Llantos y lengüetazos: así fue el reencuentro de un perrito perdido y su dueño después de 4 años

Por Doris Cohen
30 de Septiembre de 2019 2:00 AM Actualizado: 01 de Octubre de 2019 12:04 AM

Mike Plas, de la ciudad canadiense de Thunder Bay-Ontario, perdió a su perro Jack cuando fue a visitar a sus padres en el 2015. Después de cuatro años de extrañar a su husky siberiano, su tristeza se convirtió en alegría total.

Mike había atado a Jack en el porche de la casa de sus padres, pero minutos más tardes su querida mascota había desaparecido. Lo buscó por todas partes y no lo pudo encontrar. Mike estaba totalmente devastado por haber perdido a su mejor amigo.

“Hice publicaciones en las redes sociales, coloqué volantes, hablé con personas de la comunidad y caminé alrededor de los arbustos y la carretera buscando señales”, dijo Mike a The Dodo.

Durante los siguientes cuatro años, cada vez que Mike visitaba a sus padres inspeccionaba los alrededores con la esperanza de encontrar a Jack, pero todo fue en vano.

Mike intentó todo, aunque parecía que su perrito había desaparecido para siempre, pero él nunca perdió la esperanza de que algún día volvería a ver a su fiel amigo.

Para alegría de Mike sucedió que el pasado 20 de septiembre recibió una llamada a las 14:40. “Un refugio de animales de Winnipeg me llamó y me preguntó mi nombre y si yo tenía un perro llamado Jack”, relató en su publicación de Facebook.

Mike contestó que sí, que había perdido a Jack hacía cuatro años en Ontario, y la persona encargada del refugio le respondió: “Pues bien, conseguimos tu información de su microchip y él está aquí, con nosotros”.

“Siempre tuve la sensación de que estaba en alguna parte”, confesó Mike.

De alguna manera, Jack había terminado en Winnipeg, a ocho horas en auto de donde había desaparecido. Fue encontrado vagando por el mismo camino que el Centennial Animal Hospital, y alguien lo recogió y lo llevó allí para que estuviera a salvo.

Gracias a que Jack tenía un microchip, el personal del hospital pudo identificar que Mike era su dueño y de inmediato lo llamaron para informarle que tenían a su perro.

Mike de inmediato fue a buscar a Kenzi, su novia, a su hermana y a su cuñado, y a bordo de una camioneta empezaron a recorrer los 700 kilómetros que los separaban del refugio de animales. Por la nieve, tardaron nueve horas en llegar, publicó El Clarín.

“Lo trajeron e inmediatamente sentí que mi vida volvía a ser normal. La vida nunca ha sido la misma sin él, y el sentimiento de tener a Jack de regreso es inexplicable. Nunca pierdan la esperanza… Yo no la perdí después de cuatro años”, dijo Mike.

Tan pronto como Jack vio a su dueño, no pudo contener su emoción. Estaba llorando, saltando y rodando sobre su mejor amigo.

Jack ahora está de vuelta a su cálido hogar al lado de su dueño, y Mike está muy agradecido con todos los que ayudaron a traerlo de vuelta a casa.

“He recuperado una gran parte de mi vida de la que nunca me curé”, dijo Mike. “Él es más que una mascota para mí. Es más, como un hermano”.

La cadena canadiense CBC News los contactó para que contaran la historia que rápidamente se hizo viral con más de 3 millones de reproducciones. Finalmente, todos regresaron a Thunder Bay, la ciudad donde viven, comentó en su publicación El Clarin.

Mira a continuación el emotivo video del reencuentro de Mike y Jack:

Rescate de un perrito atrapado en un agujero

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.