‘Una perversa persecución sin precedentes’- Capítulo Catorce: Sustracción forzada de órganos vivos – Abuso de trasplantes por parte del Partido Comunista Chino

Por Huang Shiwei
03 de Enero de 2020 Actualizado: 03 de Enero de 2020

La Gran Época se enorgullece de republicar “Una perversa persecución sin precedentes: Un genocidio contra lo bueno de la humanidad” (eds. Dr. Torsten Trey y Theresa Chu. 2016. Clear Insight Publishing). El libro ayuda a entender la sustracción forzada de órganos en China al explicar la raíz de esta atrocidad: el genocidio cometido por el régimen chino contra los practicantes de Falun Dafa.

El caso

En septiembre de 2003, un paciente de hemodiálisis de 35 años fue a China para un trasplante de riñón. Ya había completado la compatibilidad de tejidos y otras evaluaciones preoperatorias en Taiwán, y se le informó que había disponible un riñón con HLA compatible. Se dirigió al Primer Hospital Del Pueblo afiliado a la Universidad Jiaotong de Shanghai, en China. Sin embargo, después de una prueba final de compatibilidad, se descubrió que la reacción era positiva y que el riñón era inadecuado. Para evitar el rechazo hiperagudo (un evento que ocurre minutos después del trasplante y puede resultar en la falla de un órgano en cuestión de horas), se le pidió que esperara por un nuevo órgano. En las dos semanas siguientes, se encontraron tres riñones compatibles que se enviaron al hospital acompañados de un tubo para la prueba de compatibilidad cruzada, pero todos resultaron positivos. Los tres riñones fueron desechados. En ese momento, el paciente tuvo que regresar a Taiwán, ya que solo tenía tres semanas de licencia por enfermedad en el trabajo.

En marzo de 2004, el paciente tuvo unas largas vacaciones y decidió volver al Primer Hospital del Pueblo de Shanghai para un trasplante de riñón. Su médico en Taiwán le dijo que había otro riñón con HLA compatible. Sin embargo, la reacción de prueba de compatibilidad cruzada volvió a ser positiva. El médico en China le aconsejó que se sometiera a plasmaféresis (un proceso utilizado para filtrar la sangre y eliminar anticuerpos dañinos), mientras que el médico en Taiwán le aconsejó que siguiera esperando. Esperó otras tres semanas. Un cuarto riñón finalmente mostró una prueba de compatibilidad cruzada negativa. Se sometió con éxito a la cirugía de trasplante. Una semana más tarde, comenzó su rehabilitación en el pabellón para chinos del extranjero del Hospital 85 del Ejército Popular de Liberación. El total de gastos médicos y de viaje que tuvo fue de unos USD 28.000. El paciente dijo que el médico en China le dijo que el riñón fue tomado en secreto de un criminal ejecutado. También contó que cuando se puso nervioso durante la espera, ese mismo médico lo había reconfortado mostrándole múltiples hojas (más de 20) de información consolidada de donantes y diciéndole que había muchos donantes muy adecuados en esa lista, de modo que todo lo que tenía que hacer era seguir esperando. Además, indicó que pacientes de Corea, Japón y Malasia, así como de China continental, iban allí para someterse a un trasplante de órganos.

El intermediario que introdujo al paciente en un hospital de la provincia de Guangdong para un trasplante de riñón

Entre 2000 y 2006, el mercado chino de órganos vio un exceso de oferta sobre la demanda. Rara vez demoraba más de una semana para encontrar una compatibilidad. El médico de ese hospital es el único responsable de realizar cirugías de trasplante. El cirujano de trasplante solo necesita “hacer el pedido” y alguien entrega el órgano solicitado, o un trabajador del hospital toma una hielera para conseguir el órgano. Antes de 2006, un médico solo tenía que pagar a una “autoridad superior” USD 600 (sin incluir el dinero del soborno) para obtener un órgano. Al intermediario para estos procedimientos de trasplante se le hacía creer que esa autoridad superior era el tribunal. Un intermediario contó la siguiente historia: una vez, un trabajador de un hospital transportó ocho riñones por vía aérea. Debido a una tormenta de nieve y al posterior retraso en el vuelo, llegó tarde al hospital. Al examinarlos, los médicos determinaron que los riñones no estaban calificados para el trasplante. Pidieron los reemplazos e informaron a los ocho pacientes que tenían que esperar unos días más para recibir un nuevo lote de riñones. El intermediario sabía que la compatibilidad de HLA es un requisito mínimo. Había visto información detallada sobre los donantes en la computadora de un médico. Pensó que China tenía un depósito de órganos de prisioneros ejecutados, y que el tiempo de ejecución se sincronizaba con la necesidad de trasplantes de órganos. Todos los intermediarios saben que solo los médicos militares tienen acceso a los órganos. Los pacientes irían a hospitales militares o a los departamentos de trasplantes de hospitales nacionales dirigidos por médicos militares para ser sometidos a cirugías de trasplante. Aunque muchos extranjeros vienen para trasplantes de órganos, los receptores de trasplantes son principalmente chinos. El costo de un trasplante de riñón es de solo unos USD 8000. Además del bajo costo por órganos de buena calidad, el hospital, como hemos confirmado, alardea de los cortos períodos de espera, y los trasplantes tienen una alta tasa de éxito. China es un país que carece de seguros médicos completos. Cuando un trasplante de órganos es más barato que una diálisis, los chinos prefieren el trasplante de órganos antes que la diálisis debido al menor costo. En cuanto a los hígados, en China los trasplantes hepáticos tienen una alta demanda debido a la alta incidencia de hepatitis B.

Hospitales en China continental

El Centro Internacional de Apoyo de la Red de Trasplantes de la Ciudad de Shenyang (1) se estableció en el Primer Hospital Afiliado de la Universidad Médica de China en 2003 como un sitio web de trasplante de órganos para atraer a extranjeros. El sitio web del hospital informa que el régimen chino hizo posible realizar un gran número de cirugías de trasplante. La ley declarada conjuntamente por el Tribunal Popular Supremo de la República Popular China, la Fiscalía Popular Suprema, el Ministerio de Seguridad Pública, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Salud y el Ministerio Público (2) del Partido Comunista Chino (PCCh) establece que el suministro de órganos está respaldado por el Gobierno chino. Esto es inaudito en otros países. La sección de preguntas y respuestas del sitio web promete que la calidad de los órganos está garantizada por el uso de “órganos vivos”, en lugar de órganos obtenidos de pacientes con muerte cerebral o de pacientes cuyos corazones ya han dejado de latir:

Pregunta: ¿Los órganos para trasplante de páncreas provienen de pacientes con muerte cerebral?”

Respuesta: Nuestros órganos no provienen de pacientes con muerte cerebral, porque la condición de estos órganos puede no ser buena.

Pregunta: Incluso si el trasplante tiene éxito, el tiempo de supervivencia postoperatorio no es más de dos o tres años, ¿verdad?

Respuesta: Muchos han hecho este tipo de preguntas. El corto tiempo de supervivencia se refiere a Japón, donde toman riñones de donantes con muerte cerebral. En China, tenemos riñones de donantes vivos. Es completamente diferente de los hospitales y centros de diálisis japoneses porque ellos realizan trasplantes renales de donantes muertos”.

Además, el sitio web del hospital indicaba claramente el precio de cada órgano:

  • USD 62.000 para trasplante de riñón
  • De USD 98.000 a USD 130.000 para trasplante de hígado
  • De USD 130.000 a USD 160.000 para trasplante de corazón
  • De USD 150.000 a USD 170.000 para trasplante de pulmón

Fuente de órganos cuestionable

Con su capacidad de proveer un suministro interminable de órganos vivos, China ha atraído a pacientes de todo el mundo desde el año 2000. Los centros de trasplante chinos crecieron de 160 en 1999 a 600 en 2005. El número de trasplantes aumentó de 3000 casos al año en 1998 a casi 20.000 casos en 2005 (3). Pacientes de Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Japón, Sudeste Asiático, Oriente Medio, Europa y Estados Unidos han acudido en masa a China para trasplantes de órganos. Sin embargo, los extranjeros solo representan una pequeña parte de los receptores de órganos, mientras que la gran mayoría son de China. Sin embargo, China carece de un sistema importante de distribución de  donación de órganos. Por lo tanto, plantea la pregunta: ¿de dónde provienen estos órganos?

Antes de 2006, la principal controversia de Taiwán sobre el trasplante de órganos en China no era la fuente de los órganos, sino el método de extirpación de los órganos. Aunque muchos médicos taiwaneses han logrado establecer una buena relación con sus contrapartes en China continental, los médicos de China nunca estuvieron dispuestos a compartir información sobre el proceso de extirpación de órganos en su país con los médicos taiwaneses. Los médicos chinos indican que el proceso de extirpación de órganos es un dominio prohibido para los médicos de Taiwán; los primeros reconocen que el proceso de extracción de órganos es muy cruel. Revelan abiertamente que los órganos que extraen no son de donantes con muerte cerebral o sin latidos, sino de donantes vivos. Informan que la mayoría de estos órganos se extraen después de que los donantes reciben una inyección. ¿Qué tipo de inyección se les da a estos donantes vivos? En el sitio web, el hospital presume de tener una mejor calidad debido a los órganos vivos en lugar de órganos con muerte cerebral. Obviamente, esto no es solo una violación de la “regla del donante muerto”, sino que es también inhumano. Coincidiendo con su afirmación, observamos que el retraso de la función del injerto (una forma de insuficiencia renal) de hecho se vuelve muy rara clínicamente, lo que refleja una mejor aceptación cuando se utilizan órganos de donantes vivos.

En enero de 2013, un cirujano de la provincia de Xinjiang, China, testificó ante el Parlamento Europeo (4) y habló de su experiencia personal en el proceso de sustracción de órganos y la ejecución del recluso. Dijo que el verdugo apuntaría la bala al lado derecho del pecho del recluso, hiriendo pero no matando al individuo. Cuando el recluso caía al suelo, el cirujano extraía sus órganos vitales sin anestesia.

En 2005, el exviceministro de Salud, Huang Jiefu, declaró que el 95% de los órganos procedían de presos ejecutados (5). Sin embargo, los que entienden sobre el sistema judicial chino y las disposiciones relativas a la asignación de órganos (6) saben que la pena de muerte prevé dos tipos de ejecuciones en China: una es inmediata y la otra permite la suspensión de la pena de muerte durante dos años. En el primer caso, la ejecución debe realizarse en el plazo de una semana a partir de la recepción de la orden, lo que hace imposible que los presos condenados a muerte puedan contribuir a una reserva permanente de órganos disponibles. Además, encontramos que la cirugía programada para la mayoría de los pacientes suele ser de una a tres semanas después de que se encuentra un donante, e incluso se puede ajustar la fecha.

Además, desde el punto de vista médico, los condenados a muerte tienen una alta incidencia de drogadicción, tabaquismo, alcoholismo y alta prevalencia de hepatitis, por lo que resulta difícil imaginar que se puedan obtener muchos órganos de buena calidad solo de los condenados a muerte. Si los condenados a muerte no son la principal fuente de órganos, ¿de dónde proceden la mayoría de los órganos de China? En 1999, el Secretario General del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, anunció la prohibición de Falun Dafa y dio comienzo a su triple política contra los practicantes de Falun Dafa para “difamar su reputación, arruinarlos económicamente y destruirlos físicamente”. La persecución ha sido totalmente brutal. Muchos de ellos fueron detenidos ilegalmente sin un juicio formal, sufriendo torturas, violaciones y otras formas de maltrato mientras estaban encarcelados. Millones de practicantes de Falun Dafa han desaparecido, sin que nadie sepa su paradero.

Los practicantes de Falun Gong se convierten en la fuente de los órganos

No fue hasta 2006 que dos testigos, Peter, un reportero, y Annie, la exesposa de un médico chino, se presentaron para alegar que el PCCh estableció campos de concentración para encarcelar secretamente a los practicantes de Falun Dafa y extraer sus órganos con fines de lucro (7). Debemos preguntarnos cómo es que China es capaz de proveer órganos de buena calidad en cantidades tan grandes. La respuesta se hace bastante obvia y segura: los órganos de buena calidad provienen de los practicantes de Falun Dafa. David Matas, abogado internacional de derechos humanos en Canadá, y David Kilgour, exmiembro del Parlamento y Secretario de Estado (Asia-Pacífico) de Canadá, brindaron testimonios más detallados sobre este hecho en las conclusiones de su informe de investigación, “Informe sobre los alegatos de sustracción de órganos de practicantes de Falun Gong en China”. (8)

Hasta el día de hoy, ante las preguntas y el escepticismo de la comunidad internacional, el PCCh rechazó cualquier investigación independiente e imparcial. Aunque el PCCh prometió a la comunidad internacional reformar su sistema de trasplante de órganos, incluido terminar con la práctica de utilizar órganos de los presos condenados a muerte, el ámbito de los trasplantes de China sigue violando las normas internacionales básicas. Los procedimientos por los cuales lleva a cabo sus operaciones de trasplante no son transparentes y la fuente de los órganos es imposible de rastrear. El PCCh utiliza un lenguaje evasivo y engañoso para ocultar sus crímenes. Recientemente, han revisado sus criterios de trasplante e incluido a los condenados a muerte en su sistema de asignación de órganos (9). El PCCh incluso planeó transportar órganos al extranjero en un intento de obtener apoyo de los países asiáticos (10). Si el PCCh realmente tiene la intención de reformarse, el Gobierno debe detener la sustracción de órganos de Falun Dafa y permitir investigaciones independientes sobre la fuente de cada uno de los órganos trasplantados en los últimos 15 años. Todos los perpetradores involucrados en la sustracción de órganos de personas vivas deben ser llevados ante la justicia.

Conclusión

El programa del régimen chino de extraer órganos sin el consentimiento libre y voluntario es una maldad sin precedentes en este planeta. Es lamentable que esto suceda en una época en la que tantas naciones de todo el mundo están dando prioridad a los derechos humanos. Hemos sido testigos de períodos de terrible persecución a lo largo de la historia, y aunque estos desafortunados acontecimientos continúan en todo el mundo, nunca hemos visto a los médicos participar sistemáticamente en el asesinato de miles de vidas inocentes.

La primera vez que los médicos fueron utilizados a gran escala para participar en una masacre fue durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el régimen nazi reclutó a miles de médicos para participar en la persecución de judíos y otras personas vulnerables. Realizaron experimentos despreciables, que resultaron en la desfiguración, la discapacidad permanente o incluso la muerte (11). Tales crímenes avergonzaron a toda la profesión médica y erosionaron la confianza pública en los médicos. Durante los juicios de Nuremberg, el juicio de los médicos nazis fue el primero de los 12 juicios de criminales de guerra de clase B, lo que indica el enorme impacto que la participación de los médicos había tenido en estos crímenes atroces y el efecto que sus acciones tuvieron en la conciencia mundial.

Hoy en día, la sustracción de órganos de personas vivas en China es una gran desgracia para la profesión médica y para toda la raza humana. El trasplante de órganos es un gran avance médico que ha salvado innumerables vidas en el último siglo. Sin embargo, el PCCh, al cometer un asesinato con fines de lucro en nombre de la medicina, ha deshonrado los logros de este tratamiento médico tan vital.

La sustracción de órganos de personas vivas es una maldad inimaginable en la historia de la humanidad. Muchos simplemente esperan que no sea verdad o que sean solo las acciones de un puñado de médicos. Al enfrentarse a hechos tan brutales, muchos eligen permanecer en silencio, ya sea porque les resulta difícil de creer o porque están influenciados por el interés financiero o la reputación. Cuando la evidencia esté completamente expuesta, ¿cómo reescribiremos la historia de la medicina? ¿Cómo justificaremos nuestro silencio y daremos una explicación a la próxima generación? El pueblo chino está sufriendo la mayor persecución. Si la comunidad internacional decide guardar silencio, es lo mismo que ponerse del lado de la maldad.

Tabla de Contenidos

1] ¿Por qué se eliminó la página web china del Centro de Trasplantes de Shenyang? http://www.epochtimes.com/gb/6/4/6/n1279107.htm

2] Fiscalía Suprema del Pueblo, Ministerio Supremo de Seguridad Pública del Pueblo del Ministerio de Asuntos Civiles, Ministerio de Justicia, Ministerio de Salud, sobre las disposiciones temporales de uso de cuerpos de presos condenados a muerte u órganos de cadáveres, 9 de octubre de 1984 (84) División IDRC palabra No 447

3] Informe de investigación de David Matas & David Kilgour sobre las alegaciones de la sustracción de órganos de los practicantes de Falun Dafa en 2007, edición revisada (en inglés) pp. 40-41 notas 41-45). 31 de enero de 2007

4] Audiencia del Parlamento Europeo centrada en la recolección de órganos de PCC; http://www.xinsheng.net/xs/articles/big5/2013/2/5/49177p.htm

l5] Shen Zhengyan. Un alto funcionario confesó la venta privada de órganos de presos condenados a muerte (citado por el periódico británico “Times”). Apple Daily (Taiwán). 4 de diciembre de 2005

6] Evolución histórica de los trasplantes de órganos de presos condenados a muerte en la China continental: Phoenix Weekly | Portada | Zhong Jian | 9-24-2013; http://www.51fenghuang.com/fengmiangushi/2411.html

7] Testigos de Sujiatun exponen el crimen del PCCh de extraer órganos de practicantes vivos de Falun Dafa;

http://www.epochtimes.com/gb/14/4/20/n4135912.htm

8] Kilgour, David; David Matas. El Primer Reporte sobre los Alegatos de Sustracción de Órganos de los Practicantes de Falun Gong en China. 27 de abril de 2010].

http://organharvestinvestigation.net/report20060706.htm

9] China dejará de utilizar los órganos de los condenados a muerte el 1 de enero de 2015; http://news.xinhuanet.com/politics/2014-12/04/c_127278077.htm

10] Plataforma de órganos construida entre Taiwán y China continental. Huang Jiefu: La fecha más temprana para la llegada de los órganos chinos a Taiwán puede ser el año que viene;

http://www.appledaily.com.tw/realtimenews/article/new/20141219/527018/

11] Nuremberg “Juicio de Médicos”; http://www.epochweekly.com/b5/273/10687.htm

TE RECOMENDAMOS