Invitó a almorzar a una anciana solitaria que no conocía sin saber que días después ella moriría

Por La Gran Época
08 de Marzo de 2019 Actualizado: 13 de Marzo de 2019

Con excepción de los miembros de la familia, no es frecuente que las amistades crucen la brecha generacional. Más aún entre una joven y una anciana. Pero un acto de amistad puede enriquecer la vida. Incluso puede alegrarle el día a alguien.

Brooke Ochoa, de Louise, Texas, descubrió el poder sanador de un gesto amable. Al dirigirse a un restaurante para almorzar, se dio cuenta de que se acercaba una anciana y extendió la mano para abrirle la puerta. La mujer agradeció a Brooke, fue recibida por el personal del restaurante y pidió una “mesa para uno”.

Brooke Ochoa, un comensal solitaria en una misión para difundir la bondad. (Cortesía: Brooke Ochoa)

Cada vez es más frecuente ver gente cenando sola en restaurantes, cafés y confiterías. Pero en esta ocasión, Brooke, de 30 años, también cenaba sola y aprovechó la oportunidad para hacer conexión. Hablando con Today, Brooke recordó que se acercó a la mesa de la anciana y preguntó: “Yo también como sola, ¿te gustaría que almorzáramos juntas?”.

La mujer mayor, Dolores, aceptó la propuesta de Brooke amablemente. Los dos comenzaron a hablar y rápidamente se supo que la relación de amistad de Brooke con Dolores llegó en el momento justo. Ella pasaba por un momento difícil en su vida personal.

Las palabras de Dolores “sanaron mi corazón”, dijo Brooke. (Cortesía: Brooke Ochoa)

Ella hizo un relato de su almuerzo con Dolores en Facebook: “Pasó la última década viviendo con su mamá”, escribió Brooke, “que falleció recientemente y su tía, que recientemente fue internada en un asilo de ancianos. Le ha costado mucho estar sola”. Dolores se abrió a Brooke sobre el reciente fallecimiento y su situación familiar en crisis. Cenando sola, parecía probable que la dulce y afligida mujer no tuviera a nadie más con quien hablar.

Continuó: “No dejaba de sonreír y decir gracias por escucharme”. “Lo que me hizo sonreír a mí también”. Sus palabras curaron mi solitario corazón tanto como yo curé el suyo”.

Brooke agradece que su historia “toque tantas vidas de una manera tan positiva” (Cortesía: Brooke Ochoa)

Al final de su comida juntos, se había forjado una sólida amistad. Un pequeño acto de bondad por parte de Brooke había llevado a una conexión genuina a través de la brecha generacional. Al acercarse a una extraña, uno puede descubrir que tienen mucho más en común de lo que pensaban originalmente.

Brooke y Dolores hicieron un pacto: comerían juntas todos los jueves a partir de ese momento.

Poco después de la primera reunión de mujeres, Brooke publicó una actualización en su página de Facebook: “Dolores falleció poco después de esta publicación. Estoy complacida de que ella siga conmoviendo a tantas vidas de una manera tan positiva”.

Su mensaje en Facebook se volvió viral con más de 2 millones de me gusta y fue compartida más de 271.000 veces.

Los usuarios de las redes sociales elogiaron a Brooke por su maravilloso acto de amabilidad.

Un usuario escribió: “Eres una buena persona para extender tu bondad a una extraña. A veces no sabemos lo gratificante que es una buena acción”.

Mientras otro comentaba: “Hermosa historia… gracias por compartirla”.

(Cortesía: Brooke Ochoa)

Estas fueron las palabras que Brooke Ochoa compartió:

“Dolores falleció un mes después de esto. Nuestra amistad no duró mucho, pero nuestro momento literalmente conmovió al mundo. No importa lo que pasó, no podría esta más agradecida de lo que soy hoy por ese momento”.

Ante sus sentidas palabras, uno de los usuario respondió: “Gracias por compartir tu historia, demuestra que hay mucha gente buena en este mundo. Hiciste muy feliz a Dolores y eso fue algo bueno, ahora que está en el cielo con su mamá”.

Aunque las fechas de sus almuerzos de los jueves se extrañaran mucho es algo hermoso que Brooke haya tenido la oportunidad de conectarse con Dolores antes de que ella falleciera. Si, no se habría puesto en contacto con ella ese día en el restaurante, las dos amigas nunca podrían haber hecho una profunda amistad. Eso es algo por lo que hay que estar agradecido.

La bondad no cuesta nada. Tampoco la compañía y una gran conversación. Que los comensales solitarios de todas partes, que todos lo hagan, tomen una parte del texto de Brooke y sepan que un pequeño acto de amabilidad puede llegar muy lejos.

Comparte este conmovedor artículo con todos los que conoces y que valoran la bondad.

Mesero recibe una super propina en navidad de un bondadoso cliente

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS