Veterinarios determinan eutanasia animal, pero el destino le tenía preparado otro camino

Por La Gran Época
21 de Marzo de 2019 Actualizado: 23 de Marzo de 2019

El dicho reza, “mientras haya vida, hay esperanza” y este lema ha sido empleado profundamente por los protagonistas de esta historia. Un perrito de Sinaloa, contra todo pronóstico, demuestra que aún hay ladridos para rato.

Cuando un perrito moribundo colapsó en las calles de Guasave, México, ante la mirada indiferente de los transeúntes, una asociación sin fines de lucro dedicada a ayudar animalitos de la calle, decidió que ya era suficiente y entró en acción para terminar con el suplicio de este pequeño ser enfermo y maltratado.

Según la cuenta de Facebook de “Patitas Felices” Guasave AC (Asociación Civil), la lamentable situación de este perrito fue reportada muchas veces a su página.

Leticia Yebra, integrante de la asociación, contó a La Gran Época que ninguna de las personas que denunciaban la situación del perrito, querían comprometerse a resguardarlo mientras llegaban a su rescate, lo que hacía difícil que pudieran localizarlo.

Y para completar su delicada situación, el perrito estaba ciego, pero aunque no podía ver, su instinto lo llevaba a deambular por las calles tratando de refugiarse en algún rincón de la ciudad, lo que hacía aún más difícil encontrar al desamparado peludito.

Morrison. (Foto cortesía de Leticia Yebra, Asociación Patitas Felices Guasave AC)

Eran los primeros días del mes de mayo de 2018, cuando el perrito que había colapsado pudo ser rescatado y fue nombrado Morrison.

Un diagnóstico sin esperanza

En la veterinaria fue diagnosticado con TVT (Tumor Venéreo Transmisible). Leticia explicó que esta enfermedad es muy común en los perritos y generalmente brota en los genitales, pero en este caso se había alojado en los ojos y la piel.

Cuando el veterinario observó tumores en sus ojos, pensó que quedaría ciego. Además necesitaba diez sesiones de quimioterapia, una por semana, y el pobre estaba lleno de pulgas, garrapatas y con desnutrición severa.

El veterinario no tenía esperanzas de que Morrison soportara la quimioterapia y, en el mejor de los casos, quedaría ciego, por lo que sugirió que la mejor opción era ponerlo a dormir, es decir, practicarle la eutanasia.

Pero Letty y una chica que la acompañaba, no se dieron por vencidas tan fácilmente y decidieron que harían todo lo que estuviera en sus manos para asistir al desvalido perrito.

Creían en su corazón que Morrison tenía todo el derecho a vivir y,  sobre todo, una fe firme en que lo lograría.

Recuperándose poco a poco

La lucha fue muy dura. Ese mismo día empezaron con la primera quimioterapia, pero antes le inyectaron vitaminas y aminoácidos para fortalecerlo y que pueda soportar la quimioterapia en su condición de desnutrición.

También lo tuvieron que aislar, pues es una enfermedad transmisible y podía contagiar a otros perritos.

“El proceso ha sido largo y caro, y la recuperación bastante lenta, pero gracias a las ganas de vivir de Morrison y a las personas que apoyaron con los gastos de su tratamiento y alimentación, se lograron muchos cambios”, comentó Letty.

Una semana después sus ojos empezaron a desinflamarse, y para finales del mismo mes, “Patitas Felices” compartió una publicación llena de esperanza para Morrison.

“No nos equivocamos al darle una oportunidad de vida a Morrison, logró salvar sus ojitos”.

Debido a la quimioterapia, Morrison estaba más flaquito y además no quería comer. Letty aplicaba suero y preparaba papillas líquidas que le daba en la boca con paciencia y mucho cariño.

Poco a poco, conforme se fue recuperando, empezó a comer por él mismo. “Gracias a Dios ya está comiendo solo”, publicó la página.

A los 16 días, Leticia lo empezó a sacar a caminar para fortalecer sus músculos. Lentamente Morrison se fue recuperando y a principios de agosto, aunque no estaba totalmente restablecido, había mejorado muchísimo.

“El TVT ha desaparecido y todo gracias a la gente que se involucra en los rescates, en darles un hogar temporal y sobre todo, cooperando con sus tratamientos, donándoles comida, brindándoles cuidados y todo el amor que nadie les quiso dar”, informó la Asociación Civil.

El 30 de agosto de 2018, Morrison estaba listo para recibir el amor de una familia.

“Morrison está totalmente curado, es un perro hermoso, el amigo ideal, con mucho amor para dar”, figuraba en el Facebook de “Patitas Felices”, alentando a sus seguidores a buscarle un hogar.

La galanura de este hermoso perro no solo la lleva en su nombre, también le valió para ser modelo del calendario 2019, para recaudar fondos para la misma asociación.

Morrison colaborando con el calendario de Patitas Felices. (Foto: Cortesía Leticia Yebra)

Encontrando una nueva familia

Una nueva publicación del 8 de setiembre trajo esperanza y alegría para todas las personas que habían visto el perrito. ¡Morrison había encontrado una familia!

“Sentimos una gran emoción al ver la carita feliz de Morrison, después de la manera como lo encontramos y haber vivido junto a él todo su proceso de recuperación”, recordó Letty.

Unos días de prueba con su nueva familia bastaron para que se adaptara muy bien.

“Seguiremos pendientes de Morrison para que no vuelva a las calles, ya ha sufrido demasiado y merece ser feliz”, agregó.

Lucía Márquez, la joven que adoptó a Morrison, agradeció a “Patitas Felices” el haber conocido al cachorro.

“Gracias a Patitas Felices Guasave AC, muchos perros más tienen una segunda oportunidad para vivir. Gracias a ellos yo conocí a Morrison y pudimos cambiarle la vida”.

Al día de hoy, Morrison ya tiene tres años y disfruta de esta nueva oportunidad de vida, gracias a todas esas personas que no escatimaron ninguna clase de esfuerzo para que él pueda salir adelante y, al final, disfrutar de la belleza de la vida y del amor de una familia que lo ama y lo ampara.

Gracias “Patitas Felices Guasave” por esa labor tan loable que realizan con los animalitos. Gracias Morrison, por demostrar que el amor y el valor lo pueden todo.

“Patitas Felices” es una asociación civil sin fines de lucro dedicada a la protección de animalitos maltratados en estado de abandono, para lo cual realizan actividades que ayudan a recaudar los fondos necesarios para apoyarlos.

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela en tus redes sociales. Apoya el periodismo independiente y permite que tus amigos puedan tener acceso a información e historias muy interesantes. Muchas gracias por tu apoyo.

TE RECOMENDAMOS