1850 practicantes de Falun Gong fueron detenidos en dos meses en China, según informe

Por Sophia Lam
17 de Septiembre de 2022 2:39 PM Actualizado: 17 de Septiembre de 2022 2:39 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) comenzó a reprimir brutalmente a los practicantes de Falun Gong en todo el país en 1999, una campaña que continúa hasta hoy. Entre el 1 de julio y el 31 de agosto, al menos 1850 practicantes de Falun Gong fueron acosados, detenidos, torturados, sometidos a análisis de sangre involuntarios y privados de sus bienes personales y pensiones de jubilación, según un informe del 13 de septiembre publicado en Minghui.org.

Minghui.org es una plataforma digital de información sobre Falun Gong que registra las actividades de persecución del PCCh en China.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual para mejorar el carácter que utiliza cinco ejercicios lentos y suaves y enseñanzas morales basadas en la verdad, la benevolencia y la tolerancia.

Según el informe de Minghui, durante dos meses, el régimen comunista allanó los domicilios de 614 practicantes de Falun Gong, suspendió la jubilación de 14 practicantes veteranos de Falun Gong y recogió por la fuerza muestras de sangre y cabello de 31 practicantes de Falun Gong. El informe dice que 18 practicantes de Falun Gong murieron detenidos o en su casa después de ser liberados de la prisión debido a la tortura y el duro trato que recibieron.

Epoch Times Photo
Practicantes de Falun Gong participan en una manifestación celebrada en el National Mall, Washington, el 21 de julio de 2022, para conmemorar el 23º aniversario del inicio de la persecución del régimen chino al grupo espiritual Falun Gong. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La persecución a Falun Gong por parte del PCCh fue lanzada por el entonces líder del PCCh, Jiang Zemin, que consideraba la popularidad de Falun Gong como una amenaza para su gobierno y el Partido.

En junio de 1999, Jiang estableció dos aparatos extrajudiciales —el “Grupo Líder para Manejar la Cuestión de Falun Gong” y su oficina de operaciones llamada “oficina 610″— con el único propósito de erradicar a Falun Gong.

Los practicantes de Falun Gong en China han sido sometidos a detención, encarcelamiento, más de 100 métodos de tortura, trabajos forzados y sustracción forzada de órganos desde 1999.

Casos de persecución

Según el informe de Minghui de septiembre, el PCCh ha incrementado la persecución de Falun Gong antes del 20º Congreso Nacional del Partido del PCCh, previsto para mediados de octubre de este año. A continuación se detallan los casos de practicantes de Falun Gong perseguidos en los últimos dos meses.

Golpeado

Zhang Xiufen, una practicante de Falun Gong de Beijing de más de 70 años, fue secuestrada por la policía de Qingta en el distrito de Fengtai, Beijing, el 5 de julio cuando se dirigía a su casa. Cuatro policías comunes y cuatro auxiliares la golpearon en la comisaría. La comisaría local se negó a admitirla porque estaba muy herida por la paliza.

Según el Hospital Central de la Corporación Aeroespacial China, Zhang tenía fracturas en las vértebras torácicas, costillas y fracturas por compresión de las vértebras lumbares.

Detenido

Lyu Wei es una practicante de Falun Gong de la ciudad de Harbin, en la provincia nororiental de Heilongjiang. Lyu fue sacada de su apartamento el 11 de julio, después de que una docena de policías irrumpieran en él. Los oficiales saquearon la vivienda de Lyu y confiscaron una caja que contenía unos 300 panfletos sobre Falun Gong.

La policía no presentó una orden de detención ni de registro.

Lyu, exmaestra de inglés en una preparatoria, fue detenida en 1999, 2000 y 2007. Perdió su trabajo en 2007 porque se negó a renunciar a su creencia en Falun Gong.

No se le permite reunirse con un abogado ni con su familia, según Minghui.

Lyu Na, la hermana de Lyu Wei, vive en Estados Unidos y ha pedido a los funcionarios electos estadounidenses que la ayuden a conseguir la liberación de Lyu Wei.

Hijo retenido como rehén

Ma Ping, un practicante de Falun Gong de 60 años de la ciudad de Jilin, provincia de Jilin, estaba enfermo en su casa el 20 de julio. Anteriormente fue detenido y encarcelado durante cuatro años en 2009 en la prisión de Gongzhuling, provincia de Jinlin, donde sufrió graves torturas.

Por ejemplo, varios guardias de la prisión utilizaron porras eléctricas para darle descargas en todo el cuerpo, los genitales y el ano. También fue sometido a una brutal alimentación forzada, a estiramientos en la cama y al confinamiento en una pequeña celda durante un mes. Su cuerpo tiene cicatrices de la tortura y su salud se ha deteriorado. Su hijo lo lleva a menudo en silla de ruedas.

La noche del 20 de julio, la policía rompió una ventana y saltó a la casa de Ma después de que su mujer se negara a abrir la puerta. Al ver que Ma estaba en mal estado de salud, llevaron a su hijo a la comisaría como rehén para obligar a Ma a renunciar a su creencia en Falun Gong. Cuando Ma se negó a obedecer, la policía mantuvo a su hijo en la comisaría hasta la noche del 23 de julio.

Robo de dinero y bienes personales

El 12 de agosto, las practicantes de Falun Gong Li Chaoqun y Zhang Yixin (madre e hija) fueron secuestradas por la policía en el distrito de Chaisang, ciudad de Jiujiang, provincia de Jiangxi, y no recuperaron los 10,2970 yuanes (unos 14,744 dólares) y los 2811 dólares en efectivo que la policía confiscó.

A las 20 horas del 19 de julio, la policía local secuestró en su domicilio a Zhao Qingping y a su suegra, ambas practicantes de Falun Gong en la ciudad de Wuchang, provincia de Heilongjiang.

Epoch Times Photo
Portada de “Los 20 años de persecución de Falun Gong en China”. (Minghui Pub.)

La policía saqueó su casa y confiscó unos 50 libros de Falun Gong, una computadora, una laptop, dos impresoras, dos reproductores MP3, 30 memorias USB, cuatro celulares y 373,000 yuanes (unos 79,647 dólares) en efectivo que habían retirado recientemente del banco para ayudar al hijo de Zhao a comprar un apartamento.

La policía se negó a devolver el dinero. La suegra de Zhao fue puesta en libertad a la mañana siguiente, pero Zhao fue detenido bajo cargos penales.

La familia de Zhao ha contratado a abogados especializados en derechos para que la defiendan en los tribunales.

Estos casos son algunos ejemplos de la persecución que sufren los practicantes de Falun Gong en China. Debido al cortafuegos de Internet del PCCh y a la censura de la información, no se dispone de detalles completos sobre el alcance de la persecución.

Legisladores de todo el mundo piden el fin de la persecución

El 20 de julio, la Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC, por sus siglas en inglés) emitió una declaración en la que pedía el fin de la represión del PCCh contra los grupos religiosos y los encarcelados por defender sus derechos religiosos.

“Hoy se cumple el solemne aniversario del comienzo de la brutal campaña de persecución del gobierno chino contra los practicantes de Falun Gong. 23 años después, recordamos a todos aquellos que en China se les ha negado la libertad de creencia religiosa”, dijo el IPAC en la declaración.

“Una vez más, pedimos a nuestros gobiernos que se levanten y hablen para poner fin a esta represión. El gobierno chino debe rendir cuentas para defender los derechos humanos y la libertad religiosa de todos los pueblos de China”.

El IPAC es un grupo internacional multipartidista de legisladores que presiona para que los países democráticos adopten una postura más dura frente al PCCh y sus actividades en materia de comercio, seguridad y derechos humanos.

Con información de Li Jiesi y Minghui.org.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.