162 investigadores de la principal instalación nuclear de EE.UU. ahora trabajan para China: Informe

Por Andrew Thornebrooke
23 de Septiembre de 2022 12:04 PM Actualizado: 23 de Septiembre de 2022 12:04 PM

El régimen chino contrató a más de 150 científicos que trabajaban en un importante laboratorio de seguridad nacional de EE.UU. para realizar investigaciones, según un nuevo informe. Gran parte de esa investigación ha hecho avanzar directamente la tecnología militar china, que ahora amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos.

El informe (pdf), publicado por la firma de inteligencia estratégica Strider Technologies, afirma que el Partido Comunista Chino (PCCh) realizó un esfuerzo sistémico para reclutar a científicos destacados del Laboratorio Nacional de Los Álamos (LANL) para trabajar en sus programas militares.

Situado en Nuevo México, el LANL es una parte clave de la investigación de defensa y seguridad de Estados Unidos y es donde se desarrollaron por primera vez las armas nucleares. Es una de las mayores instituciones científicas y tecnológicas del mundo, y sus científicos investigan en los campos de la seguridad nacional, la exploración espacial, la fusión nuclear, la nanotecnología y la supercomputación.

Al menos 162 investigadores del LANL han sido contratados por el PCCh en los últimos 35 años, según el informe. De ellos, muchos pasaron a realizar investigaciones militares para China, y al menos uno de ellos tenía previamente una autorización de seguridad Ultra Secreta del Departamento de Energía de Estados Unidos.

“Los antiguos científicos de Los Álamos han hecho, y siguen haciendo, considerables contribuciones a los programas hipersónicos, de misiles y de submarinos [de China], que representan una serie de riesgos para la seguridad de Estados Unidos y de todo el mundo libre”, dice el informe.

“Se necesita una mejor protección para las instituciones, los programas de investigación y los científicos que promueven la innovación en esta era de competencia estratégica sin dañar la colaboración científica abierta”.

Estrategia de Caza de Talentos

Según el informe, el PCCh aprovechó una “Estrategia de Caza de Talentos de Superpotencia” en la que incentivó a académicos, investigadores y científicos a viajar al extranjero, profundizar su experiencia y regresar a China para promover los intereses estratégicos de la nación.

Muchos de los investigadores que vinieron a Estados Unidos para capacitarse y trabajar en áreas críticas para la seguridad nacional participaron en los programas de talento del PCCh. Al menos 59 de los que trabajaron en el LANL y luego regresaron a China para hacer investigación formaban parte del Programa de los Mil Talentos del régimen o de su rama juvenil.

El informe decía que el programa y otros similares fueron diseñados esencialmente para operar como una “instrumentalización” del compromiso de Occidente con la colaboración científica global.

Además, dijo, dichos programas a menudo requerían que los participantes hospedaran y capacitaran a otros investigadores chinos, con frecuencia sin notificar a su institución anfitriona sobre el requisito. De esta manera, los programas de talentos permitieron que los investigadores chinos, que obtuvieron empleos en Estados Unidos, sirvieran como punta de lanza a través de la cual más personas pudieran recibir capacitación.

“En efecto, los programas de talentos [chinos] son redes de reclutamiento en constante expansión”, dice el informe.

“Una vez admitidos, los participantes son incentivados y obligados a identificar a los mejores talentos para colocarlos en puestos de investigación deseables en su institución anfitriona y para un eventual reclutamiento de regreso a [China]”.

Militares chinos pagados con dólares de impuestos estadounidenses

De los 113 investigadores postdoctorales y empleados permanentes de LANL que regresaron a China, más del 79 por ciento fueron seleccionados para participar en los programas gubernamentales de talento del PCCh, según el informe. Estos investigadores continuaron contribuyendo al desarrollo del programa hipersónico del PCCh, motores a reacción, ojivas, vehículos no tripulados y submarinos furtivos.

El informe destacó ejemplos clave de cómo funcionó este proceso a través de una exploración a las carreras de varios investigadores asociados que trabajaron en el LANL y que luego fueron contratados por China.

Una de esas figuras es Chen Shiyi.

Chen es un experto en dinámica de fluidos y turbulencia que pasó varios años en la década de 1990 en el LANL como becario Oppenheimer. Después de regresar a China en 2005, Chen se desempeñó como vicepresidente de investigación en la Universidad de Beijing y luego como presidente de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, donde comenzó a reclutar científicos con vínculos profundos con el LANL.

Entre los que Chen reclutó estaba Zhao Yusheng, un científico que trabajó en el LANL durante más de 18 años.

En ese tiempo, los proyectos de Zhao recibieron más de USD 19.8 millones en subvenciones del gobierno de Estados Unidos. Entre las investigaciones que financiaron esas subvenciones se encontraba el trabajo sobre ojivas de penetración profunda en la tierra, según reveló el informe.

Zhao, a su vez, supervisó y patrocinó por su cuenta a, al menos, 25 investigadores posdoctorales, de los cuales, al menos, ocho eran de China y luego regresaron para trabajar allí.

Además, uno de los investigadores postdoctorales que Zhao entrenó, y que regresó a China poco después, presentó una patente de defensa nacional para una tecnología similar basada en su propio trabajo sobre ojivas penetrantes en la tierra profunda.

Ese investigador ahora está afiliado a la Academia China de Ingeniería Física, que es la principal organización del PCCh para llevar a cabo la investigación, el desarrollo y las pruebas de armas nucleares, según el informe.

Es a través de este enfoque de red de relaciones de investigación entrelazadas y en expansión que el PCCh se ha ganado un cuadro de investigadores militares muy respetados, todos los cuales recibieron capacitación y empleo en Estados Unidos a expensas de los contribuyentes estadounidenses.

De hecho, las conexiones del LANL en la propia escena de investigación militar China estaban tan extendidas que una historia de 2017 en el South China Morning Post descubrió que muchos de los científicos que habían regresado a China para trabajar en investigación militar se referían a sí mismos como el “Club de Los Álamos”.

El informe de Strider plantea la cuestión de si esta amenaza a la seguridad nacional podría estar más extendida, y señala que el LANL es solo una institución de los cientos que emplean a participantes en los programas de talento de China.

“El secretario general, Xi Jinping, y otros altos líderes del PCCh, sugieren que esfuerzos de reclutamiento similares pueden generalizarse entre los laboratorios financiados por el gobierno de EE.UU., las instituciones de investigación académica y los principales centros de innovación”, dice el informe.

“Estos programas están aprovechando la investigación financiada por los contribuyentes para promover el desarrollo económico y la modernización militar [de China]”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.