Una manifestación pide que se acabe el primer grado para los presos de ETA

Por EFE
21 de Abril de 2018 Actualizado: 21 de Abril de 2018

El portavoz de la iniciativa “Kalera Kalera” de la izquierda abertzale y exrecluso de ETA Antton López Ruiz “Kubati”, ha pedido al Gobierno que permita a los presos de ETA seguir la línea de la legislación ordinaria y que se les deje de aplicar el primer grado penitenciario, el más restrictivo.

López Ruiz ha sido el portavoz de una manifestación en favor de los presos de ETA que se ha celebrado en Bilbao, convocada por esta iniciativa “Kalera Kalera” (A la calle, a la calle), a la que han asistido varios miles de personas, aunque menos que en la tradicional manifestación por los presos del mes de enero.

“Kubati”, quien cumplió 26 años de prisión por 13 asesinatos, entre ellos el de la dirigente etarra Dolores González “Yoyes”, ha asegurado que el colectivo de presos de ETA -quedan casi 300, de ellos casi 250 en España y los otros 50 en Francia- “está unido”.

Ha recordado que este colectivo tomó la decisión el pasado verano de iniciar el camino de la legislación ordinaria, es decir, de intentar lograr beneficios penitenciarios, decisión que fue aceptada por un 90 por ciento de los reclusos, ha subrayado “Kubati”.

“Pedimos que se tome en cuenta esta aportación que el colectivo hizo a la paz y la convivencia en Euskal Herria, y que se pongan en práctica las disposiciones para que se pueda andar ese camino. Este camino tiene un obstáculo principal, que es el primer grado. “Pedimos que se les deje andar ese camino, y se retire ese primer grado, que es un castigo permanente”, ha insistido.

Respecto al comunicado de ayer de ETA, “Kubati” ha comentado, a título personal, que supone “una aportación importante al proceso de paz y convivencia”.

La manifestación ha estado encabezada por una pancarta en la que se leía “presoak kalera” (presos a la calle), que portaban, entre otros, los secretarios generales de Sortu, Arkaitz Rodríguez, y del sindicato LAB, Garbiñe Aranburu, y la abogada Arantza Zulueta.

TE RECOMENDAMOS