Víctima de abuso sexual espera que se haga justicia en el juicio de Ghislaine Maxwell

Por Charlotte Cuthbertson
29 de Noviembre de 2021
Actualizado: 29 de Noviembre de 2021

Jeffrey Epstein abusó de ella y ella no se lo contó a nadie durante 17 años.

Teresa Helm tenía 22 años y ya había rehecho su vida después de haber sido abusada sexualmente por un familiar cercano, a partir de los 8 años.

“Realmente sufrí en silencio”, dijo Helm a la revista “Insight” de The Epoch Times.

Cuando era niña, le había contado a su madre sobre el abuso con la esperanza de que pudiera detenerlo. En cambio, su madre le dijo que no se lo contara a nadie, y eso continuó durante tres años y medio.

“Simplemente no recibí ayuda, a pesar de que seguí pidiéndola. Entonces, después de lo que pasó con Jeffrey, sufrí en silencio, como siempre lo había hecho”, dijo.

En 2002, Helm se había mudado a California desde Ohio y asistía a una escuela de terapia de masaje, segura de un futuro brillante. Todo se volvió aún más emocionante cuando una compañera de estudios, que iba un año por delante de ella, le habló de una oportunidad de trabajo como masajista itinerante. Helm se interesó y se puso en contacto con otra joven, a la que posteriormente conoció en Santa Mónica para hablar del posible trabajo.

“Nos parecíamos, teníamos una edad similar, así que conecté con ella”, dijo Helm. “Nunca sentí que nada de lo que me decía no fuera legítimo, ni sentí miedo”.

Teresa Helm a los 21 años (Cortesía de Teresa Helm)

Helm dijo que la mujer describió un escenario fenomenal de cómo sería la vida como masajista viajera personal de “Miss Maxwell”: Jets privados, chefs de primer nivel, acceso a la mejor educación en todo el mundo.

“Así que yo diría que hizo muy bien su trabajo. Porque en una hora más o menos de caminar por el paseo marítimo, pensé: ‘Vaya. Esto es realmente genial. Tengo tanta suerte, está destinado a ser así’”.

Queriendo aprovechar la increíble oportunidad, Helm le dijo a la mujer que estaba interesada y se le informó que tendría que volar a la ciudad de Nueva York y encontrarse con Maxwell para la entrevista final.

Dos semanas después, se había organizado el viaje de Helm a la ciudad de Nueva York donde encontró: Vuelos, un conductor, un apartamento en el Upper East Side para quedarse y una canasta de regalo esperando.

“Iba a reunirme con la señorita Maxwell. Esperaba dar un masaje porque a eso se refería la entrevista. Todo con Ghislaine Maxwell pareció legítimo y agradable y ella fue muy educada. Su casa era impresionante”, dijo Helm.

“Quedé muy impresionada con ella porque era una mujer que hablaba muy bien. Claramente tenía éxito debido a su hermosa casa, y tiene fotos en la pared del expresidente Bill Clinton. Yo pensé: “Vaya, ella es realmente algo especial, ha trabajado duro. Ha logrado mucho en su vida'”.

Helm pasó un par de horas en la casa antes de que Maxwell le dijera que la próxima vez se reuniría con su socio, Jeffrey.

Era la primera vez que Helm oía hablar de un socio, pero nada le indicaba que debiera sentirse alarmada o que corriera algún tipo de peligro. Cualquier bandera roja, se dio cuenta en retrospectiva, había sido fácilmente normalizada y explicada.

Incluso cuando Maxwell le dijo que “le diera a Jeffrey lo que quisiera” durante su masaje porque “siempre obtiene lo que quiere”, Helm pensó que Maxwell claramente quería decir: “Haz un buen trabajo, porque ha recibido muchos masajes profesionales”.

“Debido a mi confianza con [Maxwell], ella pudo crear ese vínculo de confianza dentro de mí en cuestión de horas, literalmente me dejé llevar hasta el hombre que me iba a agredir”, dijo Helm.

“Me dejé llevar, porque esas tres mujeres hicieron su trabajo perfectamente bien y no sospeché nada. Cuando miro hacia atrás al hecho de que tres mujeres me tendieron una trampa para ser agredida, es simplemente repugnante. Es un nivel diferente de traición”.

Helm dijo que Epstein la agredió sexualmente en su oficina durante la entrevista y la amenazó cuando salió corriendo de la casa, su mundo temblaba y la cabeza daba vueltas.

Conmocionada hasta la médula y llena de vergüenza, Helm regresó a California al día siguiente.

(Foto e ilustración de The Epoch Times que dice: Realmente sufro en silencio)

“La vergüenza fue abrumadora, fue paralizante”, recordó. “Estaba tan avergonzada de decir algo”.

Su vida dio un vuelco y tres meses después rompió su contrato de arrendamiento, abandonó la escuela y regresó a Ohio.

Durante los siguientes cinco años, Helm cayó en un patrón destructivo. Pero solo unas semanas antes de cumplir 28 años, se enteró de que estaba embarazada y la vida cambió de nuevo, esta vez hacia un camino positivo.

“Eso es lo que realmente me salvó la vida y cambió mi vida”, dijo. “Fue la primera vez que realmente me valoré. Fue como ese sentido de propósito. Y sabiendo que iba a proteger a mi hijo de la forma en que nunca fui protegida”.

“Luego, después de tenerlo, me sentí muy honrada de ser su madre. Y luego realmente salió a la superficie el odio hacia mi mamá y hacía Jeffrey. Ese primer año de vida de mi hijo fue un gran proceso emocional para mí. Y solo quería alejarme del mundo y ser simplemente una madre. Y eso es lo que hice”.

El hijo de Helm acaba de cumplir 14 años y también tiene una hija de 7. Ella se encarga a tiempo completo de ambos.

“El mundo cambió”

Helm, que se había mudado a Florida, estaba doblando la ropa sucia un jueves por la noche en julio de 2019 cuando se conectó a Internet y vio un titular sobre Epstein después de haber sido arrestado por tráfico sexual. Hizo clic en el enlace para abrir el artículo y se encontró cara a cara con su abusador. En ese instante, se dio cuenta de que “Jeffrey” era Epstein.

Aturdida, se sentó y buscó en Google a Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein.

“Fue un cambio de vida, justo en ese momento. Fue como si me volviera a traumar… fue como si el mundo se desplazara y cambiara de nuevo. Ha sido diferente desde ese momento, como si el mundo cambiara una vez más en ese momento y no hubiera retrocedido. Tampoco lo hará”, dijo Helm.

“Porque no sabía que había otros. No sabía que esto era tan importante ni la gente que implicaba”.

Al día siguiente, después de una clase regular de yoga, Helm se sentó en su auto y sollozó mientras las emociones se arremolinaban. Decidió que era hora de romper su silencio.

La oportunidad de hablar se presentó rápidamente.

Epstein fue encontrado muerto en su celda en el Centro Correccional Metropolitano el 10 de agosto de 2019, un mes después de su arresto. Un médico forense dictaminó que se trataba de un suicidio.

El juez de Nueva York, Richard Berman, se vería obligado a desestimar los cargos contra Epstein, que incluían el tráfico sexual de decenas de menores desde 1995, pero no antes de permitir que las sobrevivientes hablaran.

Veintitrés mujeres hablaron durante el juicio el 27 de agosto, en persona o a través de un abogado, sobre los abusos sexuales que sufrieron por parte de Epstein.

“Me adelanto porque es hora de traer luz a esa oscuridad, y es hora de reemplazar esa oscuridad con luz”, dijo Helm ese día. Solo había decidido esa mañana hablar y usar su nombre públicamente.

Otra sobreviviente, “Jane Doe”, dijo que tenía 15 años cuando conoció a Epstein, en 2004.

“Volé en el avión de Jeffrey Epstein a rancho Zorro, donde fui abusada sexualmente por él durante muchas horas”, dijo a través de un abogado. “Lo que recuerdo más vívidamente fue cuando me explicó lo beneficiosa que fue la experiencia para mí y cuánto me estaba ayudando a crecer. ¡Ay!”

El rancho Zorro de Epstein se encuentra en Nuevo México. También poseía propiedades multimillonarias en Nueva York, Florida y Francia, y sus propias islas en el Caribe, Little St. James Island y Great St. James Island. Epstein se relacionó con una gran cantidad de personas en el mundo de la moda y la política.

La abogada Gloria Allred (derecha) y su cliente Teala Davies, quien afirma haber sido víctima de abuso sexual por parte de Jeffrey Epstein cuando era menor de edad, en una conferencia de prensa para anunciar una demanda contra el patrimonio de Epstein, en Nueva York, el 21 de noviembre de 2019. (TIMOTHY A. CLARY/AFP a través de Getty Images)

Chauntae Davies también habló en la sala del tribunal.

Dijo que Maxwell la reclutó mientras hacía un aprendizaje de masajes.

“Cuando la conocí por primera vez, no sabría que me habían reclutado hasta muchos años después, cuando lo leería en un titular”, dijo Davies.

Dijo que Maxwell y Epstein la acogieron, la enviaron a la escuela y le dieron un trabajo.

“Me llevaron en avión por todo el mundo, me presentaron un mundo con el que solo había soñado y me hicieron sentir como si me hubiera convertido en parte de su familia, otra cosa que estaba buscando desesperadamente”, dijo Davies.

“Pero la tercera o cuarta vez que me reuní con ellos, me llevaron a la isla de Jeffrey por primera vez”.

Davies dijo que un golpe en su puerta a altas horas de la noche indicó que Epstein estaba listo para otro masaje, por lo que, vacilante, fue a su villa.

Cuando Epstein comenzó a atacarla, Davies dijo que ella le dijo: “No, por favor, deténgase”.

“Pero eso pareció excitarlo más. Continuó violándome, y cuando terminó, saltó y se fue a la ducha”.

Davies dijo que salió corriendo de la villa, lloró hasta quedarse dormida y luego pasó dos semanas en un hospital de Los Ángeles vomitando por un trastorno neurológico que se manifiesta con violentos ataques de vómitos, en gran parte provocados por el estrés.

“El abuso de Jeffrey continuaría durante los siguientes tres años, y yo permití que continuara porque se habían aprovechado de mí toda la vida y me habían condicionado a aceptarlo sin más”.

Una manifestante sostiene un cartel de Jeffrey Epstein frente al tribunal federal de la ciudad de Nueva York, el 8 de julio de 2019. (Stephanie Keith/Getty Images)

El juicio a Maxwell

Helm finalmente había roto su silencio, y fue un momento decisivo.

No pudo ver a Epstein enfrentar sus cargos, pero está ansiosa por estar en la corte para ver a Maxwell enfrentar los suyos.

Los agentes del FBI arrestaron a Maxwell en su propiedad de New Hampshire el 2 de julio de 2020. Desde entonces, ha estado en una cárcel de Brooklyn. La fianza se le ha negado varias veces, y la jueza Alison Nathan dictaminó que hay riesgo de que se fugue. El juicio estaba originalmente programado para julio, pero se retrasó hasta el 29 de noviembre y se espera que dure seis semanas. La selección del jurado comenzó el 16 de noviembre.

Maxwell está acusada de tráfico sexual de niños, perjurio y seducción de menores mientras era una colaboradora cercana de Epstein, según una acusación de reemplazo presentada en el Distrito Sur de Nueva York el 29 de marzo.

“En particular, desde al menos en o alrededor de 1994, hasta e incluyendo al menos en o alrededor de 2004, Maxwell ayudó, facilitó y contribuyó al abuso de Jeffrey Epstein a niñas menores, entre otras cosas, ayudando a Epstein a reclutar, preparar, y, en última instancia, abusar de víctimas que Maxwell y Epstein sabían que eran menores de 18 años”, alega la acusación.

“Además, en un esfuerzo por ocultar sus crímenes, Maxwell mintió repetidamente cuando se le preguntó sobre su conducta, incluso en relación con algunas de las víctimas menores descritas en este documento, cuando prestó testimonio bajo juramento en 2016”.

Virginia Giuffre (antes Virginia Roberts), una de las acusadoras más conocidas de Epstein, afirmó en una declaración de 2016 que Maxwell le ordenó tener relaciones sexuales con varios hombres ricos y poderosos, incluidos “presidentes extranjeros”, un conocido “primer ministro, y “otros líderes mundiales”.

Ninguno de los hombres nombrados por Giuffre en los documentos ha sido acusado y todos han negado las acusaciones.

Un oficial de la corte se encuentra frente a un tribunal de Manhattan donde los medios de comunicación se han reunido para la audiencia de acusación de Ghislaine Maxwell, en la ciudad de Nueva York, el 14 de julio de 2020. (Spencer Platt/Getty Images)

Maxwell, a menudo descrita como una socialité británica, mantiene su declaración de inocencia en todos los cargos en su contra. En una declaración de 2016 afirmó que no tenía idea de que Epstein abusó de niñas jóvenes.

Durante la declaración, se le preguntó a Maxwell: “¿Jeffrey Epstein tenía un plan para reclutar niñas menores de edad para masajes sexuales?”.

Ella respondió: “No sé de qué estás hablando”, según la transcripción. “Nunca vi ninguna actividad inapropiada para menores de edad con Jeffrey”.

Maxwell reconoció que el expresidente Bill Clinton viajó en el avión de Epstein, pero negó haber presentado al príncipe Andrew de Gran Bretaña a parejas sexuales menores de edad.

“Estoy lista para que comience este juicio”, dijo Helm. “Realmente pretendo estar allí y mirarla directamente a la cara y lo que es igualmente importante es que ella me vea”.

Helm no aparece en la acusación y no testificará, pero eso no importa.

“Tengo la esperanza de que haya justicia en esto, de que finalmente se le hará responsable y finalmente se la sentenciará por los crímenes que ha cometido y por las vidas que truncó y arruinó voluntariamente. Esta es una mujer que cambió toda la trayectoria de mi vida y no para mejor”.

Helm dijo que espera que Maxwell sea declarada culpable de todos los cargos y reciba las penas máximas.

“No creo ni por un momento que merezca estar fuera de una celda de la cárcel”, dijo.

“Yo y otras chicas, estamos fuera de estos barrotes, y aún no hemos recuperado del todo nuestra libertad. Así que espero que reciba la máxima condena. No se merece menos que eso”.

Helm dijo que a menudo le preguntan si cree que la muerte de Epstein significa que Maxwell es ahora un chivo expiatorio y está siendo castigada por sus crímenes.

“Ella sabía lo que estaba haciendo. No lo pensó dos veces antes de hacerlo. Lo hizo innumerables veces. Lo hizo… muy magistralmente, con mucho éxito”, dijo.

“No ayudas a facilitar y dirigir y orquestar una de las redes de tráfico sexual más grandes de este mundo, en esta tierra, sin saber lo que estás haciendo y haciéndolo intencionalmente”.

Una vista exterior del Centro de Detención Metropolitano de la ciudad de Nueva York, el 14 de julio de 2020. (Arturo Holmes/Getty Images)

La acusación formal alega que Maxwell se hizo amiga de algunas de las víctimas menores de Epstein antes de su abuso, incluso preguntando a las víctimas sobre sus vidas, sus escuelas y sus familias. Otras veces, Maxwell y Epstein llevaban a la víctima de compras o al cine, o pagaban sus gastos de viaje o educación.

“Habiendo desarrollado una relación con una víctima, Maxwell intentaría normalizar el abuso sexual de una víctima menor, entre otras cosas, discutiendo temas sexuales, desnudándose frente a la víctima, estando presente cuando una víctima menor se desvestía y/o estando presente en los actos sexuales que involucraban a la víctima menor de edad y a Epstein”, dice el documento judicial.

La acusación continúa diciendo que para “mantener y aumentar su suministro de víctimas”, Epstein, Maxwell y otros empleados de Epstein también pagaron a ciertas víctimas para que reclutaran a más niñas para que fueran abusadas de manera similar por Epstein.

Helm dijo que ha tratado de entender qué haría que una mujer como Ghislaine engañara intencionalmente a las niñas para que quedaran traumatizadas para siempre. Dijo que había leído cómo Ghislaine perdió a su padre, de quien era muy cercana, y conoció a Epstein poco después.

Helm dijo que perdió a su propio padre inesperadamente hace casi siete años.

“Todavía lo extraño increíblemente hasta el día de hoy, y no estoy por ahí lastimando a la gente”, dijo. “No hay quejas, o no hay tragedia que justifique que te vuelvas y te conviertas literalmente en un monstruo”.

Los abogados de Maxwell no respondieron a una solicitud de comentarios de Insight.

Epstein evitó los cargos penales durante años, lo que generó dudas sobre la ejecución de la justicia en los ricos y poderosos. En septiembre de 2007, celebró un acuerdo de no enjuiciamiento que le otorgó inmunidad contra el enjuiciamiento por numerosos delitos sexuales federales en el Distrito Sur de Florida.

Como parte del trato, en 2008, Epstein finalmente se declaró culpable de los cargos estatales de procurar un menor para la prostitución y fue registrado como delincuente sexual. Pasó 13 meses en la cárcel, pero se le concedió libertad para trabajar 12 horas al día, seis días a la semana.

El proceso judicial por captación

La preparación y el reclutamiento son pasos críticos en la industria del tráfico sexual.

“Si el proceso de captación no tiene éxito, no se produce el abuso, porque no se llega tan lejos”, dijo Helm.

Jennifer Hill, subdirectora ejecutiva del Children’s Assessment Center de Houston, afirma que su organización atiende a 5000 niños al año que han sufrido abusos sexuales, tanto por parte de sus familiares como por el tráfico de personas.

Y esos son solo los niños que han hablado. “Creo que la mayoría de la gente nunca lo dice. Y eso es lo trágico”, dijo.

Hill dijo que es difícil discernir cuántos niños no denuncian el abuso, pero las estadísticas muestran que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños serán abusados sexualmente antes de los 18 años.

Los eventos comunes, como el divorcio de los padres, una ruptura, la intimidación o la muerte de un miembro de la familia, pueden hacer que un niño sea vulnerable. Muchos niños víctimas de trata provienen del sistema de cuidado de crianza. Pero el abuso sexual es la fuente más común de vulnerabilidad para los niños víctimas de trata sexual: Entre el 70 y el 90 por ciento de estos niños tienen antecedentes de abuso sexual, según Path2Freedom, una organización contra la trata de personas.

Hill dijo que el proceso de preparación y reclutamiento toma diferentes formas, pero implica obtener acceso a la víctima y ganarse su confianza para que eventualmente estén dispuestos a escuchar a esa persona, y esa persona tenga cierto control sobre su comportamiento.

En el caso de los niños, puede incluir la compra de regalos, escuchar sus problemas o ayudarles de alguna manera. Hoy en día, gran parte del grooming se produce por Internet a través de aplicaciones de mensajería o redes sociales y plataformas de juegos. Tras los abusos, los niños pueden ser amenazados para que guarden silencio.

Hill dijo que espera que el juicio de Maxwell estimule a otras víctimas de trata y abuso sexual a presentarse. Como exfiscal de casos de abuso sexual infantil, dijo que muchos abusadores son maestros o adultos de confianza en la comunidad, lo que puede ser intimidante para las víctimas.

Su organización lleva a cabo capacitaciones de concientización para las fuerzas del orden, los profesionales médicos, los profesionales de la salud mental, los maestros y la comunidad sobre el reconocimiento y la denuncia de la trata.

Helm dijo que se pueden extraer muchas lecciones del caso Maxwell, “como el hecho de que puede ser una mujer”.

“Esa mujer me preparó precisamente bien, maravillosamente. Y ese proceso de grooming es tan crucial para que los padres identifiquen que esto es lo que les está pasando a sus hijos. O para que un niño piense que esto le puede estar pasando. Porque ese proceso de preparación es una transferencia de poder [y] un guardián del abuso”.

Durante 2019, la línea directa nacional de trata de personas recibió informes de 11,500 casos de trata de personas, que representan a más de 22,000 víctimas. California, Texas y Florida están identificados como los peores tres estados por trata de personas. Solo en Texas, más de 79,000 niños están siendo víctimas de trata con fines sexuales, según un estudio de la Universidad de Texas en Austin.

“No hay un solo código postal en esta nación, ni uno que esté exento de tráfico”, dijo Helm.

“Sucede con los más ricos y con los más empobrecidos y todo lo demás. Ha explotado en Internet”.

Una residencia perteneciente a Jeffrey Epstein en East 71st St. en el Upper East Side de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, el 8 de julio de 2019. (Kevin Hagen/Getty Images)

La amenaza online

El 55 por ciento de las sobrevivientes de trata sexual doméstica en 2015 conocieron a su traficante por primera vez usando una aplicación móvil, un sitio web o un mensaje de texto, dijo Tammy Toney-Butler, consultora contra la trata de personas de Path2Freedom.

Los depredadores aumentaron la seducción sexual a los menores y la publicación de material de abuso sexual infantil cuando las escuelas cerraron y los niños trabajaron por Internet desde sus casas en respuesta a la pandemia del COVID-19, según el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC).

La cantidad de informes de materiales de abuso sexual infantil online informados al NCMEC durante los primeros seis meses de 2020 aumentó en un 90 por ciento a más de 12 millones, informó el centro. Los informes de depredadores que atraen a menores aumentaron un 93 por ciento a más de 13,200.

Facebook se utilizó para la mayor parte (59 por ciento) del reclutamiento online en casos de tráfico sexual activo en 2020, según el informe anual sobre tráfico de personas del Instituto de Tráfico Humano.

Eso hace que Facebook “sea, con mucho, el sitio web o la aplicación más frecuentemente referenciada en las fuentes públicas relacionadas con estos procesamientos, lo que también fue cierto en 2019”, según el informe.

En junio, la Corte Suprema de Texas dictaminó que Facebook podría ser considerado responsable si los traficantes sexuales usan la plataforma para aprovecharse de los niños, argumentando que la red social no es una “tierra de nadie sin ley”.

El fallo se tomó luego de tres demandas en el área de Houston que involucraban a adolescentes víctimas de trata que alegaban que conocieron a sus abusadores a través del servicio de mensajería de Facebook. Los fiscales también dijeron que Facebook fue negligente al no hacer más para impedir que los traficantes sexuales usaran el sitio.

El tribunal dijo que las víctimas pueden seguir adelante con sus demandas contra Facebook. Afirmaron que la empresa violó el Código de Prácticas y Recursos Civiles de Texas, aprobado en 2009.

Toney-Butler dijo que los ingresos que pueden obtener los traficantes de una víctima pueden rondar los USD 400,000 al año, y las sobrevivientes han informado que se han visto obligadas a tener relaciones sexuales más de 20 veces al día estando embarazadas de seis a siete meses. Y una vez que una mujer tiene más de 18 años, la sociedad a menudo la ve como una “prostituta adicta a las drogas” en lugar de una víctima del tráfico sexual, dijo.

Una niña, tras ser arrastrada al tráfico sexual, “sólo vive siete años antes de sucumbir al entorno”, dijo Toney-Butler. Finalmente terminan enfrentándose al suicidio, la sobredosis de drogas y la violencia.

Teresa Helm (der.) con otras tres sobrevivientes de tráfico sexual, (De izquierda a derecha) Cathy Hoffman, Sabrina Lopez y Nissi Hamilton, en Houston el 24 de abril. (Kathleen O. Ryan)

El futuro

Ahora, de 41 años, Helm tiene esperanzas. Además de cuidar a sus hijos, es una feroz defensora y mentora de otros sobrevivientes y consultora de organizaciones y políticos para garantizar que las leyes y los programas estén centrados en las víctimas.

“Ayudar a los demás es la mejor forma de afrontar el dolor. Ayudar a los demás hizo que no me haya caído del todo para siempre. Me he caído, pero me he levando con más fuerza”, dijo.

Se refirió a la antigua forma de arte japonesa llamada kintsukuroi, o “reparar con oro”, que es la práctica de reparar cerámicas rotas con oro, haciéndolas más fuertes y más hermosas que antes.

“Definitivamente me veo a mí misma como eso, en el hecho de que puedo convertir este dolor en un propósito y ayudar a los demás, eso es lo mejor para mí, poder ser lo suficientemente fuerte para salir y ayudar a los demás, ayudarlas a cambiar sus vidas, ayudarlas a recuperar sus vidas y recuperar su poder”.

Para obtener ayuda

La Línea Nacional de Tráfico de Personas es confidencial, gratuita y está disponible las 24 horas del día en más de 200 idiomas.

Llame: 1-888-373-7888

Envía un mensaje de texto: “Help” o “Info” al 233733

Chat: humantraffickinghotline.org


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS