Una niña de 12 años murió tras ser succionada por la tubería de la piscina

Por Jesús de León
29 de Agosto de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

Una niña rusa de 12 años murió en Turquía después de que su brazo fuera succionado por un dispositivo de bombeo de la piscina de un hotel donde estaba de vacaciones y que la dejó atrapada bajo el agua.

Alisa Adamova, de San Petersburgo, en Rusia, quedó atrapada bajo el agua durante casi 15 minutos mientras los turistas -incluido su propio padre- intentaban desesperadamente salvarla del ahogamiento, de acuerdo con el reporte del medio británico Daily Mail.

El hecho ocurrió el pasado el 18 de agosto en el popular resort Hotel Sunhill, de cuatro estrellas, en Bodrum.

Los huéspedes afirman que el personal del hotel no apagó inmediatamente la potente bomba “porque no pudieron encontrar el interruptor”.

Un turista que presenció lo ocurrido dijo: “Llamamos frenéticamente al personal del hotel para que apagara la bomba, pero ninguno de ellos vino a ayudar”, dijo Tomasz Grushalski. “Se tardaron 10 minutos en apagar la bomba y después de eso fue imposible sacarla al principio”, reportó The Sun.

Hubo que romper la tubería para poder liberarla.

Los turistas llamaron a una ambulancia y le hicieron respiración boca a boca a Alisa.

Aunque fue atendida, su corazón no resistió y murió tras once días en un hospital.

Alisa era una gran nadadora, dijeron sus padres, sin embargo, su brazo fue succionado después que ella se deslizó por el tobogán del hotel.

Rusia exigió que los culpables reciban el “castigo que merecen” en medio de la preocupación por la seguridad de la piscina en Turquía.

En el área del incidente no había ningún salvavidas de servicio.

Fueron necesarios siete personas, entre ellos Andris, el padre de Alisa, para liberarla de la bomba.

La madre de Alisa, Natalya Adamova, le dijo a la agencia de noticias Fontanka: “Su padre se zambulló y vio a nuestra hija atrapada bajo el agua”.

“Trató de sacarla, pero su mano fue absorbida fuertemente por el tubo de la bomba. Pidió ayuda. Otros turistas se apresuraron a ayudar”.

Médicos rusos volaron a Turquía para ayudar a los médicos locales a tratar de salvar a Alisa.

A pesar de las señales de mejoría su padre anunció que había muerto.

Sabemos que la vida debe continuar, pero nunca volveremos a ser los mismos”, dijo agradeciendo al pueblo turco y ruso por su apoyo.

La policía está examinando el incidente y se ordenó a tres altos funcionarios del hotel que no abandonen el país.

El turista Grushalski aconsejó a las personas no acudir a este hotel debido a la “incompetencia” del personal que “intentó culpar a la madre”.

“Este viaje quedará para siempre en nuestra memoria…, debido a un trágico suceso causado por la incompetencia de la gerencia del hotel”.

“Mi hija de ocho años, que presenció el suceso, todavía no puede hacer frente a ello”.

“Deben aprender las lecciones de esta terrible brecha de seguridad. Esta bomba era una trampa mortal”, expresó otro padre que se alojaba en el hotel.

***

Descubre a continuación:

“Aún estaba vivo”: el estremecedor relato de un médico que sustrajo órganos en China

TE RECOMENDAMOS