Universidad de EE.UU. admite que pudo infringir la ley en un contrato con el laboratorio de Wuhan

Por Eva Fu
05 de Agosto de 2022 3:35 PM Actualizado: 05 de Agosto de 2022 3:35 PM

Un importante laboratorio de bioseguridad de EE.UU. asume la responsabilidad de firmar acuerdos “mal redactados” con tres laboratorios de bioseguridad de alto nivel en China que, según reconocen, pueden haber infringido la ley.

Los tres contratos, incluido uno con el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), otorgaron a los laboratorios chinos poderes para destruir “archivos secretos” en cualquier etapa de su colaboración.

“La parte tiene derecho a pedirle a la otra que destruya y/o devuelva los archivos, materiales y equipos secretos sin ninguna copia de seguridad”, establece el memorando de entendimiento (MOU) de 2017 que la Rama Médica de la Universidad de Texas (UTMB) firmó con el Laboratorio de Wuhan, el cual salió a la luz por primera vez en abril.

La amplia obligación de confidencialidad, renovable cada cinco años, se aplicaba a “toda la cooperación e intercambio de documentos, datos, detalles y materiales”, decía el documento.

Ubicado en la primera ciudad donde comenzó a propagarse el COVID-19, el WIV, que durante años realizó investigaciones sobre el coronavirus con fondos estadounidenses, ha atraído la atención mundial como una posible fuente del virus. Los acuerdos de confidencialidad, junto con el patrón de Beijing de supresión de la discusión sobre el origen de la pandemia, plantearon dudas sobre si se pudo haber ocultado algún dato crucial de la vista del público.

La universidad médica de Texas admitió recientemente que estos términos de confidencialidad pueden haber violado las leyes estatales.

“Supervisión”

La universidad reveló recientemente que había firmado contratos con disposiciones de confidencialidad idénticas con otros dos laboratorios de bioseguridad de alto nivel en China: El Instituto de Investigación Veterinaria de Harbin (pdf) en la provincia más septentrional de China, Heilongjiang, y el Instituto de Biología Médica en Kunming (pdf), capital de la provincia sureña china de Yunnan, muestran documentos obtenidos por primera vez por el grupo de investigación U.S. Right to Know. Las dos instalaciones, junto con el WIV, albergan los únicos tres laboratorios de China certificados con los más altos niveles de bioseguridad.

Contactada por The Epoch Times, la universidad atribuyó la inclusión de la disposición “mal redactada” a un “descuido” de su parte.

“La rama médica de la Universidad de Texas (UTMB) asume la responsabilidad por el descuido de permitir que los memorandos de entendimiento incluyan una disposición de confidencialidad mal redactada que podría entrar en conflicto con las leyes estatales aplicables”, le dijo un portavoz de la universidad a The Epoch Times.

La universidad dijo que “inmediatamente puso fin a cualquier MOU que contuviera un lenguaje que entrara en conflicto con la ley y la política” al enterarse del error. “Se está llevando a cabo una revisión de los procesos y prácticas en la UTMB y se están implementando nuevos niveles de supervisión a los procedimientos”.

Viales de muestra de COVID-19 en un laboratorio de pruebas en Houston, Texas, el 13 de agosto de 2021. (Brandon Bell/Getty Images)

La UTMB no especificó cuándo descubrió el “error” ni cuándo puso fin a los MOU. Sin embargo, los documentos decían que los términos de confidencialidad permanecerían en vigor incluso “después de que se haya terminado”.

El Laboratorio Nacional de Galveston de la UTMB, uno de los dos laboratorios nacionales de biocontención construidos con subvenciones federales de EE.UU., tuvo años de asociación con las tres instalaciones chinas, brindando a los científicos chinos capacitación en bioseguridad y realizando proyectos de investigación conjuntos. Comenzó a colaborar con WIV en 2013.

La universidad sostuvo que los acuerdos han resultado en mínimas consecuencias materiales.

“UTMB confirma que no se ha destruido ningún documento o información confidencial, ni hubo ninguna solicitud de que se destruya ningún documento”, dijo el portavoz. “No hubo compromiso financiero con ninguna de las instituciones chinas en cuestión, ni colaboración con científicos chinos en relación con la investigación del coronavirus”.

Edward Hammond, un activista de bioseguridad que ha pedido una mayor transparencia en el laboratorio de Galveston, no estaba convencido de la postura de la universidad.

“Me resulta desconcertante que esto haya podido ocurrir”, le dijo a The Epoch Times. “¿Se trata de un descuido, como sugiere la UTMB, o está ocurriendo algo más?”.

El laboratorio P4, en el campus del Instituto de Virología de Wuhan, en Wuhan, provincia de Hubei, China, el 13 de mayo de 2020. (Hector Retamal/AFP a través de Getty Images)

LeDuc

James LeDuc, director en ese momento del laboratorio de Galveston, firmó con su nombre en los tres contratos.

En los meses posteriores al estallido del COVID-19, LeDuc se acercó a destacados científicos del WIV que supervisan proyectos de coronavirus de murciélagos, buscando ayudarlos a reducir el escrutinio sobre el papel de la instalación en la pandemia, según correos electrónicos recientemente publicados y analizados por The Epoch Times.

En abril de 2020, le escribió un correo electrónico a la viróloga Shi Zhengli, subdirectora del laboratorio P4 del WIV, compartiendo un documento que preparó para el Subcomité de Supervisión e Investigaciones de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes para discutir la hipótesis de la fuga del laboratorio.

“Por favor, revisen cuidadosamente y hagan los cambios que quieran. Quiero que sea lo más exacto posible y, desde luego, no quiero tergiversar ninguna de sus valiosas contribuciones”, le dijo a Shi, que posteriormente le devolvió por correo electrónico un documento con sus modificaciones.

LeDuc parece haber cambiado de postura sobre el tema. En junio, fue uno de aproximadamente tres docenas de científicos y expertos en salud pública que pidieron una supervisión más rigurosa para financiar experimentos patógenos que podrían iniciar una pandemia (pdf).

“Un agujero de la memoria”

La colaboración de la UTMB con el laboratorio chino ha llamado la atención en el Congreso.

En julio, el representante Chip Roy (R-Texas) le escribió a LeDuc alertando sobre el contrato de la UTMB.

“Aunque la UTMB no sea la única, suscita serias preocupaciones que un destacado receptor de dólares de los contribuyentes federales celebre un acuerdo con cualquier entidad extranjera -pero especialmente con un adversario- con una disposición de “agujero de memoria” tan evidente que autoriza la destrucción de materiales y archivos de investigación si se solicita”, decía en la carta.

El representante Chip Roy (R-Texas) testifica en una audiencia en la Cámara, frente al Comité de Supervisión y Reforma, en Washington el 12 de julio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“A primera vista, esto parece violar las leyes de retención de registros y los requisitos de los beneficiarios de subvenciones en los NIH [Institutos Nacionales de Salud]”.

El legislador dijo que quiere “llegar al fondo de los orígenes de COVID-19 y de la participación estadounidense en la investigación extremadamente peligrosa de la China comunista”.

“Los acuerdos de intercambio de datos entre el PCCh y las entidades estadounidenses, incluida la Rama Médica de la Universidad de Texas, son profundamente preocupantes”, le dijo a The Epoch Times. “Tales acuerdos son especialmente alarmantes dada la voluntad demostrada del PCCh de torcer y subvertir la investigación científica para que se ajuste a su agenda política hostil”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.