5 hábitos para exitosos educadores en casa

29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

La educación en casa requiere que los padres se desempeñen al máximo. Hay algunos hábitos que mejoran la facilidad y la eficacia de la educación en el hogar. Si sientes que te estás quedando atrás en este camino de la enseñanza, añade algunas de estas prácticas para que la experiencia sea más fácil.

Levántese temprano

Los padres que educan en casa no tienen mucho “tiempo” en sus días. Desde el momento en que se despiertan hasta que se acuestan, están sumergidos hasta las rodillas en todo esto.

¿La solución? Despertarse primero. Los educadores en casa experimentados entienden que dedicar incluso 10 minutos al día a estar a solas con sus pensamientos es invaluable.

Incluso si no es una persona madrugadora, programe su café la noche anterior y dase un tiempo para despertar lentamente. Disfrute del tiempo a solas por la mañana para reunir tus pensamientos y simplemente ser.

Haga esto cada mañana y encontrará que lo refresca y le permite amortiguar las necesidades de su familia y nutrir las suyas. Una vez que se acostumbres al nuevo horario, puede que se encuentre con que quiere levantarse aún más temprano para tener más tiempo a solas. Puede ser un cambio en el juego.

Sobre planifique

Cualquiera que sea su enfoque de la educación en casa, recomiendo planear más que suficiente para cada uno de sus hijos. Cuando la vida se agita o simplemente está cansado, tendrá planes sólidos a los cuales recurrir y seguir adelante.

La clave para planificar en profundidad es estar plenamente seguro de que no hará todo lo que se ha planeado. Saber que, al empezar, nunca harás todas esas cosas, pero harás las que funcionan bien para su familia.

Siéntete libre de tener días en los que no sigas ningún plan. Tal vez incluso la mayoría de tus días se sientan así.

Pero en otras ocasiones, la vida se interpondrá, surgirán emergencias o simplemente se sentirá muy cansado; entonces se alegrará de haber hecho el trabajo por adelantado para que usted y para que sus hijos sigan adelante.

Sin interrupciones

Su programa dice que tiene que pasar por matemáticas, historia y ciencia antes de que termine el día, pero sus hijos siguen ocupados construyendo su ciudad Lego, leyendo, dibujando o cavando en el jardín.

Déjelos ser.

Es muy importante reconocer el valor educativo de este tipo de actividades alegres y no caer bajo la influencia potencialmente tiránica de una lista de control.

Retroceda, sirva una segunda taza de café o té, y observe y escuche la alegría que sus hijos están experimentando en su escuela. Preste atención a las pistas de los intereses que necesitan ser fomentados. Mejor aún, acérquese a ellos y contribuya su propia creación de Lego. Estarán encantados.

Tome las sugerencias

Permita que sus hijos participen en su educación. Pida ideas, obtenga retroalimentación, e involucre a sus hijos en la preparación y ejecución de su experiencia escolar en casa. A medida que crecen, hagan esto más y más.

Permanezca flexible

Si hay algo seguro en la educación en casa, es que no será siempre igual. Lo que funciona un año puede no funcionar el siguiente. Los intereses y aptitudes de sus hijos variarán ampliamente a lo largo de su infancia.

Prepárese para lanzar un plan de estudios que no funciona, reconsidere todo el enfoque de las asignaturas, ajuste su horario y sus rutinas muchas veces, y de un giro para satisfacer las necesidades de sus hijos.

No está programando robots, sino que esta cultivando almas hermosas, así que mantenga su enfoque flexible, cariñoso y abierto.

Sigue a Barbara en Twitter: @barbaradanza


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS