Vacuna contra COVID podrían tener efectos “preocupantes” en salud de mujeres, dice director de Pfizer

Por Katabella Roberts
03 de Febrero de 2023 3:36 PM Actualizado: 03 de Febrero de 2023 3:36 PM

Un empleado de alto rango del fabricante de fármacos Pfizer se mostró supuestamente preocupado por los posibles efectos secundarios de la vacuna contra COVID-19 en lo que se refiere a los ciclos menstruales de las mujeres, según una conversación que fue filmada por el grupo periodístico sin ánimo de lucro, Project Veritas.

El vídeo de la conversación del Dr. Jordon Walker, un alto empleado de Pfizer, con el reportero encubierto de Project Veritas se publicó en Twitter el 2 de febrero.

Walker es el director de investigación y desarrollo del gigante farmacéutico, según una recepcionista de Pfizer. La empresa no ha negado que emplee a Walker.

En la grabación, se puede ver y oír al alto empleado de Pfizer expresando su preocupación por los posibles efectos secundarios negativos de la vacuna de la empresa, en la salud reproductiva de las mujeres, señalando los ciclos menstruales irregulares en las mujeres.

“Hay algo irregular en los ciclos menstruales. Así que habrá que investigarlo más adelante porque es un poco preocupante”, dijo Walker en el vídeo.

“La vacuna [contra COVID-19] no debería interferir con eso [los ciclos menstruales]. Por lo tanto, no lo sabemos realmente”, dijo Walker, antes de señalar a “la ciencia” que, según él, sugiere que la vacuna no debería estar interactuando con algo conocido como el eje hipotalámico-hipofisario-gonadal (eje HPG), que son “las hormonas que regulan su ciclo menstrual y cosas por el estilo”, según Walker.

En esta imagen de vídeo, un director de Pfizer, Jordon Walker, habla sobre la mutación de COVID-19. (Cortesía de Project Veritas)

“Espero que no descubramos algo realmente malo más adelante”

El eje HPG es un mecanismo de regulación hormonal que ayuda a regular la reproducción mediante el control de los ciclos uterinos y ováricos.

Cuando el reportero encubierto le preguntó si la vacuna debería interferir en los ciclos menstruales de las mujeres, Walker respondió que “no debería”, pero señaló que “algo ocurre, pero nosotros no siempre lo detectamos”.

“Yo espero que no descubramos algo realmente malo más adelante. Espero que no descubramos que de algún modo este ARNm persiste en el organismo y (…) porque tiene que estar afectando a algo hormonal para repercutir en los ciclos menstruales”, afirmó Walker.

La vacuna contra COVID-19 de Pfizer se basa en la tecnología del ARN mensajero (ARNm).

“Así que de alguna manera la vacuna debe estar interactuando con ese eje, el eje HPG, para estar causando problemas con los ciclos menstruales”, señaló Walker.

Cuando el periodista le preguntó si el eje HPG era el causante de los problemas de fertilidad, Walker respondió: “Sí, porque controlan el ciclo. Así que si está afectando a eso, debe estar afectando a estas hormonas de alguna manera. Pero entonces tenemos que averiguar cómo está impactando en estas hormonas porque la señalización empieza en el cerebro”.

“La vacuna no atraviesa la barrera hematoencefálica”, añadió el directivo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan la vacuna contra COVID-19 para todas las personas a partir de los 6 meses de edad, incluidas las mujeres embarazadas o las que intentan quedarse embarazadas, siempre que cumplan los requisitos.

Una niña de 2 años recibe su primera dosis de la vacuna anti-COVID de Pfizer de una enfermera mientras su madre la sostiene en brazos, en el UW Medical Center–Roosevelt, en Seattle, Washington, el 21 de junio de 2022. (David Ryder/Getty Imágenes)

“No hay pruebas de que las vacunas causen problemas de fertilidad”

“Actualmente, no hay pruebas de que ninguna vacuna, incluidas las vacunas contra COVID-19, causen problemas de fertilidad (problemas para intentar quedarse embarazada) en mujeres u hombres”, afirman los CDC.

Durante la conversación, Walker, que parecía estar hablando en un restaurante y parecía no ser consciente de que estaba siendo grabado, también señaló que hay mucha presión para vacunarse, añadiendo que él mismo “tuvo que vacunarse porque si no me habrían despedido”.

“Espero que no descubramos algo realmente malo, más adelante (…) ¿Si ocurriera algo más adelante y fuera, como, realmente malo? Quiero decir, la escala de ese escándalo sería enorme”, añadió en la conversación.

Aunque los perfiles profesionales de Walker han sido retirados de la página web, Pfizer no ha negado que fuera o sea empleado de la empresa.

En agosto de 2021, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) anunciaron que habían concedido subvenciones suplementarias de un año, por valor de USD 1.67 millones, a múltiples instituciones para investigar los posibles vínculos entre la vacunación contra COVID-19 y los cambios menstruales.

Las subvenciones apoyaban la investigación que podría ayudar a determinar si los cambios en los ciclos menstruales estaban o no relacionados con las propias vacunas y cuánto tiempo duraban dichos cambios.

Sin embargo, en el momento del anuncio, los NIH también subrayaron que una serie de factores podrían afectar a los ciclos menstruales, entre ellos el estrés relacionado con la pandemia, los cambios en el estilo de vida relacionados con la pandemia y la infección por el SARS-CoV-2.

Estudios demuestran que las vacunas retrasan los ciclos menstruales

Entre los estudios financiados por las subvenciones figura uno publicado en septiembre de 2022 dirigido por la Dra. Alison Edelman, médico-científica de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón. La investigación descubrió que la vacuna contra COVID-19 puede afectar al ciclo menstrual, aumentando su duración en menos un día.

Casi 20,000 personas participaron en el estudio en Canadá, Reino Unido, Estados Unidos, Europa y otras partes del mundo, de las cuales 14,936 estaban vacunadas y 4,686 no.

Los investigadores analizaron los datos de al menos tres ciclos consecutivos antes de la vacunación y al menos un ciclo después, así como los datos de al menos cuatro ciclos consecutivos durante un intervalo de tiempo similar para los participantes no vacunados.

En su estudio descubrieron que, de promedio, los participantes vacunados experimentaron un aumento de menos un día en cada ciclo en el que se vacunaron: Un aumento de 0.71 días (o menos de 24 horas) tras la primera dosis y un aumento de 0.56 días tras la segunda dosis.

Además, las mujeres que recibieron las dos dosis de la vacuna en un solo ciclo menstrual vieron aumentar su ciclo en 3.91 días.

Sin embargo, 1342 mujeres vieron aumentar su ciclo menstrual en ocho días o más, lo que representa el 6.2 por ciento de las personas vacunadas y el 5 por ciento de las no vacunadas en el estudio.

Las mujeres más jóvenes y las que tenían ciclos más largos antes de la vacunación eran más propensas a experimentar este aumento, según el estudio.

En febrero de 2022, el comité de seguridad de la Agencia Europea de Medicamentos dijo que estaba revisando los informes de hemorragias menstruales abundantes y ausencia de menstruación de mujeres que habían sido vacunadas con inyecciones de Pfizer o Moderna.

Sin embargo, aún no se han encontrado vínculos definitivos entre las vacunas contra COVID-19 y los efectos a largo plazo sobre los ciclos menstruales.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con Pfizer para recibir sus comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.