Vacunas de ARNm contra COVID reducen respuesta inmunitaria a otras infecciones

Esto podría causar inmunodeficiencia

Por Marina Zhang
06 de Septiembre de 2023 12:37 PM Actualizado: 06 de Septiembre de 2023 12:37 PM

Un estudio reciente sobre los efectos inmunitarios de la vacuna contra COVID-19 de ARNm de Pfizer ha suscitado la preocupación de los científicos por las inmunodeficiencias adquiridas debido a la vacuna.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida por la vacuna (VAIDS, por sus siglas en inglés) es un nuevo término coloquial acuñado por investigadores y profesionales de la salud desde el lanzamiento de la vacuna contra el COVID-19. Aunque no se reconoce como afección médica, algunos expertos creen que las vacunas contra el COVID-19 pueden alterar o suprimir las respuestas inmunitarias.

Aunque el nuevo estudio no utiliza el término VAIDS, los investigadores reconocieron “una disminución general de las respuestas de citoquinas y quimioquinas” a bacterias, hongos y virus no COVID en niños tras la vacunación contra el COVID-19.

“Nuestros hallazgos sugieren que la vacunación de ARNm contra SARS-CoV-2 podría alterar la respuesta inmunitaria a otros patógenos, causantes tanto de enfermedades prevenibles por vacunación como de enfermedades no prevenibles por vacunación”, escribieron los autores del artículo publicado en Frontiers in Immunology.

“Esto es especialmente relevante en los niños, ya que: tienen una amplia exposición a los microbios en la guardería, la escuela y las ocasiones sociales; a menudo se encuentran con estos microbios por primera vez; y reciben múltiples vacunas como parte de los calendarios rutinarios de vacunación infantil”.

Los investigadores del Instituto Murdoch de Investigación Infantil y del Hospital Infantil Real de Melbourne (Australia) tomaron muestras de sangre de 29 niños, tanto antes de la vacunación como después de dos dosis de ARNm de Pfizer.

Descubrieron que las muestras de sangre posvacunación tenían una respuesta de citocinas inferior a los patógenos que no son COVID en comparación a antes de la vacunación. Esta respuesta inmunitaria reducida era especialmente persistente para los virus que no son el COVID. Las muestras de sangre tomadas a los seis meses mostraron que algunos niños seguían teniendo respuestas bajas para las proteínas del virus de la hepatitis B y las proteínas que imitan una infección vírica; sin embargo, las respuestas de citoquinas habían aumentado para las exposiciones bacterianas.

Las respuestas inmunitarias a las proteínas del COVID-19 —incluidas las proteínas espiculares y sus subunidades S1 y S2— y a las proteínas de la nucleocápside siguieron siendo elevadas tras la vacunación.

El profesor Retsef Levi, especializado en gestión de riesgos y sistemas sanitarios del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), posteó en X (antes conocido como Twitter) que el estudio “se suma a las pruebas acumuladas que sugieren una alteración inmunitaria adversa” por la vacunación contra COVID-19. El médico familiar Dr. Syed Haider y la inmunóloga y bióloga computacional Jessica Rose relacionaron las conclusiones del estudio con el VAIDS.

Refutación

Marc Veldhoen, inmunólogo especializado en respuestas de células T y director de un laboratorio del Instituto de Medicina Molecular de Portugal, rebatió las conclusiones del estudio.

En un hilo X, el Sr. Veldhoen destacó los defectos del estudio, incluida la falta de controles, es decir, niños no vacunados, para comparar con el grupo sujeto sus respuestas inmunitarias innatas a otros patógenos.

“Sin un grupo de control no vacunado, al menos otro grupo de control vacunado (para afirmar su especificidad), un número mucho mayor de sujetos y datos sobre la composición celular, la conclusión [de los autores del estudio] es especulativa y es poco probable que se mantenga”, escribió el Sr. Veldhoen.

Acumulación de estudios que sugieren una disminución de la inmunidad tras la vacunación

El estudio es uno de los muchos que sugieren una disminución de la respuesta inmunitaria tras la vacunación contra COVID-19.

Un estudio preliminar en 16 adultos inoculados con las vacunas de ARNm de Pfizer tuvo hallazgos similares de una respuesta inmunitaria innata reducida en los participantes expuestos a hongos patógenos. El mismo trabajo también descubrió cambios a largo plazo en las células inmunitarias innatas.

The Epoch Times reportó sobre un estudio realizado en enero en Alemania que demostró que las vacunaciones múltiples con ARNm inducen un “cambio de clase” en el tipo de anticuerpos formados contra la proteína espicular y otras proteínas del COVID-19.

Los individuos con vacunas de refuerzo tienen más anticuerpos IgG subclase 4 (IgG4), que son menos eficaces que otros subtipos de anticuerpos IgG.

“El desarrollo de más IgG4 de lo habitual es poco saludable y más arriesgado para las personas si se encuentran con el virus real más adelante, ya que el COVID-19 puede convertirse en una enfermedad bastante grave, especialmente para las personas con enfermedades crónicas”, escribió el profesor Sean Lin, del Departamento de Ciencias Biomédicas del Feitian College, en el anterior artículo de The Epoch Times. “Si el organismo empieza a tratar la vacuna contra el SRAS-CoV-2 como un niño que grita lobo, ¿qué ocurrirá si el verdadero virus llama a la puerta?”.

Las investigaciones de la Clínica Cleveland y de Indiana también han demostrado que las personas vacunadas tienen un mayor riesgo de infección que las no vacunadas que sobrevivieron a una infección anterior. La versión preliminar también demostró que cada dosis sucesiva aumentaba la incidencia de la infección.

Stephanie Seneff, investigadora científica del MIT con un doctorado en informática, dirigió un artículo científico en 2022 en el que se discutía la implicación de que las vacunas contra el COVID-19 provoquen una supresión inmunitaria innata. Esta supresión inmunitaria puede presentar a los individuos una vulnerabilidad al cáncer, las enfermedades neurológicas y otras enfermedades infecciosas, señaló.

Desde la introducción de la vacuna contra el COVID-19, se ha producido un aumento de los cánceres en personas menores de 50 años, y algunos expertos sugieren que son desencadenados por la vacuna. También han aumentado los casos de lepra, con posible relación con las vacunas contra el COVID-19.

Un estudio revisado en ratones también demostró que los ratones inyectados con las mismas nanopartículas lipídicas utilizadas en las vacunas de ARNm tenían una respuesta inmunitaria innata y adaptativa reducida. Los ratones a los que se administraron dos dosis de nanopartículas lipídicas tuvieron una respuesta inmunitaria suprimida más persistente. La descendencia de los ratones también heredó parte de la supresión inmunitaria.

La respuesta inmunitaria innata sirve como primera línea de defensa, mientras que la adaptativa —responsable de la memoria inmunológica— es la última línea de defensa.

“Informamos que la preexposición a la plataforma de ARNm-LNP [nanopartículas lipídicas de ARNm] tiene efectos a largo plazo sobre las respuestas inmunitarias innata y adaptativa, y que algunos de estos rasgos incluso son heredados por la descendencia”, escribieron los autores del estudio.

“Queda por determinar si las preexposiciones múltiples conducen a una inhibición aún más drástica de las respuestas inmunitarias adaptativas y cuánto solapamiento existe entre los datos de ratones y humanos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.