“Ya no necesitamos censurarnos” sobre el Partido Comunista Chino: Experto en seguridad nacional

Por Nathan Worcester
16 de Octubre de 2021
Actualizado: 16 de Octubre de 2021

En un debate que Arthur Herman, miembro del Instituto Hudson, describió como “particularmente escalofriante”, los expertos de la Comisión Hamilton del Hudson para asegurar la base de la innovación en la seguridad nacional de Estados Unidos hablaron el 14 de octubre sobre la amenaza de la coerción económica china a las cadenas de suministro de baterías avanzadas críticas para la defensa.

Una de las tres charlas de la conferencia, “Impulsar la innovación: Baterías avanzadas y cadenas de suministro críticas”, reunió a la investigadora principal del Hudson, Nadia Schadlow, que fue asesora adjunta de seguridad nacional para la estrategia de Estados Unidos durante el mandato del presidente Trump; John Lee, investigador principal del Hudson, que fue asesor principal de seguridad nacional de la ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Julie Bishop; Pavneet Singh, investigador no residente de Brookings Institution, que formó parte del Consejo de Seguridad Nacional y del Consejo Económico Nacional durante el mandato del presidente Obama; y Anthony Vinci, investigador adjunto de Center for a New American Security, que fue director de tecnología de la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial durante el mandato del presidente Trump.

La Comisión Hamilton lleva el nombre del padre fundador Alexander Hamilton, que inspiró la “Escuela Americana” de economía que ayudó a guiar la política económica estadounidense desde el gobierno de George Washington hasta mediados y finales del siglo XX. Los partidarios de esta escuela lucharon tradicionalmente por la protección económica de las principales industrias manufactureras, un banco nacional e inversiones en carreteras y otras infraestructuras físicas.

En su introducción a “Impulsar la innovación“, Schadlow señaló el actual control de China sobre las cadenas de suministro de baterías avanzadas, incluidas las de iones de litio y las nuevas baterías de estado sólido.

“China domina esta cadena de suministro, desde los minerales críticos hasta el procesamiento, la producción de celdas de baterías y el reciclaje”, dijo Schadlow. “Uno de nuestros informadores señaló que China iba una década por delante de Estados Unidos en esa cadena de suministro”, añadió.

“¿La cuestión de las baterías y la cadena de suministro ha tropezado con esa línea hasta el punto de que hemos pasado de una competencia económica normal, entre comillas, a una coerción económica y a una guerra económica? Yo propondría que aún no hemos llegado a ese punto, pero estamos en un estado que yo llamaría ‘preparación del campo de batalla'”, dijo Vinci.

“Las baterías son muy importantes para las capacidades del Departamento de Defensa en los próximos cinco o diez años”, dijo Vinci.

Recomienda que se desarrollen capacidades nacionales de inteligencia para evaluar las vulnerabilidades de la cadena de suministro, argumentando que el gobierno federal de Estados Unidos puede incluso no competir en este terreno con los actores de su propio sector privado.

“Yo sugeriría que hay empresas, empresas individuales excepcionales, en Washington o Nueva York, que probablemente tienen mejor capacidad de análisis de recopilación de inteligencia económica que toda la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, y eso es un problema”, dijo Vinci.

Condiciones del PCCh para hacer negocios en China

Singh destacó algunos de los peligros para las empresas estadounidenses que quieren hacer negocios en China, diciendo que la coerción del país “adopta muchas formas”.

“Como condición para hacer negocios en China, el libro de jugadas exige que estas empresas [las de software] transfieran P.I., creen una empresa conjunta o cedan la propiedad final de su empresa”, dijo.

Singh dijo que los cambios en la financiación de inversiones de capital riesgo también presentan problemas: según Singh, los socios comanditarios, que antes se contentaban con aportar capital sin implicarse de forma significativa, han empezado a pedir información confidencial y datos de propiedad.

“Se trata de un cambio drástico en el modelo de capital riesgo, y supone una verdadera vulnerabilidad porque no hay una verdadera supervisión”, dijo.

Basándose en su experiencia en el gobierno de Australia, Lee presentó lo que llamó la “visión del éxito” de Beijing en relación con otros países.

“Se reduce a tres cosas”, dijo Lee. “Quiere una capacidad de coerción, y eso no es solo a través de medios materiales, sino, sobre todo, la demostración de una decisión superior frente a otros países y gobiernos”.

“En segundo lugar, quiere tener la capacidad de ofrecer incentivos materiales y alicientes a, en particular, las naciones más pequeñas, para ganar su sumisión, y esto se hace de forma bilateral o a través de regímenes multilaterales, como la [Iniciativa la Franja y la Ruta]”.

“En tercer lugar, quiere conseguir no solo legitimidad, sino que quiere el tributo y la aceptación de su supuesta superioridad, y lo hace a través del dominio de las normas y estándares regionales e institucionales”.

Lee argumentó que China necesita mantener y aumentar su poder sobre las cadenas de suministro de baterías para lograr estos objetivos, explicando después que los objetivos y la estrategia de China podrían ser bastante sutiles.

“No se trata necesariamente de poner de rodillas a un país como Australia, porque probablemente no pueda hacerlo”, dijo Lee. “En realidad se trata más bien de una estratagema política y psicológica, preocupada por crear división dentro de ese país, de manera que las empresas e individuos coaccionados presionen a sus gobiernos para que cambien sus políticas de manera que se adapten mejor a los intereses chinos”.

Proteger las cadenas de suministro críticas contra China

Según Lee, los países pueden desarrollar su resistencia psicológica contra la influencia china siendo honestos sobre la naturaleza del Partido Comunista Chino.

“Ya no necesitamos censurarnos, como hemos hecho durante las últimas décadas, con respecto al Partido Comunista Chino, y ciertamente creo que cuanto menos nos censuremos, mejor estaremos como sociedad”, dijo.

Tras subrayar la necesidad de “blindar las cadenas de suministro críticas”, Lee dijo que el futuro del Indo-Pacífico podría depender de si los países ricos pueden generar una estrategia para los países en desarrollo, que según él son más susceptibles a la coerción china.

Los panelistas también debatieron sobre la naturaleza y el nivel de fuerza que debe utilizar el gobierno en relación con una cuestión, como las cadenas de suministro de baterías, que implica tanto la economía como la seguridad nacional.

“Es una cuestión compleja debido a la naturaleza de la economía estadounidense, que es básicamente un sistema capitalista de laissez-faire“, dijo Vinci. “En mi opinión personal, Xi está teniendo preocupaciones similares porque su propio sistema no está tan dirigido como él quiere, y está tratando de controlarlo más. Eso puede ser contraproducente para él. Sospecho que la gente del Instituto Hudson estaría de acuerdo conmigo en que así será”.

“El DoD puede tener un efecto en el sistema económico si utiliza sus herramientas de forma estratégica”, continuó Vinci, argumentando después que el DoD a menudo carecía de la experiencia técnica para saber qué incentivos utilizar.

“Nosotros [Australia] a menudo descubrimos que, como gobierno, se necesita un mazo, no necesariamente un bisturí”, dijo Lee, argumentando que incluso una “herramienta contundente” a nivel político puede cambiar significativamente el comportamiento del sector privado hacia China.

“No creo que el Departamento de Defensa pueda realizar el tipo de cambio que necesitamos en nuestra economía”, dijo Singh.

“Creo que estamos intentando cambiar toda una mentalidad y cambiar todo el funcionamiento de nuestra economía sin convertirnos en una economía dirigida”, añadió después.

Vinci se mostró de acuerdo con Singh: “Se trata realmente de una situación de todo el gobierno; lo llamaría realmente de todo el país”.

Vinci añadió que los incentivos fiscales son “probablemente el mayor mazo que tenemos en este país”.

En su discurso de clausura de “Impulsar la innovación“, Herman subrayó la amenaza potencialmente masiva que supone el control de China sobre las cadenas de suministro de baterías.

“Me pregunto si nuestra audiencia entiende lo inquietante que fue parte del debate”, dijo Herman. Seguidamente, afirmó que la competencia económica de Estados Unidos con China “no solo tiene que ver con la fortaleza de nuestra economía, ni siquiera con la protección de la seguridad nacional, sino que puede ser, en última instancia, una cuestión de supervivencia nacional”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS