10 consejos para que los hombres sobrevivan el día de San Valentín

Día de San Valentín: la fiesta que los hombres temen y las mujeres adoran.
Por JEFF MINICK
12 de Febrero de 2020 Actualizado: 12 de Febrero de 2020

Recientemente, estaba hablando con mi hermano sobre el Día de San Valentín. Él recordó que hace varios años le sugirió a su esposa de 40 años de casados, que ignoraran el Día de San Valentín, diciéndole que el día “era para los jóvenes y ellos eran viejos”.

Dejaré a su imaginación cómo le parecieron estos comentarios a su esposa. Doug estaba explicando su reacción, pero me reía demasiado para escuchar la mayoría de lo que dijo.

¿Por qué a nosotros, o al menos a muchos de nosotros, no nos gusta el Día de San Valentín? ¿Y por qué tantas mujeres encuentran tan especial la Fiesta del Amor?

Ciertamente, los regalos tradicionales del Día de San Valentín son femeninos: tarjetas cubiertas de corazones, ramos de flores, cajas de dulces, incluso esos corazones de dulces con mensajes como “Be Mine” o “Crazy 4U”. Para algunos chicos, Valentine’s Day es como una película de chicas, solo que están protagonizando la película, con demasiada frecuencia interpretando el papel del torpe novio o esposo que no tiene idea sobre el romance. Las mujeres piensan que el Día de San Valentín es “Sleepless en Seattle”; los hombres lo ven como algo más parecido a lanzarse en paracaídas detrás de las líneas alemanas en “The Dirty Dozen”.

Durante mis años de matrimonio, en ocasiones fui uno de los muchos tipos que estuvieron con vergüenza a través de la cola de la tienda de comestibles el 14 de febrero, con flores en una mano y tarjeta en la otra. Pagaríamos al empleado de la caja, iríamos al estacionamiento, nos sentaríamos en nuestros autos escribiendo algo cariñoso en la tarjeta y nos iríamos a casa con esposas o novias que supieron tan pronto como entramos por la puerta que nos habíamos detenido en el supermercado.

Anatema.

Hombres, no tienen por qué ser así, tomen el consejo de un viejo. Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a disfrutar, o al menos soportar, el Día de San Valentín sin sentirse como un jamoke:

1. Guarde silencio:

No me refiero a la especie de flor. A menos que a su pareja no le guste el Día de San Valentín, guarde sus sentimientos negativos para usted mismo. Nunca, por ejemplo, vayamos a decir que todo fue creado por Hallmark en colaboración con productores de rosas y fabricantes de chocolates.

2. Aprecie la historia

El día de San Valentín tiene sus raíces en la antigua Roma. Al participar, usted honra la historia y mantiene la tradición. “Omnia vincit amor”: el amor lo conquista todo, como solían decir esos antiguos. Conviértalo en el lema de San Valentín.

Tarjeta, flores y regalos. (Alexandr Pirogov | Goran Horvat | Free-Photos / Pixabay)

3. Compre antes del día de San Valentín

Tarjeta, flores y regalos. Cuando llegue a casa el 13 de febrero, dígale a la dama en su vida que recogió las flores un día antes y pida un florero. Asegúrese de dejarle ver los otros paquetes y bolsos debajo de su brazo. Recuerde: temprano, temprano, temprano. No solo se sentirá halagada, sino también asombrada por su previsión.

4. Amor por entrega

Si su ser querido trabaja fuera de la casa, llame a un florista y haga que le envíen las flores (preferiblemente rosas) a su lugar de trabajo. Obtendrá puntos tanto por las flores como por llamar la atención del público sobre su amor por ella.

5. Planifique la noche

Asegúrese de que su calendario esté despejado. Contrate a una niñera. Haga una reserva en un restaurante. El Día de San Valentín es un día ajetreado para restaurantes, así que si no le gustan las multitudes y quiere privacidad, elija una noche de fin de semana cerca del Día de San Valentín.

6. Recuerde: “La clave para el corazón de una mujer es un regalo inesperado en un momento inesperado”

Esta es una línea de la película “Finding Forrester”. Ahora, el Día de San Valentín hace que sea difícil cumplir con la parte del “momento inesperado” de la fórmula, pero no es imposible. Piense sobre un regalo poco convencional. Sáltese los chocolates y cómprele algunas joyas o una hermosa bufanda. Llévela al ballet o preséntele un certificado de regalo para un spa de belleza. Solo asegúrese de darle algo que deje más recuerdos que envoltorios de dulces o rosas muertas.

7. Evite los regalos prácticos

Es posible que desee una membresía de gimnasio o un kit de herramientas para ella, todo muy bien. Pero si le da a la dama una bicicleta estática o una batidora Cuisinart, no importa lo caro que sea, el día terminará mal. Una horca o un pelotón de fusilamiento podrían ser preferibles al destino que le espera.

En lugar de aguantar o menospreciar el Día de San Valentín, ¿por qué no divertirse un poco? (Crédito: Pxhere CCO)

8. Hágalo personalizado

Por supuesto, compre la tarjeta de San Valentín y agregue un mensaje personal, pero luego escríbale una nota por separado, preferiblemente a mano. Aquí es donde le dice lo que significa para usted, cuánto aprecia todo lo que ella hace, cuánto la ama. Su prosa no tiene que ser florida, ni siquiera bien escrita, sino que debe venir del corazón. La sinceridad triunfa cada vez sobre la falsa pomposidad.

9. Celebre

En lugar de aguantar o menospreciar el Día de San Valentín, ¿por qué no divertirse un poco? Debe marcar la ocasión de todos modos, entonces, ¿por qué no celebrarlo con bombos y platillos? Convierta la noche en una extravagancia para la mujer que ama y para usted mismo. Aquí hay una gran excusa para cenar en ese restaurante tailandés que quería probar, o visitar esa cervecería que ambos disfrutan. Invite a algunos amigos a su casa o apartamento y organice una fiesta.

10. Corone a esa dama como una reina por este día

Eso es todo. El 14 de febrero es la fiesta del amor. Disfrútela así.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un pelotón en crecimienton de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, Carolina del Norte. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Virginia. Vea JeffMinick.com para seguir su blog. Este artículo fue publicado originalmente en IntellectualTakeout.org

*****

Puede interesarle:

Por qué el ‘impeachment’ funcionó

TE RECOMENDAMOS