Video filtrado: Investigadores israelíes descubren que vacunas COVID-19 causan efectos secundarios

Por Meiling Lee y Zachary Stieber
23 de Septiembre de 2022 5:16 PM Actualizado: 23 de Septiembre de 2022 5:16 PM

Investigadores israelíes descubrieron que algunos de los efectos secundarios que se produjeron tras la vacunación contra COVID-19 fueron causados por la vacuna de Pfizer, según un video filtrado.

El Ministerio de Sanidad israelí encargó a los investigadores que analizaran los informes de efectos adversos enviados por los israelíes y los investigadores presentaron las conclusiones del nuevo sistema de vigilancia en una reunión interna celebrada en junio de 2022, cuyo video fue obtenido por una periodista israelí.

Los investigadores afirmaron que el fenómeno de la re-exposición —cuando los acontecimientos adversos vuelven a producirse o empeoran tras la administración de dosis adicionales de la vacuna— demostraba que algunos de los acontecimientos eran causados por la vacuna.

Según los investigadores, el 10% de las mujeres que se quejaron de problemas menstruales dieron positivo en la re-exposición, y también identificaron casos de re-exposición de otros efectos adversos.

La re-exposición hace que la relación causal “pase de posible a definitiva”, dijo en la reunión la Dra. Mati Berkovitch, jefa del equipo de investigación y especialista en pediatría.

La re-exposición “nos ayuda a establecer la relación causal”, añadió Sasha Zhurat, el principal presentador de la reunión. La ventaja del sistema de vigilancia y del análisis “no es solo identificar los síntomas, sino también relacionarlos con la vacuna”, dijo.

Las imágenes de la reunión se filtraron a Yaffa Shir-Raz, periodista de salud e investigadora de comunicación de riesgos. Shir-Raz ha difundido públicamente clips de la reunión. The Epoch Times revisó las imágenes de toda la reunión y tradujo partes importantes de forma independiente para este artículo.

Unos dos meses después de la reunión, el Ministerio de Sanidad publicó un informe público sobre los resultados del análisis de datos. El texto del informe sobre la causalidad difiere del utilizado durante la reunión.

“El informe presenta todos los casos que se notificaron cerca del momento en que se recibió la vacuna contra el coronavirus, y no indica necesariamente una relación causal entre la recepción de la vacuna y el fenómeno notificado”, dijo el Ministerio de Sanidad en el informe.

Los portavoces del Ministerio de Sanidad no respondieron o se negaron a responder a las preguntas sobre la discrepancia. En su lugar, un portavoz envió un comunicado de prensa fechado el 19 de septiembre de 2021, en el que se anunciaba el “establecimiento de una sede de información dedicada a la lucha contra el coronavirus”.

Zhurat no quiso hacer comentarios.

“Ya no formo parte del proyecto. Lamentablemente, no puedo responder a sus preguntas. Por favor, remita [sic] sus preguntas al Ministerio de Sanidad”, dijo a The Epoch Times a través de un mensaje de Facebook.

El Ministerio de Sanidad devolvió una solicitud de comentarios a la Dra. Emilia Anis, directora de la División de Epidemiología del Ministerio de Sanidad y asistente a la reunión, y se negó a responder a las preguntas formuladas a Anis.

Berkowitz no respondió a la solicitud de comentarios.

Re-exposición

La re-exposición en farmacovigilancia es uno de los factores para determinar la causalidad y se refiere a volver a administrar la misma vacuna o fármaco después de que desaparezca un acontecimiento adverso para examinar si vuelve a producirse el mismo acontecimiento.

El Dr. Robert Malone, que ayudó a desarrollar la tecnología de ARN mensajero (ARNm) con la que se construye la vacuna de Pfizer, dijo a The Epoch Times que la re-exposición es una “práctica estándar de los ensayos clínicos farmacéuticos” que puede proporcionar una prueba definitiva de causalidad.

Según Malone, “los informes sobre la re-exposición en el estudio israelí no prueban la causalidad”. Solo lo haría un ensayo formal de re-exposición, dijo. Sin embargo, el análisis “sugiere y apoya firmemente la causalidad”, dijo.

El Dr. Harvey Risch, profesor emérito de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Yale, dijo a The Epoch Times por correo electrónico que los investigadores “están esencialmente en lo cierto” en sus conclusiones de que las vacunas causaron los efectos adversos.

Investigadores de otros países han dicho antes que existen vínculos causales entre ciertas vacunas y determinados efectos secundarios.

“Las pruebas actuales apoyan una asociación causal entre la vacuna COVID-19 de Moderna y la miocarditis y la pericarditis”, dijo el Dr. Tom Shimabukuro, investigador de salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU., durante una reunión celebrada en verano.

La vacuna COVID-19 de Moderna también utiliza la tecnología del ARNm. La miocarditis y la pericarditis son dos formas de inflamación del corazón que pueden provocar la muerte.

La mayoría de los efectos secundarios tras la vacunación contra el COVID-19 suelen ser leves y suelen durar solo unos días, según los CDC. Otras afecciones posteriores a la vacunación se describen como efectos adversos.

Los efectos secundarios son problemas de salud que se ha comprobado que son causados por una vacuna, mientras que un acontecimiento adverso es una condición médica que puede o no estar relacionada con la vacuna.

La Oficina de Seguridad de Inmunización de los CDC declinó hacer comentarios sobre los hallazgos israelíes. “Los CDC siguen vigilando la seguridad de las vacunas COVID-19 y ponen la información a disposición del público de manera oportuna y transparente”, dijo a The Epoch Times por correo electrónico.

Pfizer y Moderna no han respondido a las solicitudes de comentarios.

Israel ha administrado principalmente la vacuna de Pfizer, al firmar un acuerdo único (pdf) con la empresa farmacéutica estadounidense. Israel recibió rápidamente las dosis de Pfizer. A cambio, el país permitió a los ejecutivos de Pfizer acceder a algunos datos sanitarios nacionales.

Un médico palestino prepara una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 en una escuela del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) en el campo de refugiados de al-Shati, en Gaza, el 24 de enero de 2022. (MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images)

Otros hallazgos que no se han hecho públicos

El sistema de vigilancia de Israel se renovó en diciembre de 2021.

Los datos presentados en junio se recogieron desde diciembre de 2021 hasta mayo.

El sistema de vigilancia recibió un total de 8000 informes, de los cuales 1741 fueron eliminados por proporcionar información incompleta o duplicada.

De los 6259 informes presentados, 599 correspondían a niños de 5 a 11 años; 299 a adolescentes de 12 a 17 años; y 5411 a adultos de 18 años o más. Más mujeres que hombres completaron el cuestionario.

Se identificaron un total de 29 categorías de acontecimientos adversos, 22 de ellas a partir de la opción de espacio en blanco del cuestionario. Sin embargo, olo se analizaron los datos de las cinco primeras categorías con mayor número de informes: neurológicos (395 informes), efectos secundarios generales (295), trastornos menstruales (282), trastornos musculoesqueléticos (279), y sistema digestivo, renal y urinario (192).

Yaffa Shir-Raz. (Cortesía de Yaffa Shir-Raz)

Muchos de los efectos adversos notificados resultaron ser de larga duración, lo cual, según los investigadores en la reunión, fue sorprendente, ya que el folleto que se entrega a los receptores de la vacuna dice lo contrario. También dijeron que los funcionarios de Pfizer les dijeron que la empresa no tenía conocimiento de ningún síntoma de larga duración.

Los investigadores también dijeron que identificaron nuevos efectos adversos que no figuraban en el folleto, incluido el dolor de espalda.

En el informe oficial emitido posteriormente al público, el Ministerio de Sanidad no detalló cómo los investigadores fueron sorprendidos por la duración de los acontecimientos y los efectos secundarios. La agencia sanitaria también afirmó que no se habían identificado nuevos eventos.

“En conclusión, los fenómenos reportados son fenómenos conocidos en la literatura profesional y también se encontraron en los informes anteriores del Ministerio de Salud, y no se observó un aumento de un nuevo fenómeno (nueva señal)”, escribió el MdS.

Shir-Raz, la periodista que dio a conocer la noticia sobre la reunión interna, dijo que el retraso en la comunicación de los resultados incluía no compartir los datos con el panel de expertos del Ministerio de Sanidad que se reunió a finales de junio para decidir si recomendaba la vacuna de Pfizer para niños de 6 meses a 5 años.

“Tenemos el protocolo de esta reunión, así que sabemos que especifica qué documentos se les presentaron cuando tomaron su decisión, y no había ninguna mención de este estudio en el protocolo”, dijo Shir-Raz a The Epoch Times, citando un documento del Ministerio de Sanidad (pdf) que obtuvo. “Así que lo ocultaron incluso a sus propios expertos”.

Shir-Raz, que fue despedida de su trabajo el año pasado por haber escrito artículos que criticaban la forma en que el Ministerio de Sanidad manejaba las estadísticas de los cierres y las muertes por COVID-19, dijo que dar a conocer la historia era “sacar la verdad”.

“Durante los últimos dos meses, me he dedicado casi por completo a esta historia únicamente… No es un tema más para mí, no es un artículo más”, dijo Shir-Raz. “Para mí, es sacar la verdad a la luz. Porque no es solo local… Tiene implicaciones internacionales”.

Conexión con Estados Unidos

Israel ha sido a menudo el primer país en informar sobre la seguridad y eficacia de las vacunas. Sus datos han sido citados regularmente por las agencias estadounidenses, incluidos los CDC.

La doctora Sharon Alroy-Preis, una funcionaria israelí que ha dicho estar a cargo de la supervisión de la seguridad de las vacunas, ha presentado los datos cuatro veces a los CDC y a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos desde septiembre de 2021, la más reciente en abril de 2022.

Retsef Levi, profesor de gestión de operaciones en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, dijo durante una de las reuniones que el sistema de vigilancia del Ministerio de Salud era “verdaderamente disfuncional” y “no aborda adecuadamente las principales señales de seguridad preocupantes”.

Alroy-Preis respondió expresando su sorpresa. “Son nuestros datos, estoy a cargo de ellos, así que sé exactamente lo que se nos comunica”, dijo a los funcionarios estadounidenses.

Pero el sistema vigente durante la mayor parte de 2021 fue sustituido posteriormente, y los funcionarios israelíes reconocieron que no era adecuado.

Con el antiguo sistema, los informes podían enviarse de forma anónima a la página web del ministerio. Los informes no podían verificarse, lo que hacía imposible realizar análisis fiables de los datos, según el Ministerio de Sanidad.

“Con el paso del tiempo, se hizo evidente que la forma de presentar los informes en el sitio web del ministerio, que es un informe anónimo en texto libre, dificultaba la comprobación de la fiabilidad de los datos y su significado, su análisis profesional y la extracción de conclusiones”, escribió el Ministerio de Sanidad en su informe de agosto.

Sin embargo, no fue hasta octubre de 2021 cuando el ministerio comenzó a crear “un cuestionario identificado” con condiciones predefinidas y un campo para añadir más detalles de las reacciones adversas, incluyendo otras condiciones no enumeradas en el cuestionario que se utilizarían en el análisis de Berkowitz y su equipo. El nuevo sistema requiere que las personas introduzcan sus datos y otra información junto con los detalles del acontecimiento adverso.

“Hay una identificación del paciente. No se trata de un informe anónimo”, dijo Zhurat durante la reunión.

La decisión de omitir en el informe público algunas de las conclusiones cruciales que se discutieron en la reunión es “una receta para destruir” todo el programa de vacunas, según Levi, originario de Israel y experto en gestión de riesgos.

“Cuanto más pro-vacunas, más preocupado hay que estar por algo así”, dijo Levi a The Epoch Times. “Y la razón es que los dos factores más importantes para que los programas de vacunación… tengan éxito son la confianza y la transparencia, que se comunique realmente a la gente los riesgos y beneficios reales y se les permita elegir lo que quieren hacer. Lo segundo es que se atienda a las personas que resultaron perjudicadas por la vacuna, porque ninguna vacuna tiene una seguridad del 100%”.

“Creo que en este ejemplo… se violan estos dos principios tan importantes”, añadió. “Esta es una receta para destruir básicamente todos los programas de vacunas, así que cuanto más provacunas seas, más te debería inquietar esto”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.