Vagabundo cuenta sus monedas para comprar comida, inesperadamente unos chicos deciden intervenir

Por Louise Bevan
17 de Agosto de 2019 Actualizado: 17 de Agosto de 2019

Una escena desgarradora se presentó a tres adolescentes en un restaurante Chick-fil-A en Corpus Christi, Texas. La interacción que siguió fue captada por la cámara. Ryan Cook, Joshua Mechell y Alberto Montiel vieron a un vagabundo sentado solo contando monedas, con la esperanza de comprarse una comida. Por un capricho, los tres amigos decidieron contribuir y pagar por ello, ellos mismos.

Restaurante Chick-fil-A
Imagen ilustrativa (Crédito: Shutterstock| Jonathan Weiss)

Cook rápidamente supo por el personal que el hombre sin hogar era un cliente habitual y que el gesto amable de los jóvenes era aún más merecido de lo que ellos pensaban originalmente. El hombre, cuyo nombre era Eddie, era un visitante educado y regular del Chick-fil-A y nunca pedía mucho; por lo general sólo quería nuggets y agua para su perro, Sock. “La gente nos decía que nunca pide limosnas”, dijo Cook a Inside Edition. “Lo vimos llorando y luchando para comprar comida”, agregó.

Cook y sus amigos no sólo le compraron una comida a Eddie, sino que contribuyeron con una tarjeta de regalo. “Cuando le di la tarjeta de regalo”, explicó Cook, “vi una foto de Jesús en la mesa y una biblia gastada”. Los amigos se conmovieron. “Nos dio una especie de señal para ayudarlo”, dijo Cook a KRIS-TV. Los tres adolescentes decidieron entonces ir un paso más allá por el amistoso vagabundo que llevaba consigo su fe adondequiera que iba.

Pidiéndole a Eddie que los esperara, Cook, Mechell y Montiel corrieron por la calle hasta Dick’s Sporting Goods y armaron un paquete improvisado de cuidado para el hombre necesitado. Incluían cuidadosamente una chaqueta naranja cálida y resistente con capucha, tres camisas, sombreros e incluso un botiquín de primeros auxilios. Dick’s, sorprendido por el acto de generosidad de los muchachos, donó $20 para el costo total de los artículos e incluso lanzó algunos artículos de exhibición gratis.

Cook publicó en Facebook imágenes del momento en que regresaron con el regalo de Eddie, y el vídeo no es nada menos que un chasquido de lágrimas; mientras colocan la abultada bolsa junto a sus pies, Eddie se siente abrumado. “Una vez que volvimos, tomé este vídeo”, dijo Cook. Después de que le dimos las cosas, dijo: “Esto es casi como la Navidad, porque este año no recibí nada para la Navidad”, continuó el adolescente. Sus siguientes palabras a Eddie vinieron del fondo de su corazón. “Sólo piénsalo como un regalo de Navidad”, dijo Cook.

“Fue una experiencia increíble”, dijo el adolescente más tarde a los entrevistadores. “Se levantó rápidamente de su silla. Estaba tan emocionado y feliz de ver algo nuevo en su vida”, agregó. Cook y sus generosos amigos nunca planearon hacer público el vídeo, pero pronto se dieron cuenta de que su impresionante experiencia podría inspirar a otros a actuar de manera similar y generar experiencias impresionantes por sí mismos. Los tres chicos se han mantenido en contacto con Eddie. ¿Su próximo movimiento? Quieren pagar un motel y una buena comida para Eddie el domingo del Super Bowl.

“Sólo queremos hacer del mundo un lugar mejor para vivir”, dijo Mechell.

¡Mira este acto de bondad en el momento menos esperado! 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS