6 razones para ser optimista en 2020

Tenemos mucho que agradecer y varias razones para estar extasiados por el continuo progreso humano

Por TYLER BRANDT - FEE.ORG
08 de Enero de 2020 6:08 PM Actualizado: 08 de Enero de 2020 6:12 PM

“2010 ha sido la mejor década de la historia. La evidencia es abrumadora”.

Esas son las palabras de Johan Norberg, investigador principal del Instituto Cato, escritas en un artículo de opinión para The Wall Street Journal.

Las palabras de Norberg parecen hiperbólicas a primera vista, pero puede que tenga razón. En muchos sentidos, el mundo está mejorando cada día, y a un ritmo explosivo. Esto es contrario al sentimiento de la corriente principal, donde los expertos claman sobre la democracia que se está desmoronando, la catástrofe climática que amenaza nuestra existencia y el capitalismo que nos está fallando.

Sin embargo, la prueba está en el postre, como dicen. Los datos muestran que la última década ha sido una historia de florecimiento y progreso humano. Aquí hay seis hechos sobre el progreso humano que nos dan razones para ser optimistas de cara al 2020:

1. La pobreza extrema se desploma

Los índices de pobreza extrema, definidos como el hecho de vivir con menos de USD 1.90 al día, siguen disminuyendo. De 1990 a 2015, la tasa de pobreza extrema mundial se redujo del 36 por ciento al 10 por ciento. En 2018, se redujo a 8.6 por ciento. Esto significa que más de 137,000 personas escapan de la pobreza extrema cada día.

2. Más de la mitad del mundo es de clase media

Esto puede que no le sorprenda al principio, pero considere que septiembre de 2018 fue la primera vez en la historia de la humanidad en que más del 50 por ciento de la población mundial fue considerada como clase media, lo que equivale a unos 3800 millones de personas. Un enorme beneficio de esto es la demanda que la clase media impone a la economía mundial, lo que resulta en más oportunidades empresariales y un aumento del comercio.

Para poner esto en perspectiva, solo 1800 millones fueron considerados como clase media en 2009. Eso es el 26 por ciento de la población mundial, lo que significa que proporcionalmente, el porcentaje de la población mundial total considerado como clase media creció un 92 por ciento de 2009 a 2018.

3. La esperanza de vida global está aumentando

Como Norberg también afirma en su columna del WSJ:

“La esperanza de vida global aumentó en más de tres años en los últimos 10 años, sobre todo gracias a la prevención de las muertes infantiles. Según la ONU, la tasa de mortalidad mundial de niños menores de 5 años se redujo de 5.6 por ciento en 2008 a 3.9 por ciento en 2018. Una perspectiva más larga muestra lo lejos que hemos llegado. Desde 1950, Chad ha reducido la tasa de mortalidad infantil en un 56 por ciento, y es el país con peores resultados en el mundo. Corea del Sur la redujo en un 98 por ciento”.

4. Las muertes relacionadas con el clima están disminuyendo

Norberg también aborda la pregunta: “¿No ha llegado todo esto a costa de un medio ambiente despojado?”. “No”, dice. “En cierto punto los países desarrollados empiezan a contaminar menos”. Para aclarar el punto, cita la disminución de la tasa de mortalidad relacionada con el clima:

“Las tasas de mortalidad por contaminación atmosférica disminuyeron en casi una quinta parte en todo el mundo y una cuarta parte en China entre 2007 y 2017, según la publicación en línea Our World in Data.

Las muertes anuales por desastres relacionados con el clima disminuyeron en un tercio entre 2000-09 y 2010-15, a 0.35 por cada 100.000 personas, según la Base de Datos Internacional de Desastres, una reducción del 95 por ciento desde la década de 1960. Eso no se debe a que haya menos desastres, sino a que hay más capacidad para enfrentarlos”.

5. La vida está mejorando en los países más pobres del mundo

Los datos del Banco Mundial muestran un progreso continuo en los países más pobres del mundo, especialmente en las dos últimas décadas. El acceso al agua potable básica ha aumentado, al igual que la electricidad, el saneamiento y el combustible limpio para cocinar. Los datos también muestran una disminución de las tasas de pobreza y de mortalidad infantil.

6. El costo de iniciar un negocio se ha reducido en las economías en desarrollo

Las reglamentaciones onerosas y gravosas pueden impedir que los individuos inicien su propio negocio, lo cual es una de las mejores maneras de aliviar la pobreza. No solo es difícil para el empresario navegar por el exceso de burocracia, sino que también termina costándole más. Afortunadamente, el costo de iniciar un negocio ha disminuido drásticamente, especialmente en las economías en desarrollo. En las economías de ingresos bajos y medios, el costo promedio de iniciar un negocio fue de 141.76 por ciento del ingreso per cápita en 2004. En 2019, era solo el 30.85 por ciento.

Tyler Brandt es editor asociado de la Fundación para la Educación Económica. Es licenciado en ciencias políticas por la Universidad de Wisconsin-Madison. En la universidad, fue embajador del campus de FEE, presidente de su capítulo de Jóvenes Estadounidenses por la Libertad en el campus y pasante de investigación en el Instituto John K. MacIver de Política Pública. Este artículo fue publicado originalmente por la Fundación para la Educación Económica.

****

A continuación:

Cuántos países comunistas hay en el mundo

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.