Uno de cada cuatro inmigrantes regresan a México para esperar sus audiencias de deportación

Por Mark Tapscott
27 de Agosto de 2019 Actualizado: 27 de Agosto de 2019

Un cuarto de todos los nuevos inmigrantes que ingresan ilegalmente a los Estados Unidos a través de México están siendo devueltos a ese país para esperar sus audiencias de deportación mientras los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aceleran el nuevo proceso iniciado a principios de este año.

Los datos obtenidos en virtud de la Ley Federal de Libertad de Información por el Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) en la Universidad de Syracuse y publicados el 26 de agosto, mostraron que en julio, el último mes para el que había información disponible, las personas involucradas en 11.804 casos nuevos fueron devueltas a México para esperar sus fechas de audiencia en la corte de deportación.

En general, hubo un total de 53.007 casos nuevos en julio, lo que significa que el 22 por ciento de ellos, o aproximadamente un cuarto, se procesaron a través del programa de Protocolos de Protección de Migrantes (MPP).

El total de julio se comparó con 5883 casos de este tipo en junio y 5161 en mayo, para un aumento del 101 por ciento, mes a mes. El MPP fue anunciado el 24 de enero por el DHS.

Solo se procesaron 15 casos de MPP en enero, seguidos por 164 en febrero, 339 en marzo y 2629 en abril. El programa MPP marcó un cambio radical en el procedimiento del DHS, ya que anteriormente las personas involucradas en tales casos no podían ser detenidas más de 20 días en las instalaciones de los EE.UU.

Luego eran liberadas y se les permitía permanecer donde quisieran en Estados Unidos, basándose únicamente en su promesa de regresar para sus citas en la corte. La mayoría no regresaba, según los funcionarios del DHS.

Como ha sido el patrón constante en los últimos años, la mayoría (32.204, o el 61 por ciento) de los casos de inmigrantes ilegales en julio se originaron en Honduras, Guatemala y El Salvador, según los datos del TRAC.

México fue el punto de origen de 6029 de los nuevos casos que ingresaron a los Estados Unidos a través de la frontera sur, seguido de Cuba con 4089 casos.

Otros países en la lista de países de origen de julio incluyen a Venezuela (1918), Ecuador (1361), Nicaragua (1040), India (815) y China (645), según TRAC.

El total de los casos del MPP representa solo el 2,7 por ciento del total hasta la fecha de más de 925.278 de casos de inmigrantes ilegales ahora en el sistema federal.

Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración (CIS), dijo a La Gran Época el 27 de agosto que “el programa [MPP] se está expandiendo a medida que México permite que más ciudadanos de terceros países sean enviados allí para esperar sus audiencias”.

Krikorian calificó el programa MPP como “una victoria para nosotros” y dijo que “el hecho de que se envíen a más personas a través de la frontera para que esperen sus audiencias reducirá el atractivo [para los inmigrantes potenciales] de estas falsas solicitudes de asilo”.

El ejecutivo de la CEI se refería al hecho de que las solicitudes de asilo de personas que ingresan ilegalmente a los Estados Unidos se han disparado en los últimos años debido a la incapacidad del sistema federal de inmigración para procesar estos casos rápidamente y luego deportar a los rechazados.

Millones de esas personas ingresaron a Estados Unidos, presentaron solicitudes de asilo y luego desaparecieron dentro del país. Comparativamente, pocas de esas personas son identificadas, ubicadas, detenidas y luego deportadas.

Krikorian dijo que México se ha negado a firmar un acuerdo de “Tercer país seguro” (STC, por sus siglas en inglés) que permitiría a los inmigrantes solicitar asilo allí si fuera el primer país al que llegan luego de salir de su país de origen.

Pero el programa MPP es un desarrollo positivo para Estados Unidos al hacer frente a la crisis de inmigración en la frontera sur porque “es una especie de media hogaza (…) esta es una versión descafeinada” de un acuerdo del STC, dijo Krikorian.

“Si le rechazan a alguien la solicitud de asilo [en los EE.UU.], como será en la mayoría de casos”, dijo Krikorian, “se irán de regreso a México y no tendremos que encontrarlos y deportarlos, así que es un compromiso razonable, dada la política interna de México”.

Cuando se le preguntó si plantea una preocupación de seguridad nacional de que 645 personas de China se encontraban entre los casos de inmigración de julio, Krikorian dijo: “Oh, absolutamente (…) [bajo] el problema de los ‘extranjeros de interés especial’ provenientes del Medio Oriente, pero obviamente también los provenientes de China potencialmente”.

La mayoría de esas personas son trabajadores ordinarios, dijo, pero “no hay duda de que gobiernos hostiles como China u organizaciones hostiles como Al Qaeda” podrían aprovechar el sistema de asilo para propósitos nefastos.

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS