cámara]: “¿Cuánto tiempo llevará reunir una solicitud completa?”

Baker: “Depende. Los casos están priorizados. Y, por lo tanto, los que son más urgentes, por lo que en un caso de lucha contra el terrorismo donde existe una amenaza inminente, el proceso puede avanzar extremadamente rápido y puede hacerse todo de forma oral”.

Cuando se le preguntó qué tipo de evidencia podría estar presente en una solicitud de FISA, Baker señaló que podría provenir de una amplia variedad de fuentes legales para establecer la causa probable y podría incluir entrevistas con testigos y vigilancia física. Baker enumeró algunas fuentes adicionales:

“[Puede] tener información confidencial de una fuente. Es posible que tenga información de un socio extranjero. Podría haber interceptaciones de alguna otra agencia de inteligencia que se le hayan proporcionado al FBI”.

Un componente principal de la solicitud de Page fue el dossier Steele, sin el cual, según el subdirector del FBI Andrew McCabe, no se habría buscado ninguna orden FISA en contra de Page.

La abogada del FBI, Sally Moyer, testificó ante el Congreso que sin el expediente Steele, la solicitud de Page habría tenido una probabilidad de “50-50” de lograr el estándar de causa probable ante el tribunal de la FISA.

Moyer también testificó que el archivo Woods del FBI, que proporciona referentes que respaldan las acusaciones hechas en una solicitud de FISA, no fue revisado con tanta solidez como se había pensado:

Somers [Miembro del Consejo para los republicanos de la Cámara]: “Entonces, ¿no revisó el archivo de Woods en el caso en contra de Page?”

Moyer: “No”.

Somers: “¿Revisaste el archivo de Woods en la aplicación Carter Page?”

Moyer: “No”.

Moyer dijo a los investigadores que “la persona que firma la solicitud depende de las personas que firmaron el formulario de Woods que tienen el archivo de Woods”. Estas personas serían el agente del caso y el agente especial de supervisión en el campo.

Somers: “Está bien. Entonces, más allá del agente del caso, ¿quién mira el archivo de Woods?

Moyer: “El agente especial de supervisión en el campo”.

Somers: “En el campo. ¿Pero nadie más fuera del campo de esa cadena mira el archivo de Woods en general?

Moyer: “Eso es correcto, excepto que ambas personas firmen el formulario de Woods indicando que los hechos son verdaderos y exactos y que tienen documentos que los respaldan”.

Moyer reconoció que, en algunos casos, el agente especial de supervisión en la sede del FBI que está firmando una solicitud de FISA podría optar por revisar el archivo de Woods, pero que no se hizo para el FISA en contra de Page.

Somers: “¿Sabes si eso sucedió en el caso de Carter Page?”

Moyer: “No creo que lo haya hecho en este caso”.

Proceso de revisión inusual

Además, parece que hubo un proceso de revisión inusual que tuvo lugar dentro del FBI con respecto a la orden de FISA contra Page.

Trisha Anderson, la principal asesora general adjunta del FBI y jefa de la División de Seguridad Nacional y Derecho Cibernético del buró, aprobó la solicitud de una orden de FISA para espiar a Page antes de que fuera enviada al entonces director del FBI, Comey.

Según el testimonio realizado en el Congreso por Anderson, McCabe y la subsecretaria de Justicia, Sally Yates, proporcionaron las aprobaciones previas para la orden de FISA en contra de Page, antes de que la solicitud de la FISA se presentara a Anderson para su revisión.

Anderson declaró que “mi jefe [Baker] y el jefe de mi jefe [McCabe] ya habían revisado y aprobado esta solicitud. Y, de hecho, el Fiscal General Adjunto [Yates], que tenía la autoridad para firmar la solicitud, para ser el aprobador sustantivo de la solicitud de FISA, había aprobado la solicitud. Y ese no habría sido el caso antes de que yo lo hiciera”.

Las revisiones y aprobaciones preliminares inusuales de McCabe y Yates parecen haber tenido un impacto sustancial en el proceso de revisión normal, lo que llevó a otras personas, como Anderson, a creer que la solicitud de la orden fue más investigada de lo que realmente fue.

