Volcán Taal atemoriza, enormes grietas aparecen en suelo habitado más allá del lago

Por Anastasia Gubin
15 de Enero de 2020 Actualizado: 15 de Enero de 2020

Según los geólogos filipinos el volcán Taal que se encuentra formando una isla dentro de un lago, muestra signos de una próxima extraordinaria erupción mayor. Mientras esto ocurre, los residentes observan que en el suelo en zonas pobladas no solo en el flanco del volcán sino alrededor del lago se están formando grandes grietas.

Fracturas de gran tamaño comenzaron a aparecer en los alrededores y ahora se extienden por los poblados a lo largo del río Pansipit que se encuentra al borde del lago que contiene el volcán (Foto) (Foto).

Foto, Foto, Vídeo de grietas iniciales

Esto ocurre después de la gran erupción inicial del 12 de enero, la cual elevó el estado de emergencia de 1 a 4 en pocas horas, donde la escala mayor es 5.

El martes aparecieron fisuras en Lemery, en las poblaciones de Sinisian, Mahabang Dahilig, Dayapan, Palanas, Sangalang y Mataas na Bayan; además de Agoncillo, en los sectores de Pansipit, Bilibinwang; en Talisay, en las poblaciones 1,2,3 y 5 y en San Nicolás, dijo el Instituto Vulcanológico y Sismológico de Filipinas.

Este miércoles 15 de enero los geólogos en su último boletín anunciaron nuevas fisuras en Sambal Ibaba y Lemery.

Mapa del volcán Taal sus alrededores y el río P (Roel Balingit /Wikimedia bajo licencia Creative Commons CC BY-SA 3.0)

“También se ha observado el secado de porciones del río Pansipit”, destacaron.

“Además, las imágenes satelitales recién adquiridas mostrarían que el Lago del Cráter Principal (MCL) ha sido drenado y se han formado nuevos cráteres de ventilación dentro del Cráter Principal y en el flanco norte del volcán”.

Un barco de pesca navega a lo largo de un lago mientras el volcán Taal entra en erupción el 12 de enero de 2020 en Talisay, provincia de Batangas, Filipinas. (Ezra Acayan/Getty Images)

El volcán se encuentra a 65 kilómetros al sur de la capital Manila en medio de un lago de cráter en una zona muy turística. Es uno de los más activos en el archipiélago en medio del anillo de fuego del Pacífico.

Un residente camina a lo largo de la orilla de un lago mientras el volcán Taal entra en erupción el 12 de enero de 2020 en Talisay, provincia de Batangas, Filipinas. Las autoridades locales han comenzado a evacuar a los residentes cerca del volcán Taal, que comenzó a arrojar cenizas hasta un kilómetro y luego tras violentas explosiones hasta 10 a 15 kilómetros de altura el domingo por la tarde. El Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología elevço el nivel de alerta a cuatro de cinco, iniciando evaciaciones masivas. (Ezra Acayan/Getty Images)
Una explosión freática del volcán Taal es vista desde la ciudad de Tagaytay en la provincia de Cavite, al suroeste de Manila, el 12 de enero de 2020. (BULLIT MARQUEZ/AFP vía Getty Images)

El Instituto Vulcanológico alertó a la población que vive en sus alrededores por los antecedentes destructivos que ha tenido Taal en el pasado. Ante una explosión mayor el territorio afectado sería en un radio de 14 kilómetros alrededor del cráter principal, con peligros de un tsunami volcánico.

La Red Sísmica de Filipinas registró un total de 520 sismos volcánicos desde las 13 horas del 12 de enero de 2020 y 169 de estos se sintieron por los pobladores con intensidades que van desde la Intensidad I – V.

Desde las 5 de la mañana del 15 de enero hasta las 16 horas hubo 53 sismos volcánicos y 12 de ellos se sintieron por la población con intensidades que van desde la Intensidad I – III.

Las casas cerca del cráter del volcán Taal se ven enterradas en cenizas volcánicas por la erupción del volcán el 14 de enero de 2020 en la isla del volcán Taal, provincia de Batangas, Filipinas. (Ezra Acayan / Getty Images)

“Tal intensa actividad sísmica probablemente significa una intrusión magmática continua debajo del edificio Taal, lo que puede conducir a una mayor actividad eruptiva”, destacó el Instituto Sismológico.

“Se recomienda a los residentes alrededor del Volcán Taal que se protejan contra los efectos de la caída de cenizas prolongada y pesada. Las autoridades de aviación civil deben aconsejar a los pilotos que eviten el espacio aéreo alrededor del volcán Taal ya que las cenizas en el aire y los fragmentos balísticos de la columna de erupción representan un peligro para las aeronaves”.

Un rayo cae en el cráter del volcán Taal cuando éste entra en erupción el 12 de enero de 2020, visto desde la ciudad de Tagaytay, provincia de Cavite, Filipinas. (Ezra Acayan/Getty Images)

El volcán Taal entró en un período de intensa erupción el 12 de enero con explosiones de vapor en varios puntos dentro del Cráter Principal a la 1:00 p.m. que progresó en erupción de lava a las 2:49 a.m. acompañada de truenos y relámpagos. Se escucharon fuertes ruidos retumbantes en Talisay, Batangas.

Vídeo inicial de turistas

Se formó una columna de humo colosal hasta 15 metros. Cientos de vuelos internacionales del sur de Manila se cancelaron por las cenizas que alcanzaron grandes distancias y por una inminente erupción “explosiva”.

Después de una breve disminución de la actividad luego de la expulsión de lava el volcán reanudó una formación de lava esporádica y actividad hidrovolcánica en el Cráter Principal. Se observaron nuevas aberturas laterales en el flanco norte donde emanan fuentes de lava.

Una fuerte caída de cenizas cayó al suroeste de la isla volcánica en Cuenca, Lemery y Taal, en Batangas.

Además de las fisuras en las últimas horas la erupción del volcán Taal se ha caracterizado por una continua liberación de lava y vapor de agua que generan columnas de vapor de color gris oscuro de 700 metros de altura que se desplazan en general hacia el sudoeste.

Residentes que huyen de la erupción del volcán Taal esperan ayuda al lado de una carretera el 13 de enero de 2020 en Lemery, provincia de Batangas, Filipinas. (Ezra Acayan/Getty Images)

Las autoridades han evacuado a decenas de miles de personas de la zona, informó la agencia AFP. Se estima que la actual erupción ha dañado cultivos y ganado por valor de 10 millones de dólares, según el departamento de agricultura del país.

“Nuestra casa podría colapsar en cualquier momento y podemos quedar debajo de los escombros”, dijo Welcome Musa, un residente de 56 años, según Scienze Notizie.

***

Mira a continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS