Una familia bajó más de 200 kg juntos y descubrió el secreto para la pérdida de peso

Por La Gran Época
05 de Enero de 2019 Actualizado: 08 de Enero de 2019

Una familia superó todas las probabilidades y perdió un total combinado de más de 200 kilogramos juntos. A Sarah Bentley y a su esposo Dave les gustaba comer fuera todas sus comidas. Se dieron cuenta de que algo tenía que cambiar. Y lo hicieron. ¿Su secreto? Comprometerse con los cambios en su dieta y con el ejercicio.

“Estaba cansada”, dijo Sarah Bentley, de 31 años. “Siempre estaba sentada en casa o viendo la televisión. Dave y yo somos muy extrovertidos, gente feliz por fuera, pero nos sentíamos súper incómodos por dentro”.

Ella sabía que algo tenía que cambiar. También quería ayudar a su familia, pero para ello sabía que tenía que empezar por ella.

“Para que yo pudiera hacer cambios en mi familia, tenía que hacer cambios en mi”, dijo Sarah.

El inicio

Así, en enero de 2014, Sarah se preparaba para realizar ese cambio. Cuando una amiga le habló de una compañía de salud y bienestar llamada AdvoCare, decidió inscribirse, reportó People.

“Estaba harta y cansada de estar harta y cansada, solo tenía un cambio de mentalidad”, dijo.

Comenzó con el programa Estímulo 2040, de AdvoCare, e inmediatamente perdió peso.

“Mi energía era alta, probaba recetas y tenía mucho apoyo” .”En tres meses pude perder 22 kilogramos y fue entonces cuando mi madre y mi marido decidieron unirse a mí”.

David, el marido de Sarah, al principio era escéptico. Pero entonces, “vio a Sara transformarse ante sus ojos”. Dijo: “Su nivel de energía, la forma en que comía y se comportaba, me inspiró a empezar”.

Su madre también tuvo una reacción similar, afirmando sobre la transformación que ella, “tiene toda esta energía y en tres meses bajó 22 kilogramos. Solo pensé: “Dios mío, descubrió algo”. Tengo que hacer esto”, dijo Debbie, a los 64 años.

Su estilo de vida anterior poco saludable llevó a Sarah a pesar 127 kilogramos, mientras que Dave llegó a pesar 157 kilogramos.

A través del programa AdvoCare, aprendieron a comer alimentos sanos y no procesados, en lugar de comidas irregulares y llenas de grasas.

Imagen Ilustrativa/Crédito: Pixabay/dbreen/ Creative Commons CCO 1.0

“Aprendí a preparar adecuadamente las comidas, a comer y alimentar mi cuerpo”, dijo Sarah”Era la energía, de la forma en que me sentía, por eso decidí seguir adelante”.

Para Dave, su motivación vino de su esposa, así como de sus dos hijos, ahora de 7 y 9 años de edad, según Good Morning America.

“Mis hijos, eso es lo que realmente me hace sufrir”, dijo. “Sentía como si vivieran en el sofá y les diera de comer nuggets de pollo en el microondas”.

Cuando se iniciaron, Sarah pesaba 127 kilogramos, mientras que Dave pesaba 157 kilogramos. Los padres de Sarah, Debbie y Steve Hoffman también observaron su progreso. También tenían sobrepeso, Debbie, con 135 kilogramos y lidiando con la artritis reumatoide. Steve pesaba 185 kilogramos, era obeso mórbido y prediabético.

“No hicimos ejercicio ese primer año”, dijo Sarah. “Luego tuvimos metas que nos fijamos después de perder 45 kilogramos”.

El camino a la pérdida de peso

Sin el uso de píldoras para adelgazar o cirugía para perder peso, la familia pudo perder peso. Al principio, solo se centraron en sus dietas y más tarde comenzaron a implementar el ejercicio, CrossFit para David y spinning con un entrenador personal para Sarah.

Debbie y Dave comenzaron cuatro meses después que Sarah, en abril de 2014, Steve, de 66 años, se unió unos meses después. Sarah perdió 49,90 kilogramos, Dave bajó 62 kilogramos. Debbie pedió 53 kilogramos y Steve 54 kilogramos. Todos juntos, perdieron un total de 220 kilogramos.

Imagen Ilustrativa/ Crédito: Pixabay/Janeb13/Creative Commons CCO 1.0

Los cuatro no solo lograron mantener su peso, sino que están perdiendo más y tonificando continuamente. También convirtieron su pérdida de peso en un negocio familiar al trabajar con AdvoCare.

“Tenemos reuniones en nuestra casa y enseñamos a (la gente) cómo debe reducir los carbohidratos y las calorías”. “Es enseñar a la gente cómo comer y cómo funciona la suplementación”, dijo Sarah.

“Cuando empecé, tenía mucho apoyo. Por eso tuve éxito”, añadió.

La familia

Ahora están haciendo actividades que nunca pensaron que podrían hacer. Dave y Sarah están en CrossFit y les encanta caminar con sus dos hijos. Steve recientemente remodeló su casa en Buffalo, Nueva York, mientras que Debbie camina 8 kilogramos al día y hace largos paseos en bicicleta.

“Recuperé la calidad de vida, aun con la artritis reumatoide”, dijo Debbie. “Me siento fantástica. De verdad que sí”.

Sin embargo, sentirse fantástico no es la única ventaja. Además dijo: “Parece que esto nos acercó aún más como familia. Ahora hacemos tanto juntos”.

Como dice el refrán, los que sudan juntos, permanecen juntos.

Hija y familia planean una maravillosa sorpresa para su papá, “su viejo auto”

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS