2 oficiales de Virginia fuera de servicio son acusados por su conexión con la irrupción al Capitolio

Por Janita Kan
14 de Enero de 2021
Actualizado: 14 de Enero de 2021

Dos agentes de policía de Virginia fuera de servicio fueron acusados por su presunta participación en los disturbios del Capitolio de Estados Unidos la semana pasada, anunció el Departamento de Justicia (DOJ).

Jacob Fracker y Thomas Robertson fueron arrestados el miércoles en Virginia después de que se les identificó en una foto en la que estaban frente a un estatuto de John Stark, dentro del edificio del Capitolio, dijeron fiscales de la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito de Columbia. Los dos hombres son agentes de policía del Departamento de Policía de Rocky Mountain, de acuerdo a documentos judiciales.

La pareja fue acusada por dos cargos: un cargo por infringir, o permanecer a sabiendas, en cualquier edificio o terreno restringido sin autoridad legal y un cargo de entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio.

Una investigación de la Policía del Capitolio de Estados Unidos encontró publicaciones en las redes sociales, presuntamente escritas por Robertson, que indicaban su participación en los disturbios.

“CNN y la izquierda están simplemente enojados porque en realidad atacamos al gobierno, que es el problema, y no a una pequeña empresa al azar”, dice el post, según documentos judiciales (pdf).

Fracker también fue acusado debido a una publicación en las redes sociales que indicaba su participación en los disturbios. La publicación, que fue eliminada, alegaba: “No es como si hubiera hecho algo ilegal”. Según los informes, Fracker también dijo que la policía del Capitolio lo había escoltado “adentro”.

Desde la semana pasada, las autoridades han estado identificando a los manifestantes que participaron en la irrupción al Capitolio el 6 de enero, día en el que los legisladores contaban los votos electorales. Un grupo de alborotadores y algunos manifestantes ondeando banderas de Estados Unidos y de Trump irrumpieron ilegalmente en el edificio del Capitolio. El caos en los terrenos dejó, al menos, cinco personas muertas, incluido un oficial de policía, y decenas de policías heridos.

Entre los manifestantes arrestados está Richard Barnett de Arkansas, quien supuestamente fue fotografiado sentado con el pie en un escritorio dentro de la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; Derrick Evans, miembro republicano de la Cámara de Delegados de Virginia Occidental; y Adam Johnson, de 36 años, quien aparentemente aparece en una foto, ampliamente compartida, que lo muestra caminando con el podio de Pelosi.

Michael Sherwin, el fiscal federal interino de Washington, dijo en una conferencia de prensa el martes que el Departamento de Justicia abrió, al menos, 170 casos relacionados con los eventos del 6 de enero y acusó a más de 70 personas.

Las personas están siendo acusadas de varios delitos que van desde allanamiento simple, robo de correo, robo de dispositivos digitales, asalto a oficiales locales y federales hasta delitos más graves como robo de información potencial de seguridad nacional o información de defensa nacional y homicidio grave, dijo Sherwin.

“La gama de casos y conductas delictivas que estamos analizando es realmente alucinante”, dijo. “Y eso realmente ha puesto una enorme cantidad de trabajo para el FBI y para las oficinas de campo en todo Estados Unidos”.

Agregó que algunas personas, que son arrestadas por delitos menores, pueden enfrentar cargos más graves después de su arresto.

“Después de que estos cargos penales se presenten a través de denuncias penales, eso nos permite, eso les permite a las fuerzas del orden en todo Estados Unidos arrestar a personas desde Dallas hasta Arkansas, Nashville, Cleveland y Jacksonville. Eso es lo que sucedió en los últimos días”, dijo Sherwin. “Después de que se presenten esos cargos, entonces tendremos la capacidad de acusar a estas personas de cargos más importantes. Y eso es exactamente lo que ha sucedido”.

El fiscal superior del distrito también dijo que los fiscales federales están trabajando para construir “cargos por sedición y conspiración” contra algunos alborotadores, que conllevan una pena máxima de prisión de 20 años.

La violencia en el Capitolio ha sido condenada por el presidente Donald Trump, el presidente electo Joe Biden y legisladores del partido republicano y demócrata.

El evento ha provocado varias investigaciones y revisiones y ha llevado a los funcionarios a aumentar la seguridad para el 20 de enero, día de la inauguración.

Varios medios de comunicación, legisladores, exfuncionarios y otros críticos han culpado a Trump por la irrupción en el Capitolio de Estados Unidos, y la Cámara, controlada por los demócratas, votó a favor de acusar a Trump por el incidente. Diez miembros de la Cámara Republicana se unieron a sus colegas en la acusación.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), dijo poco después de la acusación de la Cámara de Representantes que un segundo impeachment para Trump no comenzaría hasta después de que el presidente electo, Joe Biden, haya juramentado la próxima semana. McConnell rechazó formalmente las llamadas para que regrese temprano al Senado en Washington.

Mientras tanto, Trump dijo el martes que el segundo impeachment es parte de la larga campaña en su contra que los demócratas están llevando a cabo.

Sigue a Janita en Twitter: @janitakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubre

Opinión del presidente Trump sobre la 25° enmienda

TE RECOMENDAMOS