8 secretos para la salud y la curación

Envejecer bien es una tarea que lleva toda la vida, y los resultados pueden ser espectaculares

Por Lynn Jaffee
19 de Octubre de 2021 12:17 AM Actualizado: 19 de Octubre de 2021 1:02 AM

Como acupunturista, pasé la mayor parte de dos décadas atendiendo pacientes. Siempre me sentí afortunada de tener un desfile de personas encantadoras e interesantes que acudían a mí en busca de ayuda. También fui afortunada porque aprendí algo de cada uno de los pacientes que vi.

Como escritora, he podido compartir algunos de los secretos y matices de la medicina china, así como muchas ideas sobre la salud y la curación. Los llamo secretos, pero algunas ideas son bien conocidas. Comparto incluso los más obvios, no porque suenen bien, sino porque los he visto en acción y conozco su poder.

He aquí una breve lista de algunas de las cosas más importantes que mis clientes me han enseñado sobre la buena salud y la curación:

1) A menos que cambie los comportamientos que le están haciendo enfermar, nunca se curará completamente.

Esto es cierto tanto si tiene una dieta extraña, un estilo de vida agobiante, demasiado trabajo o una relación estresante. La medicina china es eficaz porque ayuda a determinar qué es lo que le hace enfermar, que a menudo proviene de fuentes sorprendentes, y le orienta hacia un cambio positivo.

2) Escuche su cuerpo.

Su cuerpo le envía señales de que algo va mal mucho antes de que se enferme. Si ignora estos mensajes, se harán cada vez más fuertes hasta que no pueda ignorarlos. En la mayoría de los casos, la enfermedad es el altavoz de su cuerpo tras una serie de mensajes amables pero ignorados.

3) Sus emociones son la clave de su salud.

Los chinos dicen que sus emociones son la raíz de 100 enfermedades, y he comprobado que es cierto. Las emociones fuertes, como la ira, la depresión, el miedo, la ansiedad, la pena y el anhelo intenso, tienen la capacidad de afectar a su salud, causando síntomas tan diversos como el insomnio, los problemas digestivos y las afecciones de la piel.

4) El envejecimiento es un estado mental.

He tenido en mi clínica a personas de 60 años que parecían muy mayores. Pero también he trabajado con varias personas de 80 y 90 años que parecían mucho más jóvenes y vitales de lo que su edad indicaría.

¿La diferencia? Las personas que envejecen bien tienen amor por la vida. Salen de casa, son activos, hacen voluntariado y tienen lugares y cosas que hacer.

Esto no quiere decir que no hayan tenido una vida dura o que no tengan limitaciones o problemas de salud; los tienen. Sin embargo, a pesar de las dificultades, las personas que envejecen bien parecen mantenerse activas, comprometidas y optimistas a pesar de su avanzada edad.

5) No existe una fórmula mágica para mejorar la salud.

He visto cientos de anuncios y artículos sobre alimentos milagrosos, suplementos que curan todas las enfermedades y las últimas novedades dietéticas. Hay un par de problemas con esto.

En primer lugar, no hay ningún alimento, suplemento o dieta que pueda curar todo; simplemente no lo hay.

En segundo lugar, cada persona del planeta es única y diferente. Y eso significa que todos necesitamos cosas diferentes. Lo que puede ser la dieta perfecta para una persona puede ser un desastre para otra. El suplemento o la hierba que le funcionó a su amigo probablemente no sea lo que usted necesita. Así es, no hay fórmula mágica.

6) Una de las mejores cosas que puede hacer por su cuerpo es moverlo.

Hay un proverbio en la medicina china: “Donde no hay movimiento, hay dolor. Donde hay movimiento, no hay dolor”.

Más recientemente, he oído decir que el movimiento es un bálsamo.

En cualquier caso, el ejercicio mejora el estado de ánimo, reduce el estrés, mejora la salud de los pulmones y el corazón, reduce la presión arterial y mantiene las articulaciones y los músculos sueltos. He visto a pacientes dar un giro a su salud simplemente incorporando el ejercicio a su vida.

7) Su cuerpo está programado para curarse, pero a veces hay que darle un poco de ayuda.

La curación requiere mucha energía, por lo que es importante descansar lo suficiente y dormir bien. También es crucial comer alimentos que favorezcan la curación y reduzcan la inflamación. Además, resiste el impulso de probar su recuperación hasta que esté completa. No es raro volver a lesionarse o tener una recaída por hacer demasiadas cosas demasiado pronto después de una lesión o enfermedad.

8) Ame su cuerpo.

No es algo que haya que vencer, superar o poner en forma, es el recipiente que contiene su espíritu.

En la medicina china, el espíritu, o shen, reside en el corazón y es responsable de los sentimientos, la conciencia, la memoria y los pensamientos. Sabe instintivamente que su corazón es un órgano emocional cuando se siente con el corazón roto, agradece a alguien de todo corazón o le envía corazones a alguien para demostrarle su amor. Hay un dicho que dice que cuando el corazón está a gusto, el cuerpo está sano. Esto se refiere no solo a la salud física, sino también a la emocional y espiritual y el lugar para empezar es amando su cuerpo.

Y un último secreto…

El aprendizaje nunca es completo, soy la primera en admitir que nunca lo sabré todo. Seguiré descubriendo cosas nuevas y me doy permiso para cambiar de opinión y admitir cuando me equivoco, al hacerlo, espero mantener mi corazón abierto y tranquilo, y mi cuerpo sano.

Lynn Jaffee es una acupunturista licenciada y autora de “Pasos simples: El camino chino hacia una mejor salud”. Este artículo fue publicado originalmente en AcupunctureTwinCities.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.