Anderson declaró que no había leído la solicitud FISA contra Page antes de firmarla y pasarla a Comey para la firma final del FBI. Anderson también testificó que cada día, el director podría recibir de 15 a 20 FISA para firmar, cada una con grandes cantidades de documentación:

Baker [Abogado para los republicanos de la Cámara]: “¿Y usted dijo hace solo un minuto, pensé que dijo que el director tiene 20 minutos reservados para revisar todos los FISA?”

Anderson: “Aproximadamente, sí”.

Contactos de Steele con los medios

Para empeorar las cosas, los informes circulares, proporcionados por el propio Steele, se utilizaron como corroboración del expediente. La página FISA citó ampliamente un artículo de Yahoo News del 23 de septiembre de 2016 de Michael Isikoff, que se centró en el viaje de Page a Moscú en julio de 2016. Esta información, que fue utilizada por el FBI para “corroborar” el expediente, fue proporcionada a Isikoff por Steele, el autor del expediente.

Además, el asesor de campaña de Trump, George Papadopoulos, cuya conversación con el diplomático australiano Alexander Downer se utilizó para abrir la investigación de contrainteligencia del 31 de julio de 2016 del FBI, se menciona en el FISA, sin embargo; “no hay evidencia de ninguna cooperación o conspiración entre Page y Papadopoulos”, según un memorando del Comité de Inteligencia de la Cámara.

Steele también mantuvo contacto continuo con ex y actuales funcionarios y con muchos miembros de los medios de comunicación en el otoño de 2016. Perkins Coie, el bufete de abogados del Comité Nacional Demócrata (DNC) que contrató a Fusion GPS en nombre de la campaña de Hillary Clinton y el DNC, fue consciente de estos contactos con los medios, como se señala en el Informe del Comité de Inteligencia de la Cámara sobre las medidas activas de Rusia:

“Perkins Coie estaba al tanto de los contactos iniciales de Steele en los medios porque organizaron al menos una reunión en Washington DC en 2016 con Steele y Fusion GPS donde se discutió este asunto”.

Steele también se reunió con miembros de los medios de comunicación estadounidenses durante su visita a Washington, haciéndolo “por orden de Fusion”. Según documentos judiciales del Reino Unido, Steele declaró que “informó” al New York Times, The Washington Post, Yahoo News, The New Yorker y CNN a fines de septiembre de 2016. Steele entablaría una segunda ronda de contacto con los medios a mediados de octubre de 2016, reuniéndose nuevamente con The New York Times, The Washington Post y Yahoo News. Steele testificó que todas estas reuniones fueron “realizadas en persona”.

Steele fue despedido como fuente por el FBI el 1 de noviembre de 2016, por comunicarse con los medios.

Contacto de Steele con el Departamento de Estado

Durante un viaje a Washington, en septiembre de 2016, Steele se reunió con Jonathan Winer, entonces subsecretario de Estado adjunto para la aplicación de la ley internacional y exenviado especial para Libia, a quien Steele conocía desde al menos 2010.

Winer había recibido un expediente separado, muy similar al de Steele, del antiguo confidente de Clinton, Sidney Blumenthal. Este “segundo expediente” había sido compilado por otro antiguo agente de Clinton, el experiodista Cody Shearer, y se hizo eco de las afirmaciones hechas en el expediente de Steele. Winer le dio a Steele una copia del “segundo expediente”. Steele luego compartió este segundo expediente con el FBI, que pudo haberlo utilizado como un medio para corroborar el propio expediente de Steele.

Steele se reunió el 11 de octubre de 2016 con Kathleen Kavalec, entonces subsecretaria adjunta para asuntos europeos y euroasiáticos, solo 10 días antes de que el FBI obtuviera la orden de espiar a Page, el 21 de octubre de 2016.

Las notas de Kavalec de la reunión indican que ella sabía que Steele había estado hablando con los medios de comunicación, ya que sus notas mencionan “Wash Po/NYT” en una sección que figura como “Gestión”. Y también sabemos que sus notas escritas se pasaron a “otros funcionarios del gobierno” el 19 de octubre de 2016, dos días antes de la emisión de la orden FISA.

En particular, el jefe de Kavalec era Victoria Nuland, la exsecretaria de Estado asistente para asuntos europeos y euroasiáticos. Nuland admitió anteriormente haber recibido una versión temprana del expediente de Steele en julio de 2016. Según el reciente testimonio del Congreso de Fiona Hill, Nuland ordenó a Kavalec que se reuniera con Steele.

Rep. Zeldin: “¿Es usted consciente de que [Victoria Nuland] le ordenó a alguien en el Estado que hablara con Christopher Steele durante su mandato como Subsecretaria?”

Hill: “Me di cuenta por los intercambios que ella le pidió a Kathy Kavalec que hablara con él después de que ya tuvimos esta discusión, cuando supongo que Christopher Steele había pedido hablar con ella, y ella le pidió a Kathy Kavalec que hablara con él”.

Zeldin: “En tu opinión, ¿sería correcto?”

Hill: “No hubiera hablado con él en esa posición, pero creo que si es correcto o no, es un juicio que debe hacer el subsecretario Nuland y otros”.

Zeldin: “Esto fue en medio de las elecciones de 2016, ¿correcto?”

Hill: “Creo que ese es el caso. Quiero decir, leí sobre esto más tarde, y Kathy Kavalec me dijo que le habían ordenado que fuera a hablar con él”.

Según el testimonio de Hill, Steele fue “mi contraparte cuando yo era directora, funcionaria de inteligencia nacional”, y ella tuvo una “relación de trabajo” con Steele “durante todo el período en que yo fui funcionaria de inteligencia nacional, por lo que sería a partir de 2005 hasta finales de 2009”.

Como se señaló en una carta del 10 de mayo enviada por el senador Lindsey Graham (R-S.C.), tanto al Secretario de Estado Mike Pompeo como al Inspector General Horowitz, “Los contactos de la Sra. Kavalec con Steel pueden haber sido las comunicaciones más importantes y recordadas con él por parte de un funcionario del gobierno de EE. UU. antes de la emisión de la orden de FISA contra Carter Page”.

El sesgo anti-Trump de Steele conocido por Bruce Ohr del DOJ

Steele tuvo una relación de larga data con el funcionario del Departamento de Justicia, Bruce Ohr, quien, en ese momento, era el funcionario de carrera de más alto rango en el departamento, con quien mantuvo un contacto continuo a partir de julio de 2016. Tras la terminación oficial de Steele por el FBI, Ohr y Steele se comunicaron regularmente por otro año completo, hasta noviembre de 2017.

Los prejuicios personales de Steele contra el entonces candidato Trump han sido reportados en los medios. Durante su testimonio del 28 de agosto de 2018, Ohr testificó que informó al FBI de los prejuicios de Steele, junto con los detalles del empleo de la esposa de Ohr con Fusion GPS, y el mandato político de Fusion, antes de la solicitud de FISA realizada el 21 de octubre de 2016:

Rep. Ratcliffe: “Así que el registro es claro, lo que el Departamento de Justicia y el FBI sabían antes de la primera solicitud de FISA era su relación con Christopher Steele y Glenn Simpson, la relación de su esposa con Christopher Steele y Glenn Simpson. El prejuicio de Steele contra Donald Trump, el prejuicio del Sr. Simpson contra Donald Trump, la compensación de su esposa por el trabajo para Glenn Simpson y Fusion GPS, ¿correcto?

Ohr: “Correcto. Así que, nuevamente, para reiterar, cuando hablé con el FBI, les dije que mi esposa trabajaba para Fusion GPS. Les dije que Fusion GPS estaba investigando sobre Donald Trump. Sabes, no sé si usé el término investigación en contra, pero ciertamente ese fue mi … lo que intenté transmitirles. Les dije que esta es la información que había recibido de Chris Steele. En algún momento, y no recuerdo exactamente cuándo, no creo que fuera la primera conversación, les dije que Chris Steele estaba deseoso de que Donald Trump no fuera elegido”.

