Usar todo como arma, incluidos abogados y globos: Manual de 1999 de China para derrotar a EE.UU.

Por Austin Bay
22 de Febrero de 2023 5:32 PM Actualizado: 22 de Febrero de 2023 5:32 PM

Comentario

Durante su odisea aérea por Norteamérica, el Gran Globo Chino pasó a poca distancia de campos de silos de misiles balísticos intercontinentales, bases de bombarderos estratégicos, centros logísticos mundiales clave (Charleston, por ejemplo) y los principales cuarteles generales del Ejército y la USAF.

El globo no solo soplaba al viento. Su calculado itinerario militar indica a los estadounidenses y canadienses razonables —razonable es un calificativo que excluye a los influencers de los medios de comunicación y a los políticos sobornados o chantajeados por la China comunista— que el globo estaba espiando instalaciones de defensa norteamericanas críticas.

Lo que significa que tenía una misión de guerra. Nótese que no escribí “preguerra”; escribí “guerra”.

Explicaré por qué en un momento, pero primero hay que elogiar el artículo de The Wall Street Journal del 20 de febrero titulado: “La nueva arma de China para atrapar la tecnología occidental: sus tribunales”.

Según el artículo, funcionarios estadounidenses y de la UE “acusan a China de utilizar sus tribunales y paneles de patentes para socavar los derechos de propiedad intelectual extranjeros y ayudar a las empresas chinas. Afirman que China centra estos esfuerzos en industrias que considera importantes, como la tecnología, los productos farmacéuticos y los minerales de tierras raras”.

Beijing ha convertido su sistema jurídico en un arma para robar tecnología.

La guerra jurídica de Beijing está calculada y sincronizada. Según el Journal, la UE ha demandado a China por intentar impedir que las empresas europeas protejan sus patentes en tribunales fuera de China. Un funcionario de una empresa se lamentaba: “Es desconcertante que tantos casos hayan salido mal al mismo tiempo”.

En realidad, no es desconcertante en absoluto.

En el fondo, la China comunista está librando una guerra para dominar el mundo. En la búsqueda de ese objetivo, el Estado chino ha convertido en armas todas las tecnologías, medios de comunicación y medios de interacción personal y organizativa.

Las mentes informadas nos aseguran que el estudio titulado “Guerra sin restricciones” y publicado por el Ejército Popular de Liberación en febrero de 1999 no es un plan de guerra. Estaré de acuerdo en que no es un plan paso a paso, pero es una guía intelectual reflexiva y mortífera que los líderes comunistas chinos están utilizando para derrotar a Estados Unidos y establecer un orden internacional impuesto por China.

Los autores son Qiao Liang y Wang Xiangsui. Cuando escribieron “Guerra sin restricciones”, ambos eran coroneles de las Fuerzas Aéreas del Ejército Popular de Liberación. Qiao llegó más tarde a general de división.

El capítulo 2 trata de la guerra de espectro completo. Su título en español: “El rostro del Dios de la Guerra se ha vuelto indistinto”.

Traducción: En la larga guerra de China con Estados Unidos, los globos meteorológicos y la jerga de los abogados son armas que pueden degradar las capacidades estadounidenses.

El capítulo enumera varios tipos de guerra que China puede utilizar para atacar y dañar a Estados Unidos sin arriesgarse a un contraataque militar.

Empieza con la guerra contra las drogas. Los autores añaden este comentario sobre el tráfico de drogas: “obtener repentinos y enormes beneficios ilícitos sembrando el desastre en otros países”. En 1999 era una de las opciones especulativas de Qiao y Wang. En 2023, el fentanilo está asolando la sociedad estadounidense. ¿El sistema de entrega de Beijing para esta arma de la guerra contra las drogas? Los cárteles mexicanos.

He aquí otras opciones de Qiao y Wang con sus comentarios entre paréntesis.

– Guerra psicológica (“difundir rumores para intimidar al enemigo y doblegar su voluntad”).

– Guerra de contrabando (“sumir a los mercados en la confusión y atacar el orden económico”).

– Guerra mediática (“manipular lo que la gente ve y oye para influir en la opinión pública”).

– La guerra del derecho internacional (“aprovechar la primera oportunidad para establecer normativas”). El uso de los tribunales para robar tecnología es otra arista.

– Guerra de recursos (“saqueo de reservas de recursos”). El intento de China de hacerse con el control de las reservas de cobalto del Congo implicó contratos fraudulentos y sobornos. Eso es saqueo de guante blanco.

– Guerra de ayuda económica (“conceder favores abiertamente y tratar de controlar los asuntos en secreto”). El control de los asuntos en secreto alude al soborno, el chantaje y la intimidación. Este concepto va de la mano de la guerra de recursos.

– Guerra cultural (“dirigir las tendencias culturales para asimilar a quienes tienen puntos de vista diferentes”). Beijing ha gastado miles de millones en influir en Hollywood y las redes sociales. A los adolescentes estadounidenses les encanta la aplicación de origen chino TikTok. Pero TikTok y otras aplicaciones similares son rutas potenciales para el espionaje y la difusión de propaganda psicológica y socialmente destructiva.

Algunos estados están prohibiendo TikTok. Podemos contraatacar.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.