Una mamá de 96 años se reúne con su hija a la que fue obligada a renunciar 82 años atrás

Por La Gran Época
09 de Abril de 2019 Actualizado: 09 de Abril de 2019

En enero del 2016, después de más de 50 años de búsqueda, una mujer de 82 años de edad de Florida finalmente se reunió con la madre que nunca conoció. ¡Por fin ambas encontraron la pieza perdida del rompecabezas en sus vidas!

“Todo este tiempo y ahora finalmente voy a volver a verla. Yo diría que va a ser un día hermoso, cuando pueda ver a mi hija”, dijo Lena Elizabeth Pierce, con entonces 96 años a WBNG en 2016.

Cuando su hija Betty Morrell, que entonces tenía 82 años, llegó al aeropuerto de Greater Binghamton el 15 de enero de 2016, para conocer a su madre desconocida, fue una experiencia surrealista para ambas. La madre y la hija se abrazaron con alegría después de 82 años de separación.

“Hubo muchas veces que me preocupé por ella y me pregunté dónde estaba”, declaró Lena. “Ella estaba creciendo y yo estaba envejeciendo”.

En 1933, a la edad de 14 años, Lena dio a luz a Betty, o Eva May, como la llamaron al nacer en un hospital de Utica. Su madre la bañó y la cuidó durante seis meses antes de ser obligada a abandonar a su querida bebé porque el estado consideraba que la madre era demasiado joven para cuidar de la niña.

Posteriormente Eva May, fue adoptada por una familia en Long Island y su nombre fue cambiado a Betty Morrell.

El hijo de una vecina le confesó a Betty que ella era una niña adoptada, pero sus padres adoptivos le negaron esta sorprendente noticia. Dijeron que sus verdaderos padres habían fallecido.

Dudosa y curiosa sobre sus padres biológicos, Betty comenzó a buscar ese eslabón perdido después que sus padres adoptivos fallecieron cuando tenía un poco más de veinte años.

Un día, su tía le reveló una pista importante.

“Un día mi tía se le escapó y me dijo que me llamaba Eva y que había nacido en Utica”, recordó Betty.

Betty se puso en contacto con todos los hospitales de los registros de nacimiento de Utica, desde el 11 de febrero de 1933 y encontró su certificado de nacimiento. Sin embargo, su búsqueda se encontró con un obstáculo, ya que su caso de adopción fue cerrado y confidencial.

“Contraté detectives privados, llamé a agencias de adopción y escribí cartas a todos los que me podían llegar a ayudar”, dijo Betty a PEOPLE.

“Pero creo en el destino, y creo que estábamos destinadas la una para la otra; estábamos destinados a encontrarnos”, añadió.

Justo cuando Betty había perdido la esperanza, su nieta, Kimberly Miccio, se unió en la búsqueda de lo que sería su bisabuela y ayudó a Betty a registrar sus records en Ancestry.com desde que tenía 12 años.

“No sabía mucho de Internet, así que pensé que sería un buen punto de partida”, dijo Kimberly que ahora tiene 32 años a TODAY.com.

El punto de inflexión se produjo 20 años después, en septiembre de 2015, cuando Kimberly fue referida a una de las hijas de Lena, Millie Hawk a través de ancestry.com y se sorprendió al enterarse que la madre biológica de Betty aún estaba viva.

Tanto Betty como Lena, se emocionaron cuando se enteraron de la noticia tan esperada.

Lena se puso a llorar al enterarse que habían encontrado a Eva May. “Estaba llorando tanto que ni siquiera podía ir a jugar al bingo”, recordó Millie.

Más tarde, Betty llamó por teléfono a su media hermana Millie y por primera vez en 82 años habló con su madre por teléfono. Ella sintió una conexión al instante.

“Siendo madre, me preguntaría qué le pasó a esta niña. Solo quería decirles que tenía dos hijos y que estaba felizmente casada”, dijo Betty.

Su persistencia dio sus frutos, después de cinco décadas de búsqueda, Betty finalmente se reunió con su madre y ahora ha encontrado su verdadera familia, habiendo crecido como hija única, su sueño de tener hermanas y hermanos se ha hecho realidad. Lena, que había estado casada dos veces, había tenido siete hijos más después de dar a luz a Betty.

“Tenía hermanas imaginarias y hermanos imaginarios. Hice que los nombraran a todos y hablaba con ellos por la noche”, confesó Betty.

“Ya no estoy sola. Tengo a mi madre, tengo hermanas y hermanos. Es surrealista, pero es maravilloso estar juntos de nuevo después de todo este tiempo”, aseguró.

Después de 82 años de reflexión, el 15 de enero del 2016 fue como un nuevo comienzo para Betty y Lena. Encontraron ese rompecabezas perdido en sus vidas.

“Mi vida está completa en este momento”, dijo una dichosa Betty.

“Han pasado muchos años. Nos pondremos al día”, dijo Lena a Betty tomándose de las manos.

Lamentablemente, nueve meses después del reencuentro, Lena falleció a la edad de 97 años.

Descansa en paz, Lena Elizabeth.

Mira el vídeo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Mira este conmovedor discurso de madrastra a su nuevo hijastro

TE RECOMENDAMOS