Ohr también le dijo personalmente al entonces subdirector del FBI McCabe de sus preocupaciones sobre posibles prejuicios durante una reunión de agosto de 2016:

Rep. Meadows: “Entonces, en agosto de 2016, ¿usted le dijo a Andy McCabe que estaba preocupado porque su esposa trabaja para Fusion GPS y que de ahí es de donde obtiene la información?”

Ohr: “Quería que el Sr. McCabe supiera que era posible, ya sabes, que el…”

Meadows: “Conflicto de intereses…”

Ohr: “…de interés o apariencia de eso, sí”.

Meadows: “¿Entonces hubo un posible conflicto de intereses en agosto de 2016 antes de que se inicie realmente una orden de FISA?”

Ohr: “Creo que no quise decir conflicto de intereses. Lo que diría es que al evaluar cualquier información que transmití al FBI, quería que el FBI estuviera al tanto de cualquier posible sesgo…”

Meadows: “¿Entonces cree que existe la posibilidad de sesgo?”

Ohr: “Sí”.

Aunque el público no sabe qué contendrá el informe de IG, o qué conclusiones, recomendaciones y referencias se pueden hacer, el Rep. John Ratcliffe dijo esto en Fox News:

“El Informe IG será una acusación contra el dossier Steele y contra todos los que se apoyaron en él. Lo sé porque tiene que ser así. He visto todos los documentos subyacentes. Lo mismo con respecto a Papadopoulos. Había información exculpatoria y sé que no se proporcionó a tiempo al tribunal de la FISA. Qué conclusiones saca Horowitz de eso, no lo sé, no he visto el informe. Pero nuevamente, estoy muy seguro de que cuando Jim Comey dijo que el abuso de FISA fue un montón de tonterías, en diciembre pasado, no lo fue. Y el informe del Inspector General lo dirá”.

Los primeros propulsores del expediente Steele cuestionan su exactitud

Isikoff, cuyo artículo del 23 de septiembre de 2016 se utilizó en el FISA contra Page, dio una entrevista en el podcast de John Ziegler, “Free Speech Broadcasting”, el 15 de diciembre de 2018, en el que parecía alejarse materialmente de las afirmaciones hechas en su artículo original:

Zeigler: “Usted menciona el dossier Steele, que para mí ha sido injustamente ridiculizado, especialmente por los fanáticos de Trump. ¿Estaría de acuerdo en que gran parte de lo que está en el dossier Steele ha sido al menos algo reivindicado? ¿Estaría de acuerdo con esa evaluación?

Isikoff: “No”.

Isikoff reconoció: “Cuando realmente entras en los detalles del expediente de Steele, las alegaciones específicas, no hemos visto la evidencia que las respalde y, de hecho, hay buenas razones para pensar que algunas de las acusaciones más sensacionales nunca serán probadas y probablemente sean falsas. …Pero según el registro público en este momento, debo decir que la mayoría de las acusaciones específicas no se han confirmado”.

Steele también había afirmado en su expediente que el exabogado de Trump, Michael Cohen, había visitado Praga, algo que tanto Cohen como su abogado, Lanny Davis, negaron de manera constante y vehemente.

En una aparición el 16 de diciembre de 2018 en MSNBC, Kasie Hunt le preguntó a Davis si alguna vez ocurrió el viaje a Praga. Davis respondió: “No, no Praga, nunca, nunca”.

Greg Miller, corresponsal de seguridad nacional de The Washington Post, apareció en una entrevista televisada el 16 de noviembre de 2018 en C-Span. Cuando se le preguntó a Miller su opinión sobre el expediente, afirmó que el expediente era “preciso en sus afirmaciones y conclusiones más amplias”. Sin embargo, Miller agregó una advertencia material, señalando que cuanto “más estrecho sea, más particular será, cuanto más difícil sea averiguar si está en el contexto de lo que se investiga”.

Miller también describió afirmaciones específicas contenidas en el expediente que The Washington Post había intentado probar y fracasó:

“No es por falta de intentos. Hay otro material en el dossier que literalmente pasamos semanas y meses tratando de corroborar. Hay una afirmación de que Michael Cohen, el abogado de Trump, fue a Praga para liquidar algunos pagos que se necesitaban al final de la campaña. Enviamos reporteros a todos los hoteles de Praga, por todo el lugar, solo para tratar de averiguar si alguna vez estuvo allí, y salieron sin nada.

