Wisconsin prepara la Guardia Nacional luego que vándalos derribaran estatuas y atacaran a senador

Por Zachary Stieber
24 de Junio de 2020 1:46 PM Actualizado: 24 de Junio de 2020 1:46 PM

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, dijo que los oficiales podrían habilitar la Guardia Nacional después de una noche de caos en Madison, incluyendo la agresión a un senador estatal.

El demócrata Evers dijo el miércoles por la mañana que lo que se desarrolló en Madison “presentó un marcado contraste con las protestas pacíficas que hemos visto en todo el estado en las últimas semanas, incluyendo daños significativos a la propiedad del estado”.

“Quiero ser claro: la violencia contra cualquier persona (…) está mal. Nunca debe ser tolerada. Cualquier acto de injusticia contra una persona es menos justicia para todos nosotros y la gente que cometió estos actos de violencia será responsabilizada”, dijo.

A ultima hora del martes unos vándalos derribaron la estatua emblema del estado, Forward, y del Coronel Hans Christian Heg, un activista antiesclavista que luchó por la Unión durante la Guerra Civil en Madison.

Los funcionarios están evaluando los daños infligidos a la propiedad del estado mientras que ambas estatuas ya fueron recuperadas, dijo Evers.

“Estamos preparados para habilitar la Guardia Nacional de Wisconsin para proteger los edificios y la infraestructura del estado y seguimos trabajando con las fuerzas del orden locales para comprender su respuesta a los acontecimientos de anoche y su plan para responder a acontecimientos similares en el futuro”, añadió.

La turba también agredió al senador estatal demócrata Tim Carpenter, quien estaba filmando un enfrentamiento con la policía.

Carpenter escribió en su cuenta de Twitter que fue golpeado y pateado en la cabeza, el cuello y las costillas por 8 a 10 personas por tratar de capturar la escena en video.

“Gente inocente va a ser asesinada”, dijo en una declaración de los medios sociales.

El vídeo mostró a Carpenter en el suelo y un reportero en la escena dijo que su equipo llamó a paramédicos para atender al legislador.

Los vándalos derribaron y arrastraron las estatua emblema de Wisconsin y la de Heg en el edificio estatal en Madison y rompieron las ventanas de varios edificios, incluyendo el edificio del condado de la ciudad, dijo el Departamento de Policía de Madison. También arrojaron un cóctel molotov en ese edificio.

El grupo, formado por 200 o 300 personas, se desplazó inicialmente por el centro de la ciudad, bloqueando las intersecciones y obstruyendo los caminos de entrada.

“A medida que el comportamiento del grupo se intensificaba, entraron en un edificio de condominios privados y rodearon un vehículo de remolque (exigiendo al conductor que abandonara el vehículo)”, dijo el departamento en un comunicado.

Después de que las estatuas fueron removidas, el grupo trató de entrar al edificio del Capitolio estatal pero fueron detenidos por oficiales de policía.

No estaba claro si se hizo algún arresto.

Los reporteros indicaron que los grupos que se desplazaban por el centro estaban molestos después de que un activista negro fuera arrestado tras causar un disturbio fuera de un restaurante. Un informe policial dijo que el sospechoso entró en la zona de los asientos exteriores sosteniendo un bate y usando un megáfono para hacer declaraciones en voz alta.

El sospechoso, identificado como Devonere Johnson, se resistió al arresto y fue acusado de alteración del orden público. Mientras el estaba armado, se resistió e intentó escapar.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Black Lives Matter: Qué es y cómo actúa este movimiento

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.