11 trampas financieras que debe evitar al planificar su jubilación

Por Due
09 de Septiembre de 2021 7:49 PM Actualizado: 09 de Septiembre de 2021 7:49 PM

La jubilación es algo que la mayoría de los trabajadores esperan alcanzar en algún momento, pero planificarla no siempre es fácil. Hay que tener en cuenta muchas variables, como el costo de vida futuro, la esperanza de vida, la situación del mercado inmobiliario, etc. Puede resultar difícil saber cuánto necesitará para vivir cómodamente el resto de su vida.

Hay muchas estrategias financieras, productos, servicios y oportunidades de inversión diferentes que se presentan a las personas que planean jubilarse. Pero, como es de esperar, aunque algunas de estas inversiones tendrán mucho sentido, otras no serán tan lucrativas.

Trampas financieras que se deben evitar al planificar la jubilación

Encontrar formas de evitar estas comunes “trampas financieras para la jubilación” hará que todo el proceso de planificación de la jubilación sea inevitablemente mucho más fácil. Mientras más sepa, lea y pregunte —y entienda el sector financiero— mejor le irá.

Entonces, ¿cuáles son las trampas más comunes de la jubilación que enfrentamos hoy en día?

En este artículo se analizarán algunos de los retos más comunes, pozos de dinero y estrategias ineficaces que afectan al trabajador moderno. Revisaremos si es inteligente invertir en un negocio para uno mismo y descubriremos más sobre las personas en las que debe confiar para que le ayuden a tomar decisiones financieras al final de su vida.

Si hace un esfuerzo consciente por comprender estos peligros comunes y evitarlos a lo largo del proceso de planificación de la jubilación, podrá posicionarse mejor para alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo.

1. Esperar a ahorrar para la jubilación

Cuando uno es joven, es probable que tenga muchos gastos, lo que hace que tener metas financieras tempranas sea crucial. Por ejemplo, en la clase de 2019, alrededor del 69 por ciento de los estudiantes se graduaron con algún tipo de deuda de préstamo estudiantil (con un promedio de unos 29,000 dólares por persona).

Otros gastos tempranos de la vida, como las bodas, el pago inicial de una casa y el cuidado de los niños, también pueden comenzar a acumularse rápidamente. También es posible que uno quiera pasar sus años de juventud viajando, lo que puede ser tan satisfactorio como costoso.

Debido a la gran cantidad de gastos potenciales que afrontan las personas menores de 40 años, los objetivos financieros a largo plazo, como la jubilación, suelen quedar relegados a un segundo plano.

Sin embargo, esperar incluso unos pocos años más para ahorrar para la jubilación puede tener muchas consecuencias en el futuro. Por ejemplo, una cartera de jubilación de un millón de dólares, con un crecimiento del cinco por ciento anual, produce cincuenta mil dólares al año.

Esto significa que esperar un año para empezar a ahorrar le quita cincuenta mil dólares a su futuro (no es que actualmente tenga un millón de dólares, solo lo menciono).

(Thomas Breher/Pixabay)

Empezar con algo pequeño —incluso unos pocos cientos de dólares al mes— puede reportar grandes dividendos en el futuro. Además, si su empresa actual ofrece algún programa de contribución a la jubilación, asegúrese de consultar.

La elección de renunciar a estos programas deja esencialmente dinero gratis sobre la mesa.

2. Extendiendo su deuda

Muchas personas asumen erróneamente que solo porque pueden acceder a niveles de deuda más altos, les conviene hacerlo. Sin embargo, ampliar al máximo todas las fuentes de préstamo afectará negativamente a su puntuación de crédito, pero con el tiempo terminará costándole significativas cantidades de dinero. Según Experian, la deuda de los consumidores estadounidenses se aproxima a los 4 billones de dólares, lo que supone un problemático máximo histórico.

Tener acceso a la deuda puede ser útil en caso de emergencias y para ayudar a construir su crédito con el tiempo.

Algunos tipos de deuda, como la hipoteca, son aparentemente inevitables. Sin embargo, en la medida de lo posible, debe tratar de pagar rápidamente su deuda. Esto es especialmente cierto si la cantidad que la deuda está creciendo (medida en APY) es mayor que los rendimientos que puede recibir de la inversión en el mercado —cuando este es el caso, usted estará perdiendo efectivamente el poder de gasto a medida que pasa el tiempo.

3. Operar de manera excesiva

Muchas personas se dedican al comercio diario y a otras estrategias de comercio a corto plazo para batir al mercado y crear riqueza a coto plazo.

Nuevas plataformas como Robinhood y WeBull han ayudado a desencadenar una revolución del trading, especialmente entre los jóvenes. El S&P 500 produce una rentabilidad media anual de alrededor del 14 por ciento. Superar esta rentabilidad media es algo que muchos operadores activos pueden hacer sin duda, pero elegir una estrategia de trading demasiado activa puede crear problemas imprevistos para los aspirantes a ahorradores.

Para empezar, las operaciones a corto plazo se tributan como ingresos ordinarios en lugar de hacerlo como ganancias de capital.

Si realiza demasiadas operaciones, empezará a acumular rápidamente obligaciones fiscales a corto plazo, reduciendo su tasa de rendimiento real. No estoy sugiriendo que nunca realice ningún tipo de operación a corto plazo o estrategias de negociación activas. Sin embargo, es importante ser consciente de los riesgos que se corren y de las obligaciones que se persiguen al hacerlo.

Si duplicar su dinero de la noche a la mañana en realidad fuera tan fácil, casi todo el mundo lo estaría haciendo.

4. Cuentas de baja rentabilidad

En finanzas, el riesgo y la recompensa suelen estar relacionados entre sí, lo que significa que tendrá que aceptar tasas de rendimiento más bajas si quiere que su dinero esté seguro. Del mismo modo, quien quiera que su dinero crezca a un ritmo más rápido tendrá que estar dispuesto a asumir algún riesgo.

Dado que pocas personas quieren “arriesgar los ahorros de toda su vida” cuando planifican su jubilación, no es raro que la gente elija inversiones (y vehículos de almacenamiento de riqueza) con mínimos inconvenientes.

Por lo general, esto se traduce en que las personas distribuyen su patrimonio en cuentas que ofrecen tasas de rendimiento muy bajas, pero garantizadas, como una cuenta de ahorro, bonos federales o certificados de depósito (CDT’s).

Sin embargo, algunas cuentas emiten tasas de rendimiento tan bajas que apenas vale la pena tenerlas en cuenta. Por ejemplo, en Estados Unidos, la cuenta de ahorro media distribuye un pésimo tipo de interés del 0.07%. Teniendo en cuenta que la tasa media de inflación anual es de alrededor del 2.46% (para todos los años comprendidos entre 1990 y 2018), esto significa que la elección de una cuenta de ahorro tradicional hará que se pierda dinero con el tiempo.

Algunas cuentas, especialmente las opciones de banca online, ofrecen tasas mucho mejores. Pero aun así, es importante darse cuenta que las inversiones de baja rentabilidad y “sin riesgo” en realidad conllevan un tremendo costo de oportunidad.

(Tumisu/Pixabay)

5. Falta de liquidez

Al ahorrar para la jubilación, muchas personas se obsesionan con “su cifra”. Se plantean una cifra (o una estrategia de asignación de activos) que creen que les va a durar hasta el resto de sus vidas previstas y, una vez alcanzada esa cifra, se consideran “listos para jubilarse”.

Tener una estimación aproximada de lo que podrían ser sus gastos de por vida puede ser obviamente muy útil. Sin embargo, no todas las grandes sumas de dinero se deben considerar por igual. Además de la cifra en sí, hay otros factores que deben tenerse en cuenta, como la liquidez.

La liquidez es un término que se utiliza para describir la facilidad con la que un posible activo puede convertirse en efectivo gastable.

Su casa, que probablemente represente una parte muy importante de su patrimonio total, se considera generalmente un activo ilíquido porque llevaría tiempo convertir su casa en cualquier tipo de efectivo que pudiera usar realmente.

Por supuesto, no estoy sugiriendo que no invierta o viva en una casa permanente. Pero, pregúntese: “Si la respuesta es un claro no, entonces es posible que quiera reconsiderar la forma de estructurar su cartera”.

6. No estar preparado para la distribución mínima requerida (RMD)

Según el IRS, “Su distribución mínima requerida es la cantidad mínima que debe retirar de su cuenta cada año.” El RMD que se aplica a cualquier persona dependerá principalmente de su edad, junto con algunos otros factores posibles.

El IRS aborda específicamente varios tipos diferentes de planes de jubilación a los que afecta la RMD.

La RMD afecta las IRA tradicionales, a las IRA SEP, a los planes 401(k), 403(b), a los planes de participación en los beneficios y a otros planes de contribución definida. Por lo tanto, si actualmente tiene uno o más de estos tipos de planes, debe tener en cuenta la inevitable RMD.

Las personas que ignoran el RMD suelen contar con su patrimonio actual para generar riqueza en el futuro.

Sin embargo, dado que la ley exigirá el retiro (y el impuesto correspondiente), es posible que este patrimonio actual no pueda crecer al ritmo con el que usted cuenta inicialmente. La posibilidad de que el patrimonio se mantenga dentro de una cuenta específica no es algo que deba pasar por alto fácilmente.

7. No tener una estrategia sólida de retiro de fondos

Además de la liquidez, el RMD y otros factores, uno de los componentes más importantes de la planificación de la jubilación es determinar cómo planea salir, cuando lo haga. Su estrategia de retiro, en última instancia, será lo que afecte directamente al pago y a la posesión de las cosas que necesitará durante su jubilación.

Si se invierte fuertemente en una acción específica, por ejemplo, se expone a la posibilidad de que esta acción esté en un punto bajo el día que quiera jubilarse. ¿Piensa vender una parte de ellas de todos modos? ¿Todas? ¿Qué piensa hacer con el dinero y estará dispuesto a pagar todos los impuestos correspondientes?

Las respuestas a estas preguntas varían, naturalmente, en función de su situación concreta. Sin embargo, la necesidad absoluta de contar con una estrategia de retirada sólida sigue vigente.

Asegúrese de hablar con un planificador financiero sobre cómo convertir su patrimonio actual en algo que realmente pueda utilizar (y conservar, al menos hasta cierto punto) en el futuro.

8. Tener una cartera poco diversificada

La diversificación es un principio de inversión fundamental que ha demostrado ser necesario a lo largo del tiempo.

Cuando una clase de activos concreta funciona bien, como las acciones tecnológicas a finales de la década de 1990, está bien seguir sus instintos y hacer algunas inversiones. Sin embargo, poner todos los huevos en la misma cesta puede ser imprudente e ineficiente. Desafortunadamente, demasiados inversores han tenido que aprender esta lección a las malas.

Hay muchas formas diferentes de diversificar sus participaciones actuales.

Como el índice S&P 500, un fondo indexado que le permite disfrutar del crecimiento general de una clase de activos correspondiente sin necesidad de tomar decisiones de inversión demasiado activas.

Perseguir otras clases de activos, incluyendo bienes raíces, bonos, divisas e incluso criptodivisas, ayudará a reducir aún más su exposición a tipos específicos de riesgo.

9. Cuentas 401(k) caras

Aunque al principio es fácil pasar por alto las comisiones de su plan 401(k), la diferencia entre una cuenta con comisiones altas y una con comisiones bajas puede empezar a sumar.

Actualmente, hay casi 6 billones de dólares en cuentas 401(k) estadounidenses, lo que, según la CNBC, representa “cerca del 20% del total del pastel de la jubilación en Estados Unidos”.

En contra de lo que pueda decirle su empresa, no todos los fondos 401(k) son iguales.

Alrededor del cinco por ciento no ofrece comisiones, mientras que el 95 por ciento incluye una comisión, con una media del 0.45%. Algunas cuentas tienen comisiones que rondan el 1% o incluso más.

Aunque esto suena poco al principio, las comisiones pueden empezar a sumarse y costar decenas de miles de dólares en el futuro. Así que, si es posible, asegúrese de comparar múltiples opciones antes de hacer cualquier compromiso firme.

10. Inversiones personales

Mezclar los negocios con la vida personal puede ser muy problemático. A medida que se establece como alguien que se acerca ostensiblemente a la jubilación, no es raro que sus allegados empiecen a lanzarle “posibles ideas de inversión”.

De hecho, es posible que usted tenga el dinero necesario para ayudar a su sobrino a poner en marcha su propio negocio. Y su idea de negocio podría ser genial. Sin embargo, las inversiones personales son categóricamente innecesarias y arriesgadas si las cosas van mal.

No observe cómo la cantidad de dinero que tanto le ha costado construir empezará a disminuir. Solo en las circunstancias más raras debería realizar este tipo de inversiones “al final de la vida”. Sus allegados lo entenderán.

11. Ahorrar en lugar de invertir

En última instancia, las estrategias de planificación de la jubilación pueden clasificarse en dos categorías: planes de ahorro y planes de inversión. Mientras los ahorradores se preocupan por preservar el patrimonio que ya han acumulado, los inversores se centran más en que su dinero trabaje para ellos.

Evidentemente, habrá que equilibrar cuidadosamente la búsqueda de rendimientos y la evitación de riesgos.

Sin embargo, algunas cosas siguen siendo universalmente ciertas: el desarrollo de un plan de jubilación completo que ahorre impuestos puede ayudarle a protegerse del riesgo.

Dedique tiempo a entender el mercado y el sector financiero para poder tomar decisiones mejor informadas. Use los datos correctos a la hora de distribuir su patrimonio para obtener resultados cuantitativamente mejores.

Conclusión

No existe una única forma universalmente “mejor” de preparar su jubilación. Pero si evita estas trampas comunes, podrá ubicarse en una posición financiera mucho mejor.

Por Andrew Paniello


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.