Una mujer recuerda haber escapado de las garras del infierno en una experiencia cercana a la muerte

Por MARIA HAN
12 de Agosto de 2023 5:02 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2023 5:04 PM

A M.K. “Kathy” McDaniel le diagnosticaron un síndrome de dificultad respiratoria aguda con insuficiencia pulmonar, y los médicos le dijeron que tenía un 38 por ciento de posibilidades de sobrevivir. A continuación la dejaron en coma medicado y le indicaron, tanto a ella como a su familia, que esperaran lo mejor.

Durante su estado de coma, ella tuvo una vívida Experiencia cercana a la muerte (ECM) donde creyó que vio las profundidades del infierno, aunque también vislumbró el cielo, dijo la Sra. McDaniel. Una vivencia que ella afirma la ha cambiado. Su historia la contó en una entrevista con “Explore The Extraordinary“, un podcast presentado por la Asociación Internacional de Estudios sobre Cercanos a la Muerte.

Una ECM infernal

Mientras su cuerpo estaba en coma, estaba despierta en un espacio oscuro, relató la mujer. Un resplandor rojo estaba presente en algún lugar en la distancia y ella fue golpeada por lo que sería un hedor horrible. Podía oír gritos y gemidos.

La Sra. McDaniel recordó que el infierno estaba siempre en penumbras. “Solo la luz suficiente para ser espeluznante”.

“¿Sabes dónde estás?”, le rugió una voz.

“¿En el infierno?”, respondió débilmente la Sra. McDaniel, según su relato.

La voz se rió.

“Yo solo recuerdo que giré a la izquierda y eché a correr. Pensé que me daba igual caer en un agujero o chocar contra una pared. Yo tengo que salir de aquí”, recuerda la Sra. McDaniel.

Ella recorrió escena tras escena de horror y destrucción. Entre esas escenas había una ciudad de Nueva York destruida y un demonio que se burlaba de ella con una misión imposible.

“Ahí había trabajos que querían que yo hiciera, que me parecían inmorales, repugnantes. Yo simplemente no quería hacerlo, y cada vez yo me decía: ‘No voy a hacerlo'”, relata la Sra. McDaniel.

Cada vez que ella se negaba, alguien le decía: “Tú no tienes ni idea de lo que estás haciendo”. Cada vez que tú te niegas, la cosa empeora”.

Le alzaban un garrote y, cuando lo bajaban, la Sra. McDaniel cerraba los ojos. Cuando los abría, se encontraba en un lugar aún peor.

Casi al final del ciclo, ella se encontró caminando por una carretera cuando vio a 20 personas que caminaban sin rumbo. Cuando se les acercó, pudo ver sus ropas harapientas. Su piel parecía podrida. Los hombres del grupo se acercaron a la Sra. McDaniel y la derribaron.

Alrededor de “diez de ellos hicieron lo que unos zombis harían a una mujer sola. Fue una experiencia muy desagradable, aterradora, una terrible experiencia”, recuerda.

“Nosotros todos tenemos sida y ahora tú también, y cada vez estarás más enferma, pero no puedes morir”, le dijo un zombi.

Salida del infierno

Cansada y sin esperanzas, McDaniel permaneció sentada un rato cuando un demonio femenino se le acercó y le dijo que la siguiera. La acompañaban nueve mujeres que habían pasado por lo mismo que ella.

Ellas caminaron durante mucho tiempo vestidas con harapos a través de la nieve y el viento hasta que llegaron a una cabaña destartalada. La mujer demonio les dijo a todas que se sentaran mientras esperaban a los clientes.

La Sra. McDaniel sintió que este día había sido uno de los peores que había vivido hasta entonces y le preguntó a la mujer demonio si pasaría algo.

“Hoy es Navidad en la Tierra y ese es siempre el peor día en el infierno”, respondió el demonio.

Cuando ella oyó esa respuesta, ella se puso a cantar.

“Empecé a cantar un Cuento de Navidad. Eso la enfadará de verdad. Yo me siento miserable. Ella también puede ser desgraciada. Yo no voy a quedarme de brazos cruzados”, dijo la Sra. McDaniel.

La mujer cerró los ojos y, de repente, se sintió llena de amor. Se encontró en una catedral, donde vio a un amigo suyo que había muerto de leucemia. Él tenía una larga cabellera y un aspecto muy saludable.

“Mary Kay”, le dijo el amigo. “Te queda mucho por hacer”.

A ella le dijeron que tenía que volver, y se enfadó por ello.

La Sra. McDaniel estaba en un hermoso prado, asimilando lo que había sucedido cuando las luces volvieron a apagarse.

Contar su historia

Su siguiente recuerdo es cuando se despertó en el hospital. Estaba pesando solo 86 libras y no podía moverse. Había perdido demasiada masa muscular.

Después de sufrir una ECM tan traumática, McDaniel sentía que no podía hablar de ello con nadie. Tardó diez años en compartirlo con la Asociación Internacional de Estudios de los Cercanos a la Muerte (IANDS) y, cuando lo hizo, se dio cuenta de que su misión era volver a compartir su experiencia.

Así que escribió el libro “Misfits in Hell to Heaven Expat (“De inadaptados en el infierno a expatriados del cielo)”, documentando su experiencia.

La Sra. McDaniel cree que todos venimos del cielo y que cada uno desempeña el papel que le ha tocado.

“Todos empezamos en el cielo. Somos expatriados del cielo. Bajamos y hacemos nuestro trabajo aquí en la Tierra”, dijo a continuación.

Ella cree que la vida es una ilusión comparada con la vida en el cielo, así que, aunque aprendemos y crecemos, también debemos relajarnos cuando las cosas no van bien.

“Esto no es real. Todo esto es una ilusión, y nosotros escribimos el guion de nuestra obra. Nosotros lo estamos representando. Este es un rol y cuando las cosas se ponen difíciles yo pienso: vale, ¿qué se supone que tengo que aprender?”, compartió la Sra. McDaniel.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.