“Hemos hablado con fuentes del FBI y la CIA y en otros lugares. No creen que eso haya sucedido”.

Problemas con el acceso del FBI a los datos del FISA sin procesar

Meses antes de la solicitud FISA del FBI sobre Page, la NSA había descubierto importantes irregularidades en el acceso de la agencia a los datos FISA sin procesar sobre ciudadanos estadounidenses. La secuencia de eventos resultaría en una carrera encubierta entre el entonces director de la NSA, el almirante Mike Rogers, y el jefe de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia (NSD), John Carlin.

Luego del descubrimiento del 9 de marzo de 2016 de que los contratistas externos del FBI habían estado accediendo a datos brutos de FISA desde al menos 2015, Rogers ordenó a la Oficina de Cumplimiento de la NSA que realizara una “revisión básica fundamental del cumplimiento asociado a la sección 702” en algún momento a principios de abril de 2016, según el testimonio del Senado y un fallo judicial desclasificado de FISA.

El 18 de abril de 2016, Rogers se movió agresivamente en respuesta a las revelaciones. Abruptamente cerró todos los accesos de contratistas externos del FBI. En este punto, tanto el FBI como la División de Seguridad Nacional (NSD) del Departamento de Justicia se dieron cuenta de la revisión de cumplimiento de Rogers.

El NSD del DOJ mantiene la supervisión del uso de la autoridad otorgada por la Sección 702 a las agencias de inteligencia. El NSD y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) realizan conjuntamente revisiones de las actividades de la Sección 702 de las agencias de inteligencia cada 60 días. Se requiere que el NSD, con notificación al ODNI, informe cualquier incidente de incumplimiento o mala conducta de las agencias al tribunal de FISA.

En lugar de emitir órdenes judiciales individuales, la Sección 702 exige al fiscal general y al director de inteligencia nacional (DNI) que proporcionen al tribunal de FISA certificaciones anuales que especifiquen las categorías de información de inteligencia extranjera que el gobierno está autorizado a adquirir, de conformidad con la Sección 702.

El fiscal general y el DNI también deben certificar que las agencias de la Comunidad de Inteligencia seguirán los procedimientos de focalización y los procedimientos de minimización aprobados por el tribunal de FISA como parte de la certificación.

Carlin presentó las certificaciones de la Sección 702 propuestas por el gobierno para 2016 el 26 de septiembre de 2016. Carlin conocía el estado general de la revisión de cumplimiento por parte de Rogers. El NSD fue parte de la revisión. Carlin no divulgó un informe crítico del 7 de enero de 2016 del inspector general de la NSA y el abuso de FISA asociado al tribunal de FISA en su certificación de 2016. Carlin tampoco reveló la revisión de cumplimiento de la Sección 702 en curso de Rogers.

El 27 de septiembre de 2016, el día después de que presentó las certificaciones anuales, Carlin anunció su renuncia, que entraría en vigencia el 15 de octubre de 2016.

El 4 de octubre de 2016, se llevó a cabo una audiencia de seguimiento estándar de la corte (Página 19), con la presencia de Carlin. Nuevamente, no reveló el abuso de FISA u otros asuntos relacionados. Esta falta de revelación sería notada por el tribunal más adelante en el fallo de abril de 2017:

“El fracaso del gobierno en revelar esas revisiones de IG y OCO en la audiencia del 4 de octubre de 2016 [se atribuyó] a una ‘falta de franqueza institucional’”.

El 15 de octubre de 2016, Carlin dejó formalmente el NSD.

El 20 de octubre de 2016, el oficial de cumplimiento de la NSA informó a Rogers sobre los hallazgos de la auditoría de cumplimiento de la NSA 702. La auditoría había descubierto una gran cantidad de problemas, incluidas numerosas violaciones de “consulta” (testimonio del Senado).

Rogers cerró toda actividad de “consulta” el 21 de octubre de 2016. Las “consultas” son particularmente propensas a abuso, ya que ocurren cuando el objetivo no es el remitente ni el destinatario de la comunicación recopilada; más bien, la “consulta” del objetivo, como una dirección de correo electrónico, se pasa entre otros dos intermediarios.

El mismo día, el Departamento de Justicia y el FBI buscaron y recibieron una orden de Título I FISA sobre el caso de Page. En este punto, el tribunal de FISA aún no tenía conocimiento de las violaciones de la Sección 702.

El 24 de octubre de 2016, Rogers informó verbalmente al tribunal de FISA de sus conclusiones:

“El 24 de octubre de 2016, el gobierno informó verbalmente al Tribunal de un incumplimiento significativo de los procedimientos de minimización de la NSA, que implican consultas de datos adquiridos en virtud de la sección 702 utilizando datos de personas estadounidenses. El alcance completo de las prácticas de consulta no conformes al reglamento no se había revelado previamente al Tribunal”.

Rogers compareció formalmente ante el tribunal de FISA el 26 de octubre de 2016 y presentó los hallazgos escritos de su auditoría:

“Dos días después, el día en que el Tribunal habría tenido que completar su revisión de las certificaciones y procedimientos, el gobierno hizo una presentación por escrito sobre esos problemas de cumplimiento … y el Tribunal celebró una audiencia para abordarlos.

“El gobierno informó que la NSA, el IG y la OCO estaban realizando otras revisiones que abarcaban diferentes períodos de tiempo, con resultados preliminares que sugieren que el problema fue generalizado durante todos los períodos bajo revisión”.

El tribunal de la FISA no estaba al tanto de las violaciones sobre “consultas” de la FISA hasta que fueron presentadas ante el tribunal por el entonces director de la NSA Rogers.

Carlin no reveló su conocimiento del abuso de FISA en las certificaciones anuales de la Sección 702. Esta omisión puede haberse hecho para evitar que se levantaran sospechas en el tribunal de FISA antes de recibir la orden de FISA contra Page.

Como todo esto estaba ocurriendo, el entonces Director de Inteligencia Nacional James Clapper y el entonces Secretario de Defensa Ash Carter presentaron una recomendación para que Rogers fuera removido de su cargo como jefe de la NSA. El movimiento para despedir a Rogers, que falló, se originó en algún momento a mediados o fines de octubre de 2016, exactamente cuando Rogers se estaba preparando para presentar sus hallazgos ante el tribunal de la FISA.

La línea de tiempo de los eventos sugiere que el FBI y el NSD estaban compitiendo contra la investigación de Rogers para obtener la orden de FISA contra Page.

Rogers presentó sus hallazgos directamente a la jueza presidente de la corte de FISA, Rosemary Collyer. Collyer y Rogers trabajarían juntos durante los próximos seis meses, abordando los problemas que Rogers había descubierto.

Fue Collyer quien escribió el fallo del tribunal de 26 de abril de 2017 de la FISA sobre el asunto. También fue Collyer quien firmó la orden original de FISA contra Page el 21 de octubre de 2016, antes de que Rogers le informara de los muchos problemas [que estaban ocurriendo].

La letanía de abusos descrita en el fallo del 26 de abril de 2017 detallaba el uso de contratistas privados por parte del FBI en relación con los datos de la Sección 702. Collyer se refirió a él como “un problema muy serio de la Cuarta Enmienda”. El FBI fue señalado específicamente por el tribunal varias veces en el fallo:

“El acceso incorrecto que previamente se otorgaba a los contratistas ha sido descontinuado. No obstante, el Tribunal está preocupado por el aparente desprecio del FBI de las reglas de minimización y por si el FBI puede estar involucrado en revelaciones similares, que no se han informado, de información delicada usando la sección 702″.

Rogers informó a Collyer de los continuos abusos de la FISA por parte del FBI y NSD solo tres días después de que ella firmara personalmente la orden de FISA contra Page.

Prácticamente todos los funcionarios de la División de Seguridad Nacional del FBI y del Departamento de Justicia, con participación material en la solicitud original de la orden FISA contra Page, serían removidos más tarde, ya sea por despido o renuncia.

Descubre

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.