Una pequeña ardilla moribunda es rescatada de la calle y sorprende a todos después de crecer

Por La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 19 de Febrero de 2019

Jeff iba caminando cuando encontró a un diminuto animalito en la calle, sufriendo bajo el cálido sol de la Florida. Sin dudarlo, rescató a la pequeña criatura y logró mantenerla viva, y ahora son absolutamente inseparables.

Lo que siguió, es que esta pequeña criatura era una ardilla bebé voladora. ¡Es simplemente algo genial! Al darse cuenta que había sido separada de su madre, sabía que si no hacía algo, el animal moriría. Jeff actuó inmediatamente y la llevó a casa con él.

“La encontré medio muerta, tumbada en la acera bajo el sol de Florida”, dijo Jeff. Él publicó las fotos que había tomado en Internet, y rápidamente se volvieron virales.

The Chronicle of Biscuits

Sin embargo, no todo el mundo estuvo de acuerdo con su decisión y Jeff recibió mucha crítica negativa. “Publiqué fotos en Reddit ese día y tuve un montón de conocidos que me dijeron que moriría porque no soy un protector de animales”.

Sin embargo, algunos mensajes que recibió fueron muy interesantes. Él dijo: “He recibido cientos de mensajes y ¡12 propuestas de matrimonio!”.

Llamó a su nuevo amigo peludo Biscuits y decidió ocuparse de él. Empezó a aprender todo lo que podía acerca de las ardillas voladoras a fin de proporcionarle las mejores condiciones para vivir. También llevó a Biscuits, todos los días a su oficina durante los siguiente 2 meses.

Ahora, Biscuits tiene su propia jaula con todo lo necesario solo para su comodidad y entretenimiento.

“Tiene una gran jaula y un espacio libre en la casa cuando estoy allí para vigilarla”, comentó. “Ella no duraría 5 minutos en la naturaleza. Es muy amable con la gente y no tiene miedo de los animales”.

Hablando de otros animales, Jeff también tiene perros que adoran  a Biscuits, y el afecto es mutuo. “Solo tengo que mirarlos para que no la aplasten accidentalmente”, dijo Jeff en broma.

Ambos formaron un vínculo maravilloso.

“Ella corre a mi alrededor como si fuera un gran árbol”, relata Jeff.

Un día, pensé que había huido. “Cuando empezó a moverse, se escapó… La encontré en la bañera por la mañana”, recordó.

Uno podría imaginar que los animales nocturnos y salvajes como las ardillas voladoras no quieren vivir en una casa humana, pero para Biscuits, esto es una cuestión de gratitud. Y como dijo Jeff, con la lengua entre los dientes, “estoy atrapado con la pequeña pelusa”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Rescatan cachorros abandonados en una isla

TE RECOMENDAMOS