Volver a lo básico: la sabiduría tradicional de la alimentación para la salud y la curación

Por Emma Suttie
12 de Diciembre de 2023 8:02 PM Actualizado: 12 de Diciembre de 2023 8:02 PM

El ser humano realizó increíbles avances en la comprensión del cuerpo humano y de la etiología de muchas enfermedades modernas. Sin embargo, a pesar de nuestros avances, parece que nos encontramos en medio de un creciente número de epidemias sanitarias que afectan cada vez más a nuestros hijos.

A pesar del importante descenso de las tasas de mortalidad infantil en los últimos 100 años gracias a avances como la mejora del saneamiento y los antibióticos, los niños del 2023 se enfrentan a nuevas amenazas para su salud. Algunos de los culpables son un medio ambiente cada vez más tóxico, contaminantes en nuestro suministro de agua, campos electromagnéticos, un número cada vez mayor de vacunas infantiles, falta de ejercicio físico y alimentos cargados de productos químicos.

Aunque el deterioro de la salud de nuestros hijos es un tema complejo en el que intervienen múltiples factores, seguir una dieta sana es una forma de prevenir, revertir y mejorar muchas enfermedades.

En una reciente conferencia en Orlando, Florida, Mandy Blume dio una conferencia sobre las poderosas formas en que los alimentos pueden curarnos.

Mandy Blume tiene un máster en ciencias de la nutrición, pasó los últimos 15 años como voluntaria en hogares de acogida, ayudando a los niños a recuperar su salud, y es madre de un niño autista. Fundó Real Food Recovery y es autora del libro de cocina GFCF (sin gluten y sin caseína) más vendido del mismo nombre, “Real Food Recovery“. La Sra. Blume practica la nutrición en Docs Outside the Box, una organización que ofrece atención holística, urgente y primaria en San Petersburgo, Florida. Intervino en la Conferencia Documenting Hope en representación de la Fundación Weston A. Price.

La Fundación Weston A. Price es un recurso de información e investigación sobre nutrición basado en las investigaciones del Dr. Weston A. Price, un dentista que vivió entre 1870 y 1948. En su búsqueda de la causa de las caries dentales y la degeneración física, el Dr. Price viajó por todo el mundo y descubrió que las personas que vivían con dietas tradicionales tenían los dientes rectos, libres de caries, y una salud general excelente. El Dr. Price también observó que cuando se introducían las dietas modernas, que incluían alimentos procesados como la harina refinada y el azúcar, aparecían caries y la salud empeoraba. Es autor del libro “Nutrición y degeneración física“.

Para ilustrar el problema, la Sra. Blume compartió estadísticas sobre diversas enfermedades infantiles. Una de ellas fue que 32 millones de niños (43 por ciento) en Estados Unidos padecen al menos una enfermedad crónica de las 20 que se evaluaron. Además, el 45 por ciento de los niños con alguna de esas 20 afecciones padecía más de una. Esto significa que el 19,6 por ciento, o uno de cada cinco niños desde el nacimiento hasta los diecisiete años, padece al menos dos de las enfermedades crónicas evaluadas en el estudio. Estas estadísticas fueron tomadas del American Pediatric Journal en 2011, lo que significa que las cifras son probablemente mucho más altas ahora.

La Sra. Blume explicó que los alimentos —algo que introducimos en nuestro cuerpo todos los días— representan la mejor manera de fortalecer nuestro organismo y recuperar nuestra salud. Los alimentos que comemos pueden curarnos y, a la inversa, pueden enfermarnos. Muchas de nuestras enfermedades modernas pueden atribuirse al estilo de vida, algo que podemos controlar eligiendo alimentos sanos con conocimiento de causa, algo vital para mantenernos robustos y evitar enfermedades.

Azúcar

El azúcar está omnipresente en la dieta estadounidense estándar, es altamente adictivo y perjudicial para la salud, especialmente la de los niños. También está implicado en numerosas enfermedades crónicas. Un estudio del 2023 publicado en el British Medical Journal descubrió que el consumo excesivo de azúcar aumentaba significativamente el riesgo de 45 consecuencias negativas para la salud, como gota, asma, depresión, hipertensión, obesidad, infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares y cáncer.

La Sra. Blume habló del espectacular aumento del consumo de azúcar en el último siglo, diciendo que hace 100 años, la gente consumía una media de 25 libras de azúcar al año, y que los estadounidenses consumen ahora una media de 14 libras de azúcar al mes, o 168 libras al año. Y aunque algunas personas no consumen ni de lejos esa cantidad de azúcar al mes, otras consumen mucho más que la media.

Blume pone como ejemplo el zumo de naranja, que la mayoría de la gente considera una opción saludable porque contiene la vitamina C necesaria para la curación y un sistema inmunitario fuerte. Explica que la mayoría de los zumos de naranja contienen el equivalente a unas 13 cucharaditas de azúcar (cuando lo máximo que deberíamos tomar al día son nueve cucharaditas), y falta la fibra beneficiosa de la naranja, por lo que una opción mucho mejor sería comer una naranja y beber un vaso de agua. Esta opción más saludable sólo tiene el equivalente a 3 cucharaditas de azúcar.

Como opciones más saludables al azúcar blanco, la Sra. Blume recomienda la miel local cruda, el sirope de arce puro (grado B), la melaza y la estevia para satisfacer a los más golosos.

También es fundamental leer los ingredientes de los productos que compra, ya que el azúcar se añade a muchos productos que no asociaría con el azúcar, como condimentos, aliños para ensaladas y comidas preparadas.

Curarse con alimentos

La buena noticia es que, aunque muchos de los alimentos que comemos pueden provocar enfermedades y debilidad, elegir los adecuados puede desintoxicarnos y curarnos. Se demostró una y otra vez que la dieta previene, revierte y mejora muchas enfermedades. Los alimentos pueden ser una poderosa medicina, dependiendo de nuestras elecciones educadas.

Seguir una dieta sana es especialmente importante para el crecimiento y el desarrollo de los niños. También se demostró que una nutrición óptima tiene efectos curativos en niños con problemas de salud como el autismo. En una revisión sistemática, se demostró que una dieta con FBCF beneficiaba a los niños con trastorno del espectro autista. La dieta redujo los comportamientos estereotipados asociados a este trastorno y mejoró la cognición.

En otro metaanálisis, se observó que una dieta rica en proteínas mejoraba los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares en las personas con diabetes de tipo 2.

La Sra. Blume recomienda limitar o evitar los alimentos procesados, ya que contienen altos niveles de sodio, sustancias químicas y azúcares procesados. También señala que las empresas utilizan los ingredientes más baratos para maximizar los beneficios y gastan millones en investigar cómo utilizar sustancias químicas para estimular el cerebro y hacer que sus productos sean más adictivos y supriman el apetito para que se coma más.

Las recomendaciones que la Sra. Blume comparte son las que ella utiliza en su casa y en las casas de acogida donde trabaja con niños enfermos, y dice que ve resultados notables al cabo de unas dos semanas.

Su filosofía es mantener su comida lo más cerca posible de la forma en que Dios lo hizo y:

-Lea los ingredientes de cualquier alimento envasado.

-Compre productos locales, de agricultores o mercados agrícolas.

-Compre en el perímetro del supermercado (donde están los alimentos frescos).

-Trate de comprar en tiendas de comestibles que apoyan a los agricultores locales.

Comprar en el mercado agrícola local es una forma estupenda de consumir alimentos frescos, locales y de temporada. (Sharon Vanorny/Cortesía de Destination Madison)
Comprar en el mercado agrícola local es una forma estupenda de consumir alimentos frescos, locales y de temporada. (Sharon Vanorny/Cortesía de Destination Madison)

La Sra. Blume pasó a hablar de los alimentos que benefician nuestra salud. Una lista abreviada de sus recomendaciones incluye:

-Grasas: Grasas animales y de la leche, nata, mantequilla, yogur y kéfir (si se toleran), leche de coco y aguacate.

-Caldo para sopa: Después de cenar, cocine a fuego lento las sobras durante la noche y haga sopa por la mañana con el caldo: es muy curativo.

-Agua: Una buena manera de empezar el día es añadir una pizca de sal mineral a un vaso de agua.

-Proteínas: Pescado, ternera, aves, queso y frutos secos.

-Carnes y productos animales: Los animales alimentados con pasto contienen más Omega-3. La carne de vacuno es la que tiene más, luego la de ave y después los huevos; los pescados salvajes como el salmón, la caballa y el eglefino son los que tienen más Omega-3; la carne de vísceras es la más densa en nutrientes y puede añadirse a otros alimentos, o puedes hacerla paté.

-Verduras de hoja verde.

-Alimentos fermentados y cultivados: Yogur, queso, kéfir, chucrut, kimchi.

En última instancia, tenemos control sobre nuestra salud, especialmente en lo que respecta a la alimentación, y el mensaje general es que la elección de alimentos nutritivos puede curar cualquier problema de salud. Afortunadamente, abundan los recursos para preparar comidas deliciosas que gustarán a toda la familia y que, además, pueden mejorar su nutrición.

Si tiene un hijo con problemas de salud, saber por dónde empezar puede ser abrumador. Algunos sitios web excelentes para explorar son Real Food Recovery, de la Sra. Blume, y la Fundación Weston A. Price, para ayudar a su pequeño en el camino hacia la recuperación.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.