Wuhan, la zona cero del virus del PCCh, también es el centro principal para el trasplante de órganos

Por The Epoch Times
12 de Junio de 2020
Actualizado: 12 de Junio de 2020

La ciudad china central de Wuhan no solo es el punto de origen del virus del PCCh, sino que también es un punto clave para la industria de trasplantes de órganos en China.

En 2015, el exviceministro de Salud de China, Huang Jiefu, declaró en la Conferencia de Trasplante de Órganos de China organizada en Wuhan: “Sin Hubei, sin Wuhan, no habría trasplantes de órganos en China”.

Según documentos internos filtrados obtenidos por The Epoch Times, el Hospital Tongji de Wuhan está clasificado entre los mejores en trasplante de órganos en China: está clasificado como primero en trasplantes de riñón, quinto en trasplantes de hígado y tercero en trasplantes de corazón.

Wuhan es la novena ciudad más grande de China, y el Hospital Tongji es solo uno de los hospitales de la ciudad.

Documentos internos del Hospital Tongji exponen el impactante volumen de trasplantes de órganos del hospital en los últimos años.

Uno de los documentos internos muestra que el Hospital Tongji ocupó el primer lugar en el país por el número de donaciones luego de una muerte cardíaca (DCD) utilizadas en operaciones de trasplante de riñón durante tres años consecutivos, de 2015 a 2017.

Otro documento interno del Hospital Tongji muestra que la cantidad de trasplantes de riñón es asombrosa. Para 2016, se convirtió en el primer centro de trasplantes en China con más de 6000 trasplantes de riñón acumulados.

Además, el número de trasplantes de riñón en el Hospital Tongji aumentó en 2015, 2016 y 2017. El número de trasplantes de riñón en 2015 fue cercano a 350, un aumento de aproximadamente 100 casos con respecto al año anterior. El número de trasplantes de riñón alcanzó un pico en 2016, alrededor de 460 casos.

El 10 de abril de 2019, el Hubei Daily informó que la cantidad de trasplantes de corazón y riñón en Wuhan se encontraba entre las más altas de China. El Hospital Tongji tiene al menos un trasplante todos los días. Según el sitio web oficial del Hospital Tongji, el hospital ha completado hasta ahora más de 6000 trasplantes de riñón, casi 2000 trasplantes de hígado, más de 200 trasplantes de corazón y casi 200 trasplantes de páncreas y articulaciones renales.

Luego de que el Partido Comunista Chino (PCCh) anunciara la suspensión del uso de órganos de los presos condenados a muerte en 2015, todavía se realizaba una gran cantidad de trasplantes en Wuhan.

Figura 1

Los documentos internos del Hospital Tongji (Figura 1) mostraron que en 2014, hubo 154 casos DCD para trasplante de riñón y 73 casos DCD para trasplante de hígado; en 2015, hubo 291 casos DCD para trasplante de riñón y 101 casos DCD para trasplante de hígado; en 2016, 356 casos DCD para trasplante de riñón y 111 casos DCD para trasplante de hígado.

Sin embargo, ya sea Wuhan, Hubei o todo el país, el número de donaciones voluntarias de órganos es extremadamente limitado.

Según un informe de Hubei Daily el 10 de abril de 2019, Wuhan requiere de 1600 cuerpos donados cada año, incluidos 500 solo en el Hospital Tongji, mientras que toda la ciudad recibe solo unos 300 cuerpos donados cada año. Hay una gran brecha entre las donaciones y la demanda.

Médicos del Hospital Tongji participan en la sustracción forzada de órganos

Wang Zhiyuan, presidente de la Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong (WOIPFG), dijo a The Epoch Times que los médicos y enfermeras del Hospital Tongji admitieron que habían sustraído usado órganos de practicantes de Falun Gong. “Tenemos la conversación telefónica grabada para demostrarlo”, dijo Wang.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual que ha sido severamente perseguida en China desde 1999. Ellos constituyen la mayoría de los presos de conciencia recluidos dentro de las cárceles, prisiones e instalaciones de detención de China. Un tribunal popular independiente determinó en 2019 que los seguidores de Falun Dafa siguen siendo la principal fuente de órganos en la industria de trasplantes con fines de lucro de China.

En 2006, un investigador de la WOIPFG llamó al Instituto de Trasplante de Órganos del Hospital Tongji y le preguntó si era posible encontrar un donante que fuera practicante de Falun Dafa. La persona que respondió dijo: “Sí, claro, no hay problema. Cuando esté listo, puede venir directamente y lo conversaremos en detalle”.

En otra investigación encubierta el 12 de octubre de 2015, un médico de apellido Gong del Departamento de Cirugía Cardiotorácica del Hospital Tongji dijo que había usado órganos de practicantes de Falun Dafa para trasplantes y que los donantes fueron enviados al hospital desde las cárceles o campos de trabajo. “El director Wei de nuestro departamento asignó un equipo dedicado a esta tarea, y el equipo está encabezado por el profesor Zhu”, dijo.

Gong también declaró que su departamento a veces realizaba cinco trasplantes de corazón en una semana. Ocasionalmente, tenían dos operaciones en un día.

El 7 de junio de 2017, un cirujano de apellido Mao del Hospital Tongji, respondió a la llamada de investigación encubierta, diciendo: “El año pasado tuvimos más de 100 trasplantes de hígado y entre 400 a 500 trasplantes de riñón. Ocupamos el primer lugar en el país en trasplantes de riñón”.

Cuando la policía en Wuhan abusa de los practicantes de Falun Dafa detenidos, a menudo los amenazan con sustraer los órganos de los adherentes.

Zhang Su, un practicante de Falun Gong en Wuhan, le dijo a The Epoch Times que un oficial de policía lo intimidó diciendo: “Podemos matarte fácilmente como matar a una mosca. Si los llevamos a que los ejecuten, nadie afuera lo sabría. Si les cortamos sus órganos y les decimos a otros que se suicidaron, ¿quién sabría lo que realmente sucedió?”

Según un informe de Minghui del 27 de mayo de 2019, el practicante de Falun Gong Zhang Bo y otros cinco practicantes fueron sacados por la policía de su lugar de trabajo el 26 de diciembre de 2018. En la estación de policía Yujiatou de Wuhan, estos seis practicantes fueron forzados a realizarse un examen físico. Se les sustrajo cientos de mililitros de sangre a cada uno, y los médicos también verificaron los índices de salud de sus hígados, riñones, corazones y pulmones. También les realizaron un examen ocular para revisar sus córneas. Todos estos seis practicantes eran hombres jóvenes y considerados “donantes de alta calidad”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Video relacionado

Tribunal confirma que China continúa sustrayendo órganos por la fuerza | Al descubierto

TE RECOMENDAMOS