Zhang Sanfeng, el incomparable inmortal del monte Wudang

Por The Epoch Times
14 de Septiembre de 2015
Actualizado: 24 de Diciembre de 2019

Zhang Sanfeng, o Chang San-Feng (también conocido como Zhang Junbao o Chang Chun Pao), un daoísta legendario en la historia china. Fue conocido como el fundador del taichi, un arte marcial. Muchos creen que él obtuvo el dao y alcanzó la inmortalidad. Varias fuentes dicen que su vida útil se expandió en la dinastía Song del Sur tardía, la dinastía Yuan y la dinastía Ming, un período de más de 200 años. Como Zhang vivió una vida de ermitaño y solitario, en sus últimos años aparecieron muchas historias de poderes sobrenaturales, era difícil establecer y precisar la fecha de su vida.

Existe la versión de que Zhang nació probablemente en 1247 y que a la edad de cinco años comenzó a perder la vista debido a una extraña enfermedad en los ojos. Un sacerdote daoísta dijo a los preocupados padres de Zhang, que estaba dotado de una base extraordinaria para la cultivación daoísta pero que estaba obstruido por malos espíritus. El daoísta prometió tomar a Zhang como discípulo y entrenarlo en las disciplinas daoístas para curar sus ojos antes de devolverlo a sus padres, por lo que estuvieron de acuerdo.

Zhang abandonó su casa y se convirtió en discípulo daoísta en un templo. Tenía mucho talento en el aprendizaje y aprendió las enseñanzas clásicas del daoísmo muy rápidamente. Recuperó totalmente la vista en unos meses, pero pasó siete años cultivando el daoísta antes de regresar a la casa de sus padres.

Después de llegar a la edad adulta, Zhang pasó el examen del servicio civil y tomó un trabajo en el gobierno. Después de la muerte de sus padres, renunció a su cargo después del tradicional rito del duelo. Se dice que durante este período se encontró con un visitante daoísta y la conversación con éste lo llevó al gran cambio de su vida. Zhang renunció a la búsqueda de fama mundana y riqueza. Estaba decidido a viajar por China con la esperanza de encontrar un gran maestro daoísta y aprender cómo alcanzar la iluminación.

Estatua de Zhang Sanfeng en la montaña Wudang. (Créditos: Gisling/CC BY 3.0/WikimediaCommons)

Finalmente Zhang conoció a un maestro daoísta y recibió las enseñanzas esenciales de la alquimia interior después de décadas de viajar y buscar. En los primeros años de la dinastía Ming, Zhang llegó al monte Wudang, también conocido como el monte Wutang y construyó algunas chozas simples de paja, para meditar con sus discípulos. Según se cree  fue en el monte Wutang donde logró el dao y se convirtió en inmortal.

La historia imperial de los registros de la dinastía Ming dicen que Zhang simplemente vestía una liviana túnica daoísta independientemente si fuera verano o un invierno intenso y que vivía sin comer a veces durante meses. Podía recitar de memoria cánones clásicos después de leerlos solo una vez y fue descrito como un ermitaño daoísta despreocupado y jocoso que podía viajar largas distancias a pie (más de 500 kilómetros) en un día.

Dejó el monte Wudang y visitó muchos templos en China. Fue dado por muerto una vez, pero volvió a la vida en su funeral, en el templo donde se hospedaba. Regresó al monte Wudang y dejó detrás muchas historias de sus poderes mágicos a lo largo de su viaje.

Con su creciente reputación y los cuentos mágicos de su vida, el emperador Chengzu de la dinastía Ming envió mensajeros tratando de  ponerse en contacto con él e invitarlo  a la capital, pero todos estos intentos fueron en vano.

Aún así, con el fin de honrar a Zhang, fueron construidos una serie de grandes templos por orden del emperador Chengzu (1403-1424).

Más de 300,000 soldados y trabajadores participaron en este gran proyecto. Fue canonizado por el emperador Yingzong en 1459, y el monte Wudan se convirtió en uno de los centros más atractivos para el estudio del daoísmo. Hoy en día los magníficos edificios en el hermoso entorno natural del monte Wutang figuran en la “Lista del Patrimonio Mundial” de las Naciones Unidas.

Zhang Sanfeng fue acreditado como el fundador de la arte marcial taichi que llevó a la fama las artes marciales en el sur de China. La escuela de artes marciales del daoísmo de Wudang compartió el mismo prestigio que la escuela Shaolin de artes marciales del budismo, la más prestigiosa práctica del boxeo fundada supuestamente por Bodhidharma en el norte de China.

La escuela Wudang enfatiza la fuerza interna y promueve la filosofía de que la “quietud domina el movimiento” y “la suavidad supera la dureza” que reflejan las enseñanzas daoístas de la calma y la armonización con la naturaleza.

Las enseñanzas de Zhang mostraron su creencia en la importancia de distinguir el bien del mal, centrarse en los nombres de las enseñanzas de China, como el confucianismo, el budismo y el daoísmo. Señaló que todas estas enseñanzas están ahí para ayudar a la gente a vivir la moralidad en la  cultivación, así la gente no estaría muy lejos del camino a la inmortalidad si conserva cuidadosamente su compasión, lealtad, piedad filial, honestidad y tolerancia, sin importar su condición social o edad.

Las enseñanzas de Zhang no fueron documentadas por escrito durante su vida, solo fueron transmitidas verbalmente a sus discípulos. Alguna de sus enseñanzas fueron compiladas por un investigador en un libro daoísta en 1723, pero se perdió mucho.

El arte marcial del taichi, a pesar de seguir teniendo el nombre, se ha desarrollado en diferentes estilos y perdió gran parte de las enseñanzas originales. Hoy ha sido ampliamente difundido y es bien conocido en el mundo, pero sobre todo sirve como una táctica defensiva o un tipo de ejercicio para mejorar la salud de las personas en lugar de un método de cultivación daoísta para alcanzar el dao, como lo fue antes.

A continuación

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS