Mujer perdona al ladrón que disparó en su cara y lo ayuda a recuperar su vida y su libertad

Por La Gran Época
03 de Abril de 2019 Actualizado: 12 de Abril de 2019

Se necesita tener un inmenso valor, una gran compasión y mucha fuerza de voluntad, para poder perdonar a alguien que casi te mata. Una mujer que recibió un disparo en la cara logró transitar por este camino que cambió su vida y que le permitió luchar por la libertad de su agresor.

Debbit Baigrie, de Tampa, Florida, tenía 28 años cuando comenzaba su noche de felicidad después de dar a luz a su segundo hijo el 27 de julio de 1990. Mientras se dirigía hacia su auto para volver a casa, vio a un grupo de hombres caminando hacia ella y segundos después, su vida cambió para siempre.

“¿Tienes algo de dinero?”, escuchó Debbit. “Hablo en serio, entrégalo”.

Cuando se dio la vuelta, se encontró con un arma que la apuntaba. Y antes que pudiera reaccionar, él disparó, la bala le atravesó la boca.

Fue llevada al hospital para un procedimiento de emergencia. Sobrevivió, pero la bala “le reventó todos los dientes inferiores y las encías de la parte inferior izquierda” de su boca, informó TODAY.

Ese trágico incidente hizo que Debbit sufriera 40 intervenciones dentales en los siguientes 10 años.

En febrero de 1991, un niño de 13 años, llamado Ian Manuel, confesó el crimen y fue sentenciado a cadena perpetua, sin libertad condicional.

En la Navidad de 1991, Manuel se animó a llamar a Debbit para disculparse y pedirle perdón.

“Temblé porque (el ataque) todavía estaba tan fresco en ese momento”, dijo Debbit a HOY. “Pero llamó para disculparse. Me pareció extraño e inusual, especialmente de alguien tan joven”.

Sin embargo, no perdonó a Manuel al instante, confesó.

“No lo perdoné conscientemente”, expresó Debbit a PEOPLE. “Fue con el tiempo que superé el trauma”.

Tiempo después, comenzó a recibir cartas de Manuel y decidió responderle.

“Aunque era tan joven, era reflexivo”, dijo. “Se podía ver en sus cartas lo reflexivo que era. Estaban tan bien escritas”.

Pronto, su encuentro se convirtió en amistad y Debbit comenzó a buscar la libertad de Manuel, una decisión que algunas personas desaprobaron.

“La gente me decía, ‘Estás delirando’ y ‘Tienes el síndrome de Estocolmo’, lo que ni siquiera tiene sentido”.

“Me imagino que si no lo ayudaba y lo apoyaba, sería una vida perdida”, dijo. “Y no perdí mi vida, sentí que su castigo estaba más allá de lo que debería ser”.

En noviembre de 2016, luego de 26 años, Manuel, que ahora tiene un poco más de 40 años, quedó en libertad. Cuando conoció a Debbit, se abrazaron como amigos de toda la vida.

“No me sentía como si estuviera abrazando a un extraña”, dijo Manuel. “Ella no solo es como un ángel guardián, es como una segunda madre”.

Ahora que Manuel está en libertad y tratando de adaptarse a todo el nuevo mundo fuera de los barrotes de la prisión, Debbit espera que su historia de esperanza y perdón inspire a otros.

“Todos cometemos errores, todos hacemos lo mejor que podemos y la vida es tan corta”, dijo. “Y si alguien sabe que tu vida puede desaparecer en un minuto, soy yo. Entiendo eso. Tenemos que perdonar, porque nos ayuda a sanar”.

Mira su conmovedora historia en el video a continuación:

Una excamarera devuelve el dinero robado hace 20 años junto a una carta ofreciendo disculpas

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS