13 militares estadounidenses víctimas del ataque en Kabul reciben el Corazón Púrpura a título póstumo

Por Katabella Roberts
10 de Septiembre de 2021 10:58 AM Actualizado: 10 de Septiembre de 2021 9:56 PM

Los 13 miembros del servicio estadounidense que murieron el 26 de agosto durante la misión de evacuación liderada por Estados Unidos en el aeropuerto de Kabul, Afganistán, fueron condecorados a título póstumo con el Corazón Púrpura.

La Marina anunció el martes que un marinero muerto en el incidente recibió el Corazón Púrpura, junto con los otros 12 miembros que se encontraban en servicio.

Como resultado de sus valientes acciones en apoyo de sus compañeros de servicio, el soldado de la Marina Maxton Soviak, de 22 años, de Berlin Heights, Ohio, fue ascendido al rango de soldado de hospital de tercera clase, y además del Corazón Púrpura también se le concedió la insignia de guerra del Cuerpo de Marines de la Flota. Soviak fue asignado al 1er Regimiento de Marines, 1a División de Marines.

“El contramaestre Soviak dio el máximo sacrificio al servicio de este país”, dijo Carlos Del Toro, el Honorable Secretario de la Marina, en una declaración.

“Aunque este ascenso y la insignia de guerra de la Fuerza de Marines de la Flota se conceden a título póstumo, no me cabe duda de que su dedicación a esta nación, su habilidad demostrada como miembro del cuerpo de hospitalización y su devoción a la misión en cuestión justifican este reconocimiento”, añadió.

Los otros 12 miembros del servicio galardonados con el Corazón Púrpura fueron el sargento del ejército Ryan Knauss, de 23 años, de Corryton, Tennessee; y 11 marines: El sargento Darin Hoover, de 31 años, de Salt Lake City, Utah; el sargento Johanny Rosario Pichardo, de 25 años, de Lawrence, Massachusetts; la sargento Nicole Gee, de 23 años, de Sacramento, California; el cabo Hunter López, de 22 años, de Indio, California; el cabo Daegan Page, de 23 años, de Omaha, Nebraska; el cabo Humberto Sánchez, de 22 años, de Logansport, Indiana; el soldado de primera clase David Espinoza, de 20 años, y el sargento de segunda línea de la Marina de los Estados Unidos. David Espinoza, de 20 años, de Río Bravo, Texas; el cabo primero Jared Schmitz, de 20 años, de St. Charles, Misuri; el cabo primero Rylee McCollum, de 20 años, de Jackson, Wyoming; el cabo primero Dylan Merola, de 20 años, de Rancho Cucamonga, California, y el cabo primero Kareem Nikoui, de 20 años, de Norco, California.

Los 13 soldados murieron durante la misión de evacuación dirigida por Estados Unidos en el aeropuerto de Kabul, Afganistán. Estaban ayudando a controlar a las personas en la Puerta de la Abadía del aeropuerto mientras miles de estadounidenses, afganos y otros ciudadanos extranjeros intentaban huir del país después de que el grupo extremista Talibán tomara el control de la ciudad a mediados de agosto.

El grupo terrorista ISIS-K reivindicó la autoría del atentado, que también se cobró la vida de más de 160 afganos que luchaban por entrar en el aeropuerto para abordar uno de los vuelos de salida.

El gobierno de Joe Biden, fue objeto de una fuerte condena por parte de varios veteranos, legisladores republicanos e incluso miembros de su propio partido por la forma en que gestionó la retirada.

El jueves por la mañana, el cuerpo del sargento del ejército Ryan Knauss fue devuelto al este de Tennessee, dos semanas después de su muerte.

Su cuerpo aterrizó en el aeropuerto McGhee Tyson alrededor de las 10:30 de la mañana y fue transportado en una procesión de las fuerzas armadas locales a la funeraria Mynatt.

Decenas de familiares y lugareños se alinearon en las calles para mostrar respeto al soldado caído, muchos de ellos ondeando banderas.

El sábado 11 de septiembre, a las 17:00 horas, se celebrará un servicio público en memoria del soldado en el estadio de fútbol de la Gibbs High School, la escuela a la que asistió Knauss.

Con información de The Associated Press


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.