Valle de Okanagan: la cumbre de la viticultura

Por Skye Sherman
04 de Mayo de 2020 1:32 PM Actualizado: 04 de Mayo de 2020 1:32 PM

Si hubieras visitado el Valle de Okanagan de la Columbia Británica en el siglo pasado, lo habrías hecho por dos atracciones principales: las playas y los melocotones. Pero hoy en día, visitar esta tranquila y verde región otorga a los viajeros otro placer sensorial, gracias a los viñedos que se plantaron en los años 1900 hacia los albores del siglo XXI.

Debido a los milenios pasados bajo un glaciar, el suelo del Valle de Okanagan está ricamente preparado para el cultivo de la uva y la elaboración del vino. A medida que la masa de hielo primitiva retrocedió poco a poco, dejó a su paso varias subregiones, cada una con condiciones distintas de suelo y clima, lo que dio lugar a una serie de variedades de uva.

Vista desde la cava de CedarCreek Estate. (Skye Sherman)

La palabra del mundo del vino para estas condiciones de cultivo viene del francés “terroir”, que se traduce como “sentido de lugar” y encapsula todos los aspectos de un viñedo que se expresan en el vino: su clima, suelo, viento, lluvia, sol, etc. Y lo que hace al Valle de Okanagan distintivo en términos de terroir es que está situado entre los paralelos 49 y 50 norte, en la cúspide más septentrional de la zona frutal: el límite latitudinal donde las uvas pueden crecer y se puede hacer vino.

En resumen, los vinos del Valle de Okanagan —sigue siendo una región poco conocida en el mapa mundial del vino, produce botellas que solo se distribuyen dentro de Canadá— no saben a vinos de ningún otro lugar del mundo.

“El gran vino es una expresión de donde viene”, me explicó Graham Nordin, director general de CedarCreek Estate Winery. “Esta es una hermosa, prístina y accidentada área con la oportunidad de hacer vinos que son frescos, puros y realmente representativos de donde vienen. Lagos, montañas, colinas al borde de la viticultura, eso es lo que estamos tratando de capturar aquí en este sitio”.

Salón de degustación de CedarCreek. (Cortesía de Von Mandl Family Estates)

Hay más de 200 viñedos y alrededor de 120 cavas repartidas por el valle de Okanagan, pero la familia de cavas von Mandl se destaca en su misión de fomentar el renombre de la región. Los diferentes fabricantes, vinos y filosofías recorren la gama de cavas de la familia, y aunque cada una juega un papel en la historia del Valle de Okanagan, ninguna cuenta toda la historia por sí sola.

Lo que es más, diferentes expresiones de los mismos vinos pueden surgir de un solo viñedo. La Cava CedarCreek Estate, por ejemplo, tiene el Home Block Vineyard de cinco bloques y 20 hectáreas con un suelo rico y denso (perfecto para el riesling) y arenas más finas (ideales para el chardonnay), que representan lo que habría estado bajo el agua y la cima del glaciar la “línea de agua”, respectivamente. En las zonas más sedimentadas, más altas con menos agua, las vides tienen que luchar más duro para excavar y encontrar agua, y los racimos de uva emergen más pequeños.

Incluso separados por unos pocos cientos de metros, las uvas pueden tener un sabor totalmente diferente. (Consejo profesional: visite Okanagan en la época de la cosecha en septiembre si quiere tener la oportunidad de comer jugosas uvas recién arrancadas de la vid). Un pinot del bloque 1 de CedarCreek Estate es una experiencia diferente de un pinot del bloque 4 o 5, y los entusiastas se apresuran a elegir sus favoritos.

Uvas en Mission Hill Family Estate. (Skye Sherman)

Lo que no varía bajo el paraguas de las cavas von Mandl, sin embargo, es que las degustaciones se sirven en vasos universales Gabriel-Glas, elaborados por el artista francés René Gabriel en su búsqueda por encontrar la copa perfecta para todos los vinos, ya sean blancos o tintos. “La copa se vuelve invisible”, explicó un sommelier.

Se necesitan unos pocos días si se quiere tener una visión completa del Valle de Okanagan. No hay dos cavas iguales, difieren no solo en el sabor sino también en la forma. Mientras que la Cava CedarCreek Estate ofrece una experiencia casera, al estilo de una granja orgánica, especialmente si se la combina con una comida fresca del restaurante Home Block, la Cava Martin’s Lane, diseñada por Tom Kundig, se asemeja a una guarida poco iluminada, como la Baticueva personal de alguien.

La cava de Martin’s Lane. (Cortesía de Von Mandl Family Estates)

Martin’s Lane acepta a los visitantes solo con invitación, pero su enfoque de elaboración de vinos no se aventura más allá de lo tradicional, confiando en una mezcla de digital y analógico con un diseño de flujo de gravedad que se ejecuta en todas partes, así como un amplio espacio en negativo. Con solo dos trabajadores en el lugar para crear solo dos variedades, riesling y pinot noir, la enorme cava opta por una interrupción mínima, el objetivo es “respetar la fruta no haciendo mucho por ella”, me dicen.

Palabras que me vienen a la mente en mis intentos de describir esta cava: oscura, misteriosa, sombría, surrealista, y eminentemente moderna—un innegable enfoque reverente al vino. Aún así, a pesar de (o quizás debido a) su tono espeluznante, Martin’s Lane Winery atrae a gente como el primer ministro de Canadá, que ha cenado allí, y justo una semana antes de nuestra visita, la cava vendió vino por valor de 25,000 dólares a un grupo.

Cata de vinos en la cava de Martin’s Lane. (Skye Sherman)

Y encaramado en una ladera y con una arquitectura impresionante, con una entrada en forma de fortaleza y un campanario de 12 pisos, Mission Hill Family Estate, otro miembro de la familia de cavas von Mandl, dio la bienvenida al duque y la duquesa de Cambridge en 2016.

Degustación en Mission Hill Family Estate. (Skye Sherman)

Mission Hill Family Estate, que se siente un poco como visitar una catedral o tal vez un monasterio, celebra la herencia europea de Anthony von Mandl y fue la primer cava de la familia (y la quinta en el Valle de Okanagan). Su terruño es, de nuevo, único: los viñedos se encuentran en una sombra pluviométrica al este de las montañas, lo que da como resultado un clima ligeramente más cálido y seco, y vinos para complacer totalmente a otros paladares.

En la destilería artesanal Okanagan Spirits, el principal atractivo es el Whisky Laird of Fintry Single Malt. Muy buscado y demandado, el whisky solo está disponible para su compra durante un corto período de cada año, e incluso entonces, solo por suerte.

Tyler Dyck, director general de Okanagan Spirits Craft Distillery y presidente del Craft Distillers Guild de BC, explicando el alambique de Okanagan Spirits Craft Distillery. (Skye Sherman)

“Cada lanzamiento de nuestro Laird of Fintry crea tal demanda que miles de aficionados al whisky entran en la Lotería Laird con la esperanza de ganar la oportunidad de comprar una botella del codiciado whisky”, explica la destilería en su sitio web.

El whisky de cosecha propia, con sus notas de roble tostado, ciruela, pasas y caramelo, se produce en pequeños lotes a partir de cebada malteada 100% de la Columbia Británica por la destilería artesanal más antigua de la provincia más occidental de Canadá, con todo otro sabor más en el sabroso perfil de sorbos de la región.

Vista del lago Okanagan desde nuestra habitación en el Manteo Resort, con sus deportes acuáticos, su puerto deportivo, su playa y sus acogedoras habitaciones que ofrecen amplias vistas del lago desde lo alto de sus orillas. (Skye Sherman)

Skye Sherman es una redactora de viajes independiente que radica en West Palm Beach, Florida. Cubre noticias, tránsito y destinos internacionales para una variedad de medios. Puede seguir sus aventuras en Instagram y Twitter @skyesherman


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubra a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.