Uno de los chilenos condenados en Malasia se fuga a su país a riesgo de captura internacional

Por Bio Bio
23 de Abril de 2019 Actualizado: 23 de Abril de 2019

El viernes, Felipe Osiadacz, uno de los chilenos condenados en Malasia por la muerte de un trabajador sexual, regresó a Chile tras casi dos años en el sudeste asiático.

No obstante, el ingeniero de 28 años se mantenía con arraigoen ese país y debe presentarse a una audiencia por el mismo caso este jueves 25.

Al haber dejado Malasia y no presentarse a la instancia judicial, gatillada por una apelación de la fiscalía malaya, Osiadacz arriesgaría que una orden de captura internacionalse emita en su contra, de acuerdo a Ahora Noticias y El Mercurio.

El actual contexto también podría afectar a Fernando Candia, el otro chileno que enfrentó el proceso junto a él.

Candia sigue en Malasia a la espera de la audiencia y su escenario podría complejizarse puesto que no tendría a su testigo para poder hacer válido su testimonio.

Osiadacz salió de Malasia con su pasaporte chileno, pese a que ingresó a ese país con un documento español.

Debido a que durante la prisión preventiva, periodo en el cual arriesgaron ir a la horca, sus pasaportes vencieron, ambos los renovaron en enero tras haber sido puestos en libertad, documentos que recibieron en el mismo consulado chileno en Kuala Lumpur.

Osiadacz, en concreto, habría retornado a suelo nacional a bordo de un vuelo de la aerolínea Iberia con escala en Bélgica.

Sin embargo, su periplo de regreso es un misterio para la Cancillería, incluso para el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero.

“El chileno que llegó tenía arraigo en Malasia. De qué forma llegó al país no lo sabemos”, declaró el jefe de la diplomacia nacional en Estado Nacional de TVN.

“Él (Osiadacz) como ciudadano chileno sin orden de detención internacional tiene pleno derecho a entrar a su país (…) desde el momento que entra a Chile la situación cambia. Ahora nuestra preocupación está con el chileno que está allá”, añadió el secretario de Estado.

Osiadacz y el también chileno Fernando Candia fueron detenidos el 4 de agosto del 2017 tras matar a un malasio en una trifulca en un hostal de Kuala Lumpur en la que ellos alegan que actuaron en defensa propia y solo intentaron inmovilizar a su atacante en el suelo.

La víctima, descrita durante el juicio como un hombre travestido identificado como Yusaini Bin Ishak, había consumido distintos tipos de drogas y murió asfixiado, algo de lo que los chilenos dicen que no se dieron cuenta hasta más tarde.

La Justicia de Malasia los condenó a dos años de cárcel y ellos estuvieron algo más de quince meses en prisión hasta que en diciembre pasado fueron puestos en libertad, aunque tenían prohibido abandonar Kuala Lumpur hasta que se resolviera un recurso de apelación de la Fiscalía.

(Con información de EFE)

 

***

Te puede interesar

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS