Unas buenas razones para hacer meditación

Las prácticas de meditación como Falun Dafa ofrecen una poderosa opción para aquellos que buscan la paz, la curación.
Por Conan Milner
13 de Noviembre de 2020
Actualizado: 13 de Noviembre de 2020

La meditación es una práctica para calmar y enfocar la mente. Hay una variedad de métodos, y algunos se remontan a miles de años atrás. Ahora, el mundo moderno está siendo testigo de una oleada de interés en esta tranquila y antigua práctica.

Se podría decir que la meditación se ha puesto de moda. En todas partes hay clases de yoga, los símbolos del Om y del yin-yang aparecen frecuentemente en camisetas, tatuajes y joyas. Y durante varios años, ha existido un impulso para que todo el mundo se vuelva más “consciente” de cómo están llevando sus vidas.

Por supuesto, este tipo de aceptación generalizada de conceptos como este no ocurrió de la noche a la mañana. Mantras exóticos e ideas místicas sobre la fusión de la mente y el cuerpo lograron captar la atención de algunos buscadores curiosos a lo largo de los años, pero tuvieron poca influencia masiva hasta alrededor de los años 60.

Antes de esto, la mayoría de los occidentales no conocían el propósito de la meditación. Sentarse allí tratando de no pensar en nada parecía una forma extraña e incómoda de pasar el tiempo. Sin embargo, a medida que los investigadores comenzaron a examinar los aspectos prácticos de la meditación, y más profesionales de la salud comenzaron a recomendarla a sus pacientes, la gente comenzó a prestar más atención.

Según la Dra. Margaret Trey, investigadora de la meditación y consejera de integración que usa la meditación en la terapia, ha habido una gran cantidad de estudios en los últimos 50 años que validan los beneficios de salud y bienestar de esta práctica. Ella señala que los estudios muestran un aumento de la felicidad y de los pensamientos positivos, al igual que una mejora en la capacidad de resolución de conflictos, un aumento de la confianza en sí mismo y una mejor memoria como resultado de la meditación. También se ha comprobado que disminuye la ansiedad y el consumo de sustancias, a la vez que mejora la resistencia y el bienestar psicológico general.

Dra. Margaret Trey, escritora e investigadora de meditación. (James H. Smith)

“La montaña de investigación sobre los beneficios de la meditación en general es abrumadora. Y la mayor parte de la investigación es muy positiva”. Trey dijo. A través de los estudios y la experiencia clínica, la meditación experimentó un cambio de imagen. La percepción pública ha cambiado su visión de la meditación, de una actividad misteriosa reservada solo para monjes y gente rara, a un tipo de medicina para la mente y el cuerpo que puede beneficiar a cualquiera que lo intente.

“La mayoría de la gente sabe que la meditación es algo bueno”, dijo Trey. “Mucha gente se siente atraída por la meditación en general porque la perciben como una forma de relajación. Otros ven la meditación como una forma de reducir el estrés y la ansiedad”.

La meditación bajo el microscopio

El encanto de la meditación siempre ha sido los beneficios que vienen con la práctica. La iluminación es tradicionalmente el objetivo final, pero algunos se contentan con captar algunos momentos de paz interior en un mundo por lo demás caótico. Los cuentos antiguos también hablan de habilidades extraordinarias otorgadas a aquellos que meditaron diligentemente, a menudo en el transcurso de muchos años.

Incluso hoy en día, la gente reporta curaciones milagrosas que se remontan a su práctica.

Pero, ¿qué puede hacer en realidad la meditación? La verdad es que la ciencia solo ha echado un arañazo a la superficie de esta pregunta. Un obstáculo para desarrollar una comprensión más profunda en términos científicos es la complejidad del tema. Por ejemplo, no se puede probar la meditación como si fuera una medicina, porque hay varias variables inherentes a cada individuo, como la habilidad natural, la paciencia y la persistencia. Estas son difíciles, si no imposibles, de controlar en un ensayo aleatorio.

Pero hay que empezar en alguna parte. Y la forma más directa de recopilar datos es simplemente preguntarle a la gente lo que experimenta. Así que cuando Trey quiso examinar una práctica de meditación conocida como Falun Dafa, recurrió a un método de investigación sinónimo de ciencia social: una encuesta.

En 2007, como parte de su tesis doctoral en la Universidad de Australia del Sur, Trey realizó una encuesta en Internet en la que comparó los efectos en la salud y el bienestar de los practicantes de Falun Dafa medidos con un grupo de control de participantes no practicantes.

Los resultados —que se detallan en el último libro de Trey, “The Effect of Falun Dafa on Health and Wellness” (El efecto de Falun Dafa en la salud y el bienestar)— sugieren firmemente que practicar Falun Dafa tiene un efecto positivo tanto en la salud física como en la emocional.

“No estoy viendo las moléculas o los genes. Solo estoy observando las percepciones de la gente sobre cómo mejoraron al hacer esta práctica de meditación”, dijo Trey. “Resulta que ya no tienen que tomar ningún medicamento para el trastorno de ansiedad o la depresión. Hay personas que se han recuperado de varios trastornos psico-emocionales”.

La cultura china del Qigong

Una de las razones por las que Trey quería investigar a Falun Dafa es porque había visto muy poca investigación científica. Comparado con otras formas de meditación que se practican en la sociedad, como el yoga, la Meditación Trascendental o el Budismo Zen, Falun Dafa parece un relativo recién llegado a la escena de la meditación, pero es mucho más antiguo de lo que podrían imaginar. Según el fundador de Falun Dafa, Li Hongzhi, la práctica ha pasado de maestro a estudiante desde la antigüedad.

Falun Dafa solo se hizo público en China a partir de 1992. Pero para 1998, la práctica era tan popular que una encuesta del gobierno chino encontró que había alrededor de 70 millones de chinos practicando en todo el país, convirtiéndola en la práctica de meditación más grande y de más rápido crecimiento en la historia de China.

La promesa de una mejor salud fue una gran razón para esto. Muchos chinos ya tenían una opinión favorable del tipo de los agradables ejercicios de meditación que presenta Falun Gong. Otros tipos de ejercicios de qigong, como el tai chi, se conocen desde hace mucho tiempo en la cultura china, que ayudan a los practicantes a mantener un cuerpo en forma y una mente aguda. Falun Dafa también fue muy accesible al público. A lo largo de los años 90, surgieron clases gratuitas y sitios de ejercicios por todo el país, y le dieron la oportunidad de practicar a cualquiera que estuviera interesado.

Hasta que el gobierno chino prohibió la práctica en 1999; los funcionarios chinos estaban recibiendo lo beneficios, afirmando que podía ahorrarle al país un montón de gastos de salud. De acuerdo con una estimación, si 100 millones de personas practicaran Falun Dafa, China podría ahorrar “100 mil millones de yuanes al año en gastos médicos”.

Encuestas de salud independientes y a gran escala realizadas en cinco provincias chinas ayudaron a respaldar esta afirmación. Los investigadores encontraron que más del 90 por ciento de los encuestados, o 31,000 personas, informaron tener una variedad de enfermedades antes de comenzar con Falun Dafa. Y el 98 por ciento de ellos reportó haber recibido importantes beneficios en la salud como resultado de la práctica.

Los investigadores continúan validando esta tendencia. Un estudio realizado en 2013 en Estados Unidos, que examinó los efectos cognitivos y fisiológicos de Falun Dafa, demostró que la práctica aumentaba los niveles de energía y el estado de ánimo, y generaba beneficios psicológicos duraderos. Y un estudio de seguimiento de 2016 publicado en el Journal of Clinical Oncology concluyó que “la práctica de Falun Dafa puede ayudar a los pacientes con cáncer terminal a sobrevivir significativamente más tiempo, además de una notable mejora en los síntomas”.

Encontrar la motivación a largo plazo

Aún no está claro cómo es exactamente que Falun Dafa puede producir tales resultados. Hay varios aspectos de la práctica, y se cree que todos ellos aportan una parte. Además de una meditación sentada y cuatro ejercicios de pie, los practicantes de Falun Dafa también se esfuerzan por alcanzar un alto nivel moral en la vida diaria. En el corazón de la práctica está el libro Zhuan Falun (Girando la Rueda de la Ley), que trata de cómo vivir según los principios de zhen, Shan, y Ren, Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Entonces, ¿cuál de estos factores es el que más contribuye a las mejoras de salud descritas anteriormente? Los ejercicios son ciertamente el aspecto más llamativo, pero según la encuesta de Trey, la mayoría de los practicantes veteranos creen que el simple hecho de tratar de ser una mejor persona es la parte que más contribuye a mejorar su bienestar mental y físico.

“Su enfoque es la elevación de su carácter moral. El impacto que podemos ver es que su salud y bienestar mejoraron”, dijo Trey. “Todos sabemos que la mente es muy poderosa. Se es lo que se piensa. Incluso Sócrates dijo: “No hay ninguna enfermedad del cuerpo aparte de la mente”.

Hoy en día, Falun Dafa se practica en más de 90 países. El interés por una mejor salud y una mente más tranquila siguen siendo grandes razones por las que la gente se interesa en la práctica. Pero según Trey, estas razones no son suficientes para que la gente continúe. Dice que superar una catástrofe personal o un profundo anhelo de algo más trascendente son a menudo lo que da a la gente el empujón que necesita para seguir con la práctica a largo plazo.

“Incluso si quieren meditar, les lleva meses o años hacerlo”, dijo Trey. “Dirán algo como, ‘Me encontré con Falun Dafa hace dos años pero no tuve tiempo de hacerlo, hasta que pasó algo serio'”.

Sin duda, la ciencia puede proporcionar razones prácticas de cómo podríamos beneficiarnos de la meditación, pero puede que no sea suficiente para hacer que lo hagamos. Trey dice que parte del problema con nuestra percepción de la práctica de la meditación como nada más que una forma de terapia es que podemos imaginar que es tan fácil como tomar una píldora.

“Para muchas personas, lo tratan como una visita al médico. Tomar un poco de medicina, recuperarse, y eso es todo”, dijo Trey. “Otro grupo pertenece a las personas que buscan un camino espiritual para la iluminación y el desarrollo espiritual, porque llegan a una etapa de la vida en la que sienten que no tiene sentido, así que buscan algo que lo cambie”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabía?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

TE RECOMENDAMOS