10 tipos de dolor de cabeza y cómo tratarlos, el número 9 no lo debes ignorar

Por Catherine Bolton
02 de Agosto de 2019 Actualizado: 02 de Agosto de 2019

No hay nada peor que un dolor punzante y palpitante de cabeza.

Los dolores de cabeza son una de las aflicciones más comunes que sufren los seres humanos en todo el mundo. Se estima que casi todo el mundo tiene dolores de cabeza de vez en cuando, por ejemplo, uno de cada 20 adultos estadounidenses sufre de ellos casi todos los días.

Mientras que la descripción amplia de los dolores de cabeza hace que la condición general sea una ocurrencia increíblemente común, sin embargo, hay docenas de tipos diferentes de dolores de cabeza. Varían en frecuencia, gravedad y causas, lo que significa que no todos los dolores de cabeza se crean de la misma manera y, por lo tanto, tampoco se pueden evitar o tratar de la misma manera.

Puede ser difícil saber qué tipo de dolor de cabeza, exactamente, estás sufriendo. Sin embargo, he aquí una mirada a los 10 dolores de cabeza más comunes con los que podrías estar lidiando, y cómo, con suerte, puedes aliviarlos.

Imagen ilustrativa. (Crédito: puhhha/Shutterstock)

1. Dolores de cabeza por alergia

Cuando el polen y el polvo en el aire comienzan a acumularse, los comerciales a menudo nos muestran estornudando y limpiándonos los ojos llorosos. Pero estos alérgenos también pueden causar algunos dolores de cabeza graves, y es importante tratarlos para que no interfieran con tus actividades diarias.

La obstrucción de los senos paranasales y la picazón en los ojos pueden ejercer presión sobre la cabeza, lo cual crea un dolor de cabeza sordo que acompaña los estornudos y la visión borrosa que causan las alergias. Afortunadamente, este es el tipo de dolor de cabeza más fácil de aliviar; cuanto antes tomes un medicamento para la alergia, más rápido desaparecerá.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Emily frost/Shutterstock)

2. Dolores de cabeza por sinusitis

Cuando tu cuerpo experimenta obstrucción de los senos paranasales, corres el riesgo de desarrollar una infección. Pero no sólo esa infección te deja sintiéndote fatigado y causando algunas molestias nasales, sino que la presión puede crear un dolor de cabeza tensional en la parte frontal de la cabeza que deja un dolor alrededor de la sien, los senos paranasales y detrás de los ojos.

Los senos paranasales suelen estar llenos de aire, por lo que cuando se inflaman y bloquean, esto ejerce presión sobre todo lo demás alrededor de los ojos, la frente y las mejillas. Es diferente de un típico dolor de cabeza por tensión o un dolor de cabeza por alergia común porque no se puede aliviar con solo mejores hábitos de sueño o una dosis de Claritin; para superar verdaderamente un dolor de cabeza por sinusitis, probablemente tendrás que esperar a que la infección desaparezca.

Mientras tanto, sin embargo, es importante mantener los síntomas a raya para ayudarte a pasar el día. Tomar un analgésico anti-inflamatorio puede ayudar, al igual que beber mucha agua y tratar de dormir lo suficiente.

3. Dolores de cabeza por ansiedad

Todos hemos oído hablar de estómagos con nudos cuando alguien se está preparando para una gran prueba o un día de trabajo, pero hay un sorprendente efecto secundario adicional al estrés y la ansiedad, también puede hacer que tu cabeza te golpee.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Mivolchan19/Shutterstock)

Un dolor de cabeza por ansiedad a menudo se siente un poco como un dolor de cabeza por tensión, que se estira como una “banda” que comprime el cráneo y causa un dolor sordo y palpitante. Sin embargo, a diferencia de un dolor de cabeza tensional causado por cosas como una mala postura, este dolor generalmente no se siente a lo largo del cuello y la parte posterior de la cabeza; si el dolor de cabeza está siendo causado por nervios o estrés, es más probable que lo sientas a lo largo de la parte frontal de la frente.

Como cualquier otro efecto secundario del estrés y la ansiedad, la manera más fácil de aliviar los síntomas es reducir los niveles de estrés. Salir a correr, tomarse un momento para relajarse en la tina o meditar pueden ayudar con estos síntomas y crear un ambiente menos doloroso. Sin embargo, si el estrés o la ansiedad son inexplicables, puede ser el momento de hablar con tu médico y ver si hay un trastorno de ansiedad no tratado que también causa los síntomas físicos.

4. Cefaleas en brotes

No hay nada peor que sentir un punto de activación que golpea en la cabeza, excepto, por supuesto, los puntos de activación que golpean todos los días durante semanas seguidas.

Imagen ilustrativa. (Crédito: GUNDAM_Ai/Shutterstock)

Las cefaleas en brotes se ganaron su nombre porque se presentan en “brotes”, lo que a veces hace que las personas que las padecen tengan que lidiar con ellas hasta por unas pocas semanas sin fin. Es posible que no duren todo un día (de hecho, a veces solo duran media hora), pero aparecen en pocos minutos y se han descrito como aún más graves que una migraña cuando se presentan.

Los hombres son más propensos a sufrir de cefaleas en brotes que las mujeres, aunque no está del todo claro por qué. Lo que está claro, sin embargo, es cómo se sienten, y es muy desagradable. Este dolor agudo e implacable detrás del ojo o en la mejilla puede ser tan doloroso que es difícil quedarse quieto, y a menudo puede ser tan intenso que interrumpe el trabajo u otras actividades diarias. Tienes que hablar con un médico para obtener una receta que te ayude con los medicamentos necesarios para aliviar los síntomas, pero la buena noticia es que estos dolores de cabeza tienden a seguir un patrón, así que una vez que has identificado el patrón, tratarlos (y evitar los olores fuertes y el alcohol cuando sabes que están a punto de ocurrir) es mucho más fácil.

5. Dolores de cabeza por cafeína

La cafeína como estimulante es generalmente considerada saludable en pequeñas dosis por los médicos. Y el hecho es que la mayoría de los adultos usan cafeína de alguna manera para ponerse en marcha temprano en la mañana o en días de trabajo particularmente agotadores.

Imagen ilustrativa. (Crédito: HBRH/Shutterstock)

Desafortunadamente, la naturaleza estimulante de la cafeína también puede convertirla en tu peor enemigo si dejas de consumirla repentinamente. La cafeína restringe una cantidad limitada de flujo sanguíneo al cerebro y, aunque no puede lastimarte en las dosis adecuadas, dejarlo de golpe reabre ese flujo sanguíneo y puede causar presión y un dolor de cabeza intenso durante uno o dos días mientras tu cuerpo se adapta.

Si estás tratando de eliminar la cafeína de tu dieta por completo, dormir un poco más hasta que tu cuerpo se acostumbre a los nuevos niveles de flujo sanguíneo es la mejor manera de sobrellevar estos dolores de cabeza. Pero si eso no es lo que pretendías, como se menciona más adelante, tomar una bebida con cafeína puede, de hecho, tratar otros tipos de dolores de cabeza.

6. Dolor de cabeza por migraña

A menudo llamamos a cualquier dolor de cabeza severo que experimentamos una “migraña”, pero el término utilizado describe precisamente una condición específica e increíblemente desagradable.

Aunque los médicos no están completamente seguros de qué es lo que causa que algunas personas experimenten dolores de cabeza por migraña, han sido capaces de diferenciarlos de un dolor de cabeza normal. El dolor es tan intenso que puede causar náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz o incluso dificultades de visión, y puede durar desde unas pocas horas hasta unos pocos días. Drena al individuo hasta un día después de que retrocede y puede interferir con la vida de tal manera que deja a la persona afligida postrada en la cama hasta que desaparece.

Imagen ilustrativa. (Crédito: lunopark/Shutterstock)

Una vez que la migraña ha comenzado, los medicamentos para el descanso y el dolor son a menudo las únicas maneras de encontrar alivio, pero se cree que hay ciertos factores ambientales que pueden desencadenar los ataques. Cambiar drásticamente el consumo de cafeína, la falta de sueño, los cambios hormonales en las mujeres y algunos estímulos fuertes, como olores intensos o aditivos alimentarios, pueden aumentar la probabilidad de un ataque. Evitar las situaciones en las que existen factores controlables y estar atento a los síntomas tempranos, como la luz parpadeante detrás de los ojos o la rigidez del cuello, puede ayudarte a evitar las migrañas antes de que lleguen a toda su fuerza.

7. Cefaleas tensionales

Hay más de 3 millones de personas en los Estados Unidos que tendrán cefaleas tensionales cada año, lo que lo convierte en el tipo más común de cefalea que sufren las personas.

Caracterizado por dolor a lo largo del cuello, la parte posterior de la cabeza y detrás de los ojos, un dolor de cabeza tensional se siente muy parecido a lo que se describe en el nombre; se puede sentir como si algo estuviera ejerciendo presión sobre la cabeza y el cuello que simplemente no se puede aliviar. Esto se debe a la tensión en los músculos de esa parte del cuerpo, que causa dolores y molestias como en cualquier otro lugar.

Imagen ilustrativa. (Crédito: G-Stock Studio/Shutterstock)

La manera más rápida de deshacerse de un dolor de cabeza tensional es tomar un analgésico y un antiinflamatorio muscular, como la aspirina o el ibuprofeno, pero esto solo puede ayudar a aliviar los síntomas; no soluciona el problema en sí. Lo más probable es que una cefalea tensional no sea un problema aislado, por lo que hacer cosas para evitarla puede ser muy importante. Limitar el consumo de cafeína, evitar situaciones estresantes, tomar descansos al mirar la pantalla de la computadora y sentarte apropiadamente pueden ayudarte a evitar dolores de cabeza por tensión con frecuencia.

8. Dolores de cabeza de la ATM

La articulación temporomandibular (ATM) conecta la mandíbula con el hueso de la mejilla, y si esa articulación se inflama o irrita demasiado, puede causar un dolor debilitante que dificulta la masticación, el habla o incluso a veces el sueño.

Esta condición, conocida como disfunción de la articulación temporomandibular, es más conocida por causar ese dolor en la mandíbula, pero también puede causar dolores de cabeza, desde la mandíbula hasta la sien. Este dolor puede ser particularmente frustrante porque la misma acción que lo agrava es algo que todas las personas necesitan hacer para comer y hablar.

Imagen ilustrativa. (Crédito: BlurryMe/Shutterstock)

La ATM puede ser tratada usando protectores bucales o fisioterapia, pero si hay un breve dolor de cabeza causado por la tensión y la inflamación, también puede simplemente tomar un analgésico. Sin embargo, asegúrate de vigilar tus síntomas y habla con un médico si persisten; este tipo de dolor de cabeza también se puede confundir con la arteritis de células gigantes, que es mucho más grave.

9. Arteritis de células gigantes

Aunque la mayoría de los dolores de cabeza parecen estar afectados por ciertos estímulos como la comida, el ejercicio o el estrés, hay un tipo único de dolor de cabeza que ocurre en la sien y que solo puede ser causado por una condición arterial.

Esta afección, la arteritis de células gigantes (GCA: giant-cell arteritis), causa inflamación en las arterias a lo largo del cuello, la mandíbula y la sien. Si no se trata, puede causar ceguera, pero incluso antes de llegar a ese punto, puede ser increíblemente incómodo y debilitante.

Imagen ilustrativa. (Crédito: fizkes/Shutterstock)

La manera más fácil de reconocer el GCA es por medio de un dolor de cabeza punzante justo en las sienes y a lo largo de la mandíbula, el cual puede comenzar a sentirse rígido. Puedes sufrir de pérdida de peso inexplicable y pérdida temporal de la visión también, lo que puede ayudar a que sea más fácil identificar esta condición como algo separado de un dolor de cabeza por tensión o de la ATM.

Los médicos a menudo prescriben una crema con corticosteroides para tratar la afección, pero es importante que les informes tan pronto como se empiezan a experimentar los síntomas para evitar sufrir daños permanentes.

10. Dolores de cabeza nutricionales

No comer lo suficiente puede hacer que tu estómago gruña, comer demasiado puede hacer que te duela el estómago, y no comer las cosas correctas puede causar que tu piel se rompa, pero todos estos errores en la dieta también pueden causar estragos en tu cabeza.

Imagen ilustrativa. (Crédito: suparat wanpen/Shutterstock)

Tu cuerpo requiere una nutrición e hidratación adecuadas para promover un buen flujo sanguíneo y la función del cuerpo, por lo que no debe sorprender que el consumo de las cosas equivocadas, o simplemente no comer lo suficiente, también puede hacer que te duela la cabeza. El consumo de azúcar puede causar problemas, así como no comer lo suficiente. La buena noticia, sin embargo, es que hay una solución inmediata a los dolores de cabeza causados por problemas dietéticos; cuanto antes comas lo que se supone que debes comer, menos probable será que tengas que lidiar con ellos.

Descargo de responsabilidad: este artículo es sólo para fines informativos y no es un sustituto del consejo médico profesional.

Cuando no estás preparado para tener OTRO hijo

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS