Una mirada al futuro cuando los viajes regresen

Por VICTOR BLOCK
09 de Diciembre de 2020
Actualizado: 09 de Diciembre de 2020

Los asientos en la parte media de los aviones de algunas aerolíneas están vacíos. Los pasajeros y miembros de la tripulación a bordo de los cruceros llevan mascarillas y se distancian socialmente. Algunos países permanecen cerrados a los no residentes o no permiten la entrada a personas de Estados Unidos. Muchas personas que normalmente volaban ahora se reúsan a poner un pie en un avión. Los hoteles funcionan por debajo de su capacidad. Los viajes durante las vacaciones, generalmente en épocas de migración masiva, se han desplomado.

CNN Business dijo que el tráfico de las aerolíneas se ha desplomado y probablemente no se recuperará pronto. Stewart Chiron, un destacado experto conocido como “The Cruise Guy”, dice que el brote de COVID-19 puede ser el peor golpe que haya sufrido la industria. Los tipos de viajes que las personas realizarán en los próximos meses serán diferentes a los del pasado, y varios expertos de la industria de viajes predicen que no todos los cambios desaparecerán como lo hará el virus.

Pocos aspectos de la vida se han visto más afectados por la pandemia de COVID-19 que los viajes, y no se vislumbra un final. ¿O sí? Las personas que buscan escapar de su hogar todavía tienen alternativas. Veamos la perspectiva a corto plazo y las probabilidades a largo plazo.

Aunque las fronteras de muchos países están cerradas, algunos han levantado las prohibiciones de viaje, aunque quizás no para las personas de Estados Unidos debido a la alta tasa de infecciones allí. Incluso cuando están abiertos a los estadounidenses, hay normas de seguridad que deben cumplir y algunos sitios turísticos populares tienen acceso restringido. El primer paso en la planificación de un viaje debe ser comprobar la información más reciente para los viajeros.

Cuando el Dr. Louis Meyers voló recientemente desde Burlington, Vermont, a Washington, D.C., fue enviado a través de Charlotte, Carolina del Norte, y su boleto costó mucho más que en el pasado. Tarifas más altas, menos vuelos directos y problemas para pasar por varios aeropuertos son la nueva norma para los viajes aéreos. Según un informe en el sitio web de SFGate, es probable que estos desafíos no desaparezcan pronto. Predice que en el futuro previsible un alto porcentaje de viajeros serán “viajeros con negocios serios en el otro extremo”.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ampliaron hasta el 31 de octubre de 2020 la orden a las compañías de cruceros de “No navegar” a causa de la pandemia del COVID-19 y que vencía el 30 de septiembre de 2020, informaron este jueves medios estadounidenses.. EFE/Raúl Martínez/Archivo

La revista The Economist pronosticó que los barcos de pasajeros gigantes tardarán mucho en recuperar su atractivo. Jay Johnson, de Coastline Travel Advisors en California, predijo que es posible que las líneas de cruceros tengan que ofrecer tarifas reducidas a corto plazo para atraer personas a bordo de los barcos nuevamente.

TravelStride.com, una fuente de mercado líder para viajes en todo el mundo, señaló que la mayoría de las compañías de viajes han implementado pautas de seguridad y políticas de cancelación flexibles, tamaños de grupos limitados y tomado otras medidas para mantener a las personas saludables. El sitio web de la organización contiene más de 50,000 paquetes turísticos en grupo, cruceros de expedición e itinerarios independientes.

Actualmente sus expertos recomiendan los viajes personalizados como una opción para eliminar cualquier inquietud sobre ir en grupo. El sitio web incluye una lista de países que están reabriendo al turismo y la actualiza periódicamente.

Si bien es imposible predecir con certeza cómo evolucionarán los viajes en los meses y años venideros, hay señales que apuntan a lo que es probable que suceda. Muchos observadores creen que las aerolíneas ofrecerán menos opciones y cobrarán tarifas más altas. Las opciones de asientos de bajo costo pueden disminuir, y es probable que los pasajeros tengan alternativas limitadas para horarios de vuelo, rutas y posiblemente compañías. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo estima que la industria no se recuperará por completo del impacto de COVID-19 hasta 2024.

En lugar de dirigirse a mega-complejos turísticos, parques de atracciones y otros lugares de vacaciones populares, es probable que más personas conduzcan hasta la playa, las montañas o un lago que esté bastante cerca de casa. Como resultado, los hoteles y moteles probablemente disfrutarán de un repunte en los negocios.

A principios de noviembre, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades anunciaron que levantaron la orden de “no navegar” que habían impuesto y permitirían el regreso gradual de los cruceros de pasajeros. Para reanudar las travesías, las líneas navieras deben tomar medidas que incluyan informar a las personas de los riesgos potenciales causados por la pandemia, limitar los viajes a un máximo de siete días, probar a la tripulación y los pasajeros, y exigir el uso de mascarillas y distanciamiento social. Probablemente llevará algún tiempo implementar esos protocolos.

Aunque los viajes de los consumidores están aumentando lentamente, los viajes relacionados con negocios pueden quedarse atrás. Robert Crandall, exdirector de American Airlines, predice que muchas empresas que actualmente realizan reuniones y otras tareas de forma electrónica en lugar de en persona no volverán por completo a sus prácticas de viaje anteriores.

Sin embargo, junto a la situación casi catastrófica que ha afectado a los viajes, hay algunos puntos brillantes en el horizonte. Uno se relaciona con los efectos negativos que ha tenido el exceso de turismo en algunos destinos del mundo. La reducción temporal de visitantes les dará un descanso muy necesario y la oportunidad de recuperarse.

Además, los numerosos contratiempos de los viajes causados por la pandemia no han hecho nada para frenar la inclinación de los estadounidenses por los viajes de vacaciones. Michelle Gielan, una psicóloga que dirige el Institute for Applied Positive Research, realizó una encuesta sobre el papel de los viajes de vacaciones en el cociente de felicidad de las personas. Ella informa que el 97 por ciento de los encuestados dijo que tener un viaje que esperar los hace más felices, y el 71 por ciento dijo que planificar un viaje dentro de los próximos seis meses lo hace. El truco potencial es que el 96 por ciento respondió que sentirse seguro durante un viaje es una alta prioridad.

Los viajes volverán gradualmente a la normalidad y la gente podrá volver a compartir la alegría que puede traer a la vida. Ojalá una de esas personas sea usted.

Cuando se vaya

cuando comience a pensar en viajar nuevamente, asegúrese de revisar los sitios web de los lugares que planea visitar para conocer los cambios y las regulaciones con respecto a COVID-19.

Victor Block es un escritor independiente. Para leer artículos de otros escritores y dibujantes de Creators Syndicate, visite el sitio web de Creators Syndicate en Creators.com. Copyright 2020 Creators.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

El secreto de la paz mental en medio del caos que nos rodea

TE RECOMENDAMOS