Cerca de 30,000 carros se unen a caravana anticomunista organizada por hispanos en Miami

Por Pachi Valencia
11 de Octubre de 2020
Actualizado: 11 de Octubre de 2020

Decenas de miles de personas subieron a sus carros e inundaron las calles de Little Havana, Miami, este sábado para expresar su rechazo a los regímenes comunistas, en especial en Latinoamérica, y concientizar sobre el peligro de “la otra pandemia” que azota Estados Unidos: la insurrección de la extrema izquierda en el país.

Empresarios, familias, veteranos de guerra y ciudadanos de diferentes países iberoamericanos, incluso de Hong Kong y Taiwán, se unieron este 10 de octubre para enviar un claro mensaje: el rechazo contundente a las dictaduras comunistas de Cuba, Venezuela, Nicaragua y del mundo.

“Fue un evento bello donde se unieron múltiples generaciones en acción por la libertad y por valores tradicionales”, dijo Orlando Gutiérrez-Boronat, secretario general del Directorio Democrático Cubano y uno de los organizadores de la “Caravana Anticomunista por la Libertad y la Democracia” en entrevista a The Epoch Times.

El principal objetivo de la caravana fue denunciar a la ideología que ha causado miles de muertes en el mundo y pedir la liberación de los presos políticos en dichos países. “El comunismo es la antítesis de los valores tradicionales de la hispanidad”, añadió.

El departamento de policía de Miami estimó que cerca de 30,000 carros se congregaron para la manifestación, la cual contó con el apoyo del alcalde de Miami, Francis Suárez. “La misma policía me dijo que nunca habían visto algo así”, agregó Gutiérrez-Boronat.

Más de 30,000 autos participaron en la “Caravana Anticomunista por la Libertad y la Democracia” en Little Havana, Miami, el 10 de octubre de 2020. (Cortesía de Orlando Gutiérrez-Boronat)

Esta actividad también quiso alertar a los Estados Unidos sobre la fuerte amenaza que enfrenta el país por la extrema izquierda.

“Estados Unidos está bajo una amenaza socialista organizada por primera vez en mucho tiempo. Una amenaza que tiene un verdadero chance de triunfar, por lo cual tenemos que unir todos los esfuerzos posibles todos aquellos que hemos sufrido en el comunismo”, dijo Marcell Felipe, abogado cubano y presidente de la fundación Inspira America, al canal hispano America Teve antes de la caravana.

“Lo más importante que podemos hacer por Cuba en este momento, es salvar a Estados Unidos”, agregó.

Miami: “Capital de la libertad”

Ver a muchas personas agitando las banderas de sus países y condenando al comunismo y al socialismo, fue algo que “llegó profundamente al corazón”, dijo Manuel Zalba, abogado español y coordinador de la organización prodemocracia Red Iberoamérica LIDER, a The Epoch Times. Zalba calificó a la caravana como “una fiesta para la democracia y la libertad”.

“Si los Estados Unidos es un referente para el mundo de derecho, la ciudad de Miami es la capital de la libertad para todos los que somos iberoamericanos”, dijo, añadiendo que la caravana fue “el evento más grande que he visto de esas características en Miami” y que cree que aún se está a tiempo de salvaguardar a Estados Unidos.

Este tipo de eventos pueden ayudar a crear conciencia en las segundas o terceras generaciones de hispanos que escaparon del comunismo que ven con buenos ojos al “neosocialismo”.

“Caravanas como estas sirven para educar, para formar, y escuchar testimonios de personas que ya han vivido el comunismo en sus países y sirven para alertar que, aunque parece que es una nueva ideología, no deja de ser la misma”, dijo Zalba.

La caravana no era partidista, sin embargo se vieron muchas banderas en apoyo al presidente Trump. Zalba señaló que antes el Partido Demócrata y Republicano no tenían grandes diferencias, pero desde la segunda etapa del gobierno de Obama, se vio “el cambio abrupto que dio el Partido Demócrata”.

Más de 30,000 autos participaron en la “Caravana Anticomunista por la Libertad y la Democracia” en Little Havana, Miami, el 10 de octubre de 2020. (Cortesía de Orlando Gutiérrez-Boronat)

“En numerosas fotografías se ve al candidato Biden cerca del tirano Ortega o Nicolás Maduro. Ya siendo vicepresidente se realizó una visita nefasta a Cuba con el dictador Raúl Castro. Sin duda, el Partido Demócrata actual ve con buenos ojos a muchas de las tiranías que tenemos en nuestra América y es algo que preocupa, porque la realidad es que nunca lo han condenado de una forma fuerte y sostenida”, dijo Zalba.

Por otro lado, el español siente que la postura de la región frente a las dictaduras en Latinoamérica es “aún escasa”, ya que hay una posición fuerte, pero solo con palabras o tuits, sin un bloqueo real.

“La situación es muy tibia, y con esto podemos volver a irnos a una década o dos más de tiranía en muchos de nuestros países si de verdad no se le pone freno con valor y de una forma tajante”, añadió.

Cubanos y hongkoneses, unidos

Una de las singularidades de este evento fue la participación de activistas de Hong Kong. Gutiérrez-Boronat dijo que los recientes acontecimientos en países asiáticos donde el régimen chino está socavando las libertades es también una motivación más que impulsó al evento de la caravana anticomunista.

“Los cubanos repudiamos al Partido Comunista Chino porque pocos pueblos comprenden como comprendemos nosotros lo que es la secuela trágica del comunismo”, dijo el activista.

“Hoy expresamos nuestro apoyo a los ciudadanos de Hong Kong y a la República de China (Taiwán) en la defensa de sus libertades”, dijo Gutiérrez-Boronat.

El 1 de julio de este año, entró en vigor la ley de seguridad nacional para Hong Kong, la cual otorga al Partido Comunista Chino (PCCh) poderes de gran alcance para apuntar a individuos por cualquier acto de secesión, subversión, terrorismo o colusión con fuerzas extranjeras. La ley ha despertado el temor de que Hong Kong se convierta en una ciudad como cualquier otra de China continental bajo el control autoritario del PCCh.

“El apoyo a Hong Kong y la República de China (Taiwán) fue clave en nuestro pronunciamiento masivo hoy porque compartimos con esos pueblos asiáticos el amor intenso por la libertad”, añadió.

Por otro lado, para Osiel Gonzalez, representante de la organización anticastrista Alpha 66, dijo que la pandemia del virus del PCCh, también conocido como nuevo coronavirus, no es la única amenaza china que enfrenta Estados Unidos.

“La otra pandemia es la insurrección de los elementos de izquierda que se está creando dentro de los EE. UU.”, dijo.

Con información de los reporteros Frank Fang e Ivan Pentchoukov.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Trump: China pagará un precio alto; Prensa china miente su recuperación | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS