VÍDEO: Nadie podía tocar a esta perra agresiva pero una amable mujer la trató con mucho cariño

Por Anna Mason
21 de Noviembre de 2023 6:14 PM Actualizado: 21 de Noviembre de 2023 6:14 PM

Una perra de rescate agresiva está ahora tranquila, feliz y cariñosa gracias a una fórmula especial: paciencia y nuggets de pollo.

Esta perra de gran tamaño, llamada Magnolia, fue encontrada suelta por las calles y llevada a un refugio de San Francisco por un agente de control de animales. La belga malinois —raza típica de la policía— se comportaba de forma tan agresiva que ningún miembro del personal del refugio pudo tocarla durante semanas.

“Inmediatamente, cuando Magnolia llegó, empezó a mostrar comportamientos muy agresivos con el personal”, declaró a The Epoch Times la fundadora de WolfMother K9 Rescue Services, Saharai Salazar, de 36 años. “Eso es habitual con muchos perros, porque no tienen ni idea de lo que está pasando, de quién es esta persona que se los lleva a este lugar extraño. Normalmente les damos un par de días para que se relajen, pero ella se quedó en un estado de alerta. Nadie podía tocarla”.

Pero poco a poco, la Sra. Salazar —una adiestradora experimentada que viene con su propia “buena ración” de graves mordeduras de perro e incluso hospitalizaciones— se ganó la confianza de la perra, y ahora Magnolia ha sido colocada en un hogar permanente.

Magnolia era muy agresiva y ruidosa cuando llegó al refugio, y el equipo no pudo tocarla durante semanas. (Cortesía de Sahari Salazar)

Magnolia llegó al refugio en enero y estaba tan alterada que nadie del equipo de la perrera se sentía seguro al entrar en su recinto. Tenían que darle de comer desde lejos y ni siquiera podían quitarle la correa.

“Esta perra de gran tamaño enseñaba los dientes, se abalanzaba, gruñía e intentaba morder. Era muy grave e intenso”.

Otro adiestrador vino a ver a Magnolia y su opinión era que había que sacrificarla porque no se podía hacer nada con ella. Pero la Sra. Salazar, que empezó en el sector de los cuidados caninos hace 20 años, reconoció que la raíz del problema de Magnolia era el miedo. Al percibir indicios como las orejas abajo, el rabo escondido y el movimiento de alejarse, la Sra. Salazar tenía claro que la perra estaba muy asustada y nerviosa.

Su primera estrategia fue empezar a darle poco a poco golosinas como nuggets de pollo y salchichas. “Algo realmente sabroso, porque sólo tienen croquetas todos los días. Realmente quiero darles algo especial, porque estoy tratando de formar esa relación”, dijo la Sra. Salazar.

Al principio, la amante de los animales se limitaba a sentarse con ella, evitando enfrentarse directamente al perro dándole la espalda para parecer menos amenazante. Poco a poco, durante estas sesiones semanales, Magnolia empezó a gruñir menos y a relajarse un poco más. A la tercera sesión, se produjo una gran transformación.

“Esta vez”, cuenta la Sra. Salazar, “iba caminando hacia la perrera y ella se acercó enseguida, moviendo un poco la cola y olisqueando”.

Abriendo la puerta de la perrera, la Sra. Salazar se sentó fuera. Con mucha cautela, Magnolia salió por sus golosinas. En lugar de intentar acariciarla, la Sra. Salazar simplemente se sentó y respetó el espacio de la perra. Al cabo de un rato, Magnolia empezó a traerle juguetes a su nueva amiga para que se los tirara y a jugar a buscarlos. Luego empezó a restregarse para demostrarle afecto. A partir de ese momento, se convirtieron en las mejores amigas.

La Sra. Salazar con Magnolia, ahora llamada Nala por sus nuevos dueños. (Cortesía de Sahari Salazar)
(Cortesía de Sahari Salazar)

“Mucha gente piensa que estoy premiando la agresividad; el perro gruñe y muerde, y yo lo estoy premiando”, dice la Sra. Salazar, y explica que la agresividad basada en el miedo es diferente de la agresividad bruta y requiere un trato sensible.

“Creo que muchos adiestradores o adiestradores intentarían atar al perro y empezar a corregirlo si intentara morder o huir. Existe la idea de que hay que controlar a los perros y de que hay que enseñarles quién manda. Pero dejar que Magnolia decidiera si quería interactuar conmigo hizo que el progreso fuera mucho más rápido. Si la hubiera obligado, habríamos retrocedido diez pasos”.

Lo bonito, dice la Sra. Salazar, es que una vez que una persona muestra amor, cariño y comprensión, abre la puerta a todos los demás.

Primero empezó a pasear a Magnolia con su prometido, el oficial de control de animales Nathaniel Valenti, al que conoció en el refugio hace varios años. Conscientes de que el refugio no podía retener a la perra indefinidamente, la pareja dio el paso de llevarse a Magnolia a casa para que viviera con ellos en acogida.

Primer encuentro de Magnolia con el prometido de la Sra. Salazar, Nathaniel Valenti. (Cortesía de Sahari Salazar)
Magnolia con uno de los empleados. (Cortesía de Sahari Salazar)

Una vez fuera del refugio y en un entorno hogareño, Magnolia estaba mejor. La joven perra —una inspección dental les dijo que tenía unos 18 meses— iba con ellos a todas partes: a ver a los miembros de la familia, a hacer recados e incluso los acompañó a acampar. Fuera donde fuera, Magnolia se comportaba de forma impecable.

“Está claro que alguien ha trabajado con ella: responde estupendamente a las órdenes”, dice la Sra. Salazar.

Como no tenía microchip, no está claro qué le pasó a Magnolia en el pasado. Su futuro, sin embargo, es seguro y brillante. Con más de 80,000 seguidores en Instagram, el refugio compartió la historia de Magnolia, que recibió una gran respuesta.

Una pareja del sur de California se hizo notar. Después de conducir hasta allí para conocerlos y darles la oportunidad de interactuar con Magnolia, el equipo supo que su cachorra rescatada sería feliz y estaría segura con esta familia. Un par de semanas después, se reunieron a mitad de camino, y Magnolia —ahora Nala— llegó a su hogar definitivo.

Magnolia, ahora Nala, con sus nuevos dueños. (Cortesía de Sahari Salazar)

Decir adiós fue durísimo.

“Lloramos; lloramos antes de que ocurriera. Son lágrimas de felicidad, siempre son agridulces. No podríamos estar más contentos de que haya encontrado el mejor hogar”, dijo la Sra. Salazar. “Este era el lugar donde debía estar toda su vida. Fuimos nosotros los que establecimos esa conexión”.

“Pienso en las veces que perdimos porque no ganamos todos los casos. Con Magnolia luchamos contra viento y marea; había gente que pensaba que nunca podríamos hacerlo con esta perra, pero se lo demostramos juntos, y nos hizo falta a muchos de nosotros: el personal, el gerente, mi prometido, mi familia, su familia, los adoptantes que dijeron: ‘Sí, le daremos esa oportunidad'”.

(Cortesía de Sahari Salazar)

La Sra. Salazar se mantiene en contacto con los nuevos dueños de Magnolia-Nala y disfruta viendo su vida en el sur de California. La afortunada cachorra vive con otros dos perros y sale a correr todas las mañanas con su deportiva familia. De naturaleza muy cariñosa, tarda un poco en entrar en calor pero, cuando se siente cómoda, se vuelve dulcemente afectuosa.

“Le encanta acurrucarse en la cama y pasar todo el tiempo con su familia”, dice la Sra. Salazar. “Tiene mucha energía, es juguetona y se siente segura fuera de casa, en entornos nuevos. Le encanta explorar”.

“Allí le va muy bien. Hace mucho ejercicio, recibe cariño y tiene la oportunidad de ser un perro y ser ella misma. Adora a sus nuevos dueños y ha creado un vínculo muy fuerte con ellos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.