9 maneras en que China frena el aumento de cristianos y católicos

Por Jocelyn Neo
25 de Diciembre de 2019 Actualizado: 25 de Diciembre de 2019

En algunas partes del mundo, no es raro escuchar de personas que se identifican como creyentes de una fe cristiana. Según una encuesta actualizada de Gallup’s Daily tracking en 2017, cerca de tres cuartos de los estadounidenses son protestantes o católicos. Aunque esta cifra puede no parecer alarmante para nadie en los Estados Unidos, podría convertirse en un problema para China con el creciente número de personas que se convierten a la fe cristiana.

“Para el 2030, la población cristiana total de China, incluyendo a los católicos, excedería los 247 millones, colocándola como la congregación cristiana más grande del mundo, por encima de México, Brasil y Estados Unidos”, dijo Fenggang Yang, profesor de sociología en la Universidad de Purdue, al diario The Telegraph en 2014.

©Getty Images | GREG BAKER

Sin embargo, por el contrario, se sabe que el Partido Comunista Chino (PCCh) es ateo y estuvo persiguiendo a varios grupos y creencias religiosas, incluyendo a los practicantes de Falun Dafa, musulmanes uigures, budistas tibetanos y cristianos durante décadas. Por lo tanto, no es sorprendente que con el creciente número de personas que se unen a la población cristiana, el PCCh haya ideado varias maneras de contenerlos y atacarlos.

Aquí hay 9 de estas modalidades:

1. Vigilancia

La provincia de Zhejiang fue conocida como la “Jerusalén de China” debido a su alta concentración de población e iglesias cristianas. Para monitorear la creciente población, en 2017 el régimen chino emitió órdenes de instalar cámaras de vigilancia en las iglesias, haciendo mención de la lucha contra el terrorismo como motivo para hacerlo. Algunos pastores y seguidores no estuvieron de acuerdo con la medida y trataron de resistirla, mientras que otros no pudieron entender la necesidad de las cámaras.

©Getty Images | NICOLAS ASFOURI

“Nosotros los cristianos hacemos buenas obras y no hacemos nada que ponga en peligro al público,” dijo un feligrés al South China Morning Post. “No entiendo por qué el gobierno quiere vigilarnos”.

2. Supresión online

En 2018 se introdujeron nuevas regulaciones para frenar el auge del cristianismo en China, y una de ellas incluía la restricción de los contenidos religiosos online. Según Hong Kong Free Press, la regulación permite que “ciertos tipos de contenido religioso” sean publicados en Internet por organizaciones con licencia oficial, prohibiendo así a los individuos subir o compartir cualquier contenido religioso.

Entonces, ¿qué tipos de contenido religioso no están permitidos? No se permiten fotos, vídeos o textos que indiquen rezar, cantar o quemar incienso. Jeremy Daum, fundador de Traducción de las Leyes de China y experto en leyes chinas, dijo a la prensa que debido a la forma en que las regulaciones fueron escritas, podría significar que hasta “las fotos de una ceremonia de boda” también podrían convertirse en ilegales.

3. Limitación de las donaciones

Con la creciente popularidad de las plataformas de crowdfunding como GoFundMe, no es raro que la gente done dinero para ayudar a los más necesitados, independientemente de donde se encuentren.

Sin embargo, en 2017, una nueva disposición en China estableció que la aceptación de donaciones de grupos o individuos extranjeros estaba prohibida. Si una iglesia aceptaba tales donaciones, sería multada. De acuerdo con la nueva norma, es necesario reportar a las autoridades las donaciones de más de 100,000 yuanes (aproximadamente 15,000 dólares), según Reuters.

4. Derribando cruces

Desde 2014, múltiples medios de comunicación han informado sobre la remoción de las cruces de las iglesias en Zhejiang. El New York Times informó que bajo una directiva de 36 páginas, las cruces no deben ser instaladas sobre los edificios sino en las fachadas, y el color de la cruz debe estar en armonía con el edificio. Además, la cruz no debe exceder “una décima parte de la altura de la fachada del edificio”.

El Hong Kong Free Press reportó en el 2015 que de acuerdo al Gospel Herald, un periódico cristiano online, más de 1200 cruces de iglesia habían sido removidas en el último año y medio en Zhejiang.

Las iglesias autorizadas por el estado como la Iglesia Cristiana Chengdong, la Iglesia de las Tres Autonomías en la Provincia de Jiangsu que es controlada por el régimen, tampoco fueron exentas de que se removiera la cruz, reportó China Aid. Maya Wang, investigadora principal de China en Human Rights Watch, señaló una vez que “El gobierno siempre ha sido desconfiado acerca de las religiones —controla estrictamente las creencias y expresiones religiosas y los chinos solo pueden creer en cinco religiones oficiales. Pero es importante señalar que muchas de las iglesias con cruces removidas por el gobierno son iglesias oficiales reconocidas por el gobierno”.

Aquellos que se resistieron a quitar la cruz fueron arrestados, como Huang Yizi, un pastor de la ciudad de Wenzhou, Provincia de Zhejiang, quien fue detenido y luego encarcelado por un año en el 2015, según el South China Morning Post.

5. Detenciones y encarcelamiento

Mientras que la gente alrededor del mundo disfrutaba del calor de la época navideña en 2018 con sus seres queridos y cercanos, muchos cristianos de las Iglesias Domésticas o Familiares en China tuvieron que enfrentar arrestos masivos y vigilancia las 24 horas del día por su fe.

Los días 9 y 10 de diciembre de 2018, unos 100 feligreses junto con su pastor de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana, una iglesia protestante independiente de Chengdu, en la provincia de Sichuan, fueron detenidos por la policía. La razón que se dio fue que su iglesia no estaba registrada ante las autoridades chinas. El régimen comunista chino denomina a las iglesias no registradas como “iglesias clandestinas”.

A veces, los detenidos son objeto de algún grado de persecución por parte de la policía, como por ejemplo ser golpeados o privados de alimentos y agua, como es el caso de los feligreses de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana.

Bob Fu, el fundador de China Aid, una organización de derechos cristianos, con sede en Estados Unidos, dijo al South China Morning Post que en 2018 se registraron más de 10.000 casos de cristianos detenidos, en comparación con los 3000 casos del 2017.

6. Matar por los órganos

En los últimos años, ha habido numerosos informes que indican que el régimen comunista ha estado extrayendo órganos de los prisioneros de conciencia, la mayoría de ellos de practicantes de Falun Dafa.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una antigua práctica de cultivación de mente y cuerpo basada en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. La práctica fue prohibida por el régimen comunista chino en 1999, poco tiempo después de realizar una encuesta estatal que estimaba que había por lo menos 70 millones de personas practicando Falun Dafa en China solamente. Desde que el régimen comunista comenzó a reprimir la práctica en julio de 1999, numerosos practicantes de Falun Dafa fueron arrestados y detenidos.

©Minghui

En los centros de detención, los practicantes de Falun Dafa se encontraban “frecuentemente sometidos a análisis de sangre y exámenes médicos mientras que otros prisioneros (con la excepción de los uigures, tibetanos y ciertos grupos cristianos de las Iglesias Domésticas que también fueron atacados) no reciben tal tratamiento”, según el informe de 2016 de ” Cosecha Sangrienta/El Matadero”: Una Actualización” de David Kilgour, ex secretario de Estado canadiense (Asia-Pacífico), Ethan Gutmann, nominado al Premio Nobel de la Paz, y David Matas, abogado de derechos humanos.

Matas dijo: “La conclusión final de esta actualización y, de hecho, de nuestro trabajo anterior, es que China participó en el asesinato en masa de prisioneros de conciencia, principalmente practicantes de los ejercicios espirituales de Falun Dafa, pero también uigures, tibetanos y cristianos de las iglesias domésticas, con el fin de obtener órganos para transplantes”.

©The Epoch Times

En el informe, los autores también estimaron que el número de órganos que se extraían por año oscilaba entre 60,000 y 100,000, aunque las autoridades chinas afirmaban que se realizaban solamente 10,000 trasplantes de órganos al año.

7. Restringir a los niños de las actividades religiosas 

En 2016, el régimen comunista emitió reglas de educación para la minoría uigur, las cuales declaraban que los padres no pueden “organizar, atraer o forzar a los menores a asistir a actividades religiosas,” reportó Foreign Policy. La norma también estableció que si se sorprende a algún padre fomentando la religión “cualquier grupo o persona tiene el derecho de detener este tipo de comportamientos y denunciarlos a las autoridades de seguridad pública”.

Al igual que la minoría uigur, la población cristiana también se encontró con normas similares, donde se les restringía o prohibía a los niños asistir a las actividades religiosas.

©Getty Images | LIU JIN

Las autoridades de la ciudad de Wenzhou prohibieron la catequesis en el 2017, reportó Reuters. A pesar de la prohibición, las iglesias no fueron disuadidas. Varios cristianos dijeron que algunas iglesias habían cambiado la catequesis a los sábados o habían comenzado a enseñar a los niños en casas privadas. En otras provincias como Jiangsu y Henan, se prohibió que los niños asistieran a los campamentos de verano cristianos, escribió The World Watch Monitor, un medio de comunicación cristiano.

El medio agregó que se informó a las iglesias del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías autorizada por el estado en la ciudad de Fuzhou, en la provincia de Fujian: “Está prohibido forzar o tentar a los jóvenes a creer en cualquier religión y también está prohibido llevar a cabo actividades religiosas en lugares religiosos no registrados o sin aprobación”.

8. Renunciar a la fe

Otro método que el régimen comunista utilizó para detener el aumento de la población cristiana fue hacer que renunciaran a su fe. La VOA informó en agosto de 2018 que algunos cristianos chinos habían publicado en Internet un formulario de renuncia a las autoridades.

El formulario contenía la siguiente declaración: “Yo tenía una comprensión limitada del cristianismo. Asumir el cristianismo como mi creencia es también seguir ciegamente la tendencia. Ahora tengo una comprensión más completa de la religión y de las creencias religiosas. Después de estudiar más a fondo el cristianismo, tengo una comprensión más clara de mis necesidades espirituales. Anuncio que no participaré en actividades religiosas cristianas de ahora en adelante y que ya no creeré en el cristianismo”.

Un mes más tarde, RFA informó que el PCCh había dicho a los profesores de secundaria de la provincia de Zhejiang que firmaran una carta prometiendo que no seguirían ninguna fe religiosa. “[Las autoridades del] distrito de Ouhai en Wenzhou publicaron un corto video que fue mencionado cuando las escuelas estaban llevando a cabo sus reuniones”, dijo un cristiano. “Decía que los maestros no deben tener ninguna creencia religiosa, y particularmente que no deben hacer proselitismo en las escuelas”.

Los profesionales médicos también se enfrentaron a restricciones similares y se les dijo que tendrían que denunciar a las autoridades a quienes violaran las leyes, incluyendo a familiares y amigos.

9. Reescribir la Biblia

En 2018, Bob Fu dijo a la Cámara de Representantes de Estados Unidos que el Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías y el Consejo Cristiano de China, ambas entidades protestantes autorizadas por el estado, idearon un plan de cinco años para “promover la Sinización del Cristianismo,” reportó The Christian Post.

De acuerdo con The Guardian, el plan era encontrar similitudes con el socialismo y tener un “entendimiento correcto” del texto. Las entidades también propusieron “re-traducir la Biblia o re-escribir los comentarios bíblicos”. Fu explicó a The Christian Post que, según la nueva directiva, “la nueva Biblia no debe parecer occidental y [debe parecer] china y reflejar la ética china del confucianismo y el socialismo”.

En septiembre de 2019, Bitter Winter, una revista sobre la libertad religiosa y los derechos humanos en China, informó que las autoridades dijeron a los creyentes de la Iglesia de las Tres Autonomías, que es controlada por el estado, que retiraran las exhibiciones de los Diez Mandamientos y las reemplazaran con citas del líder chino Xi Jinping.

“El Partido debe ser obedecido en todos los aspectos. Hay que hacer todo lo que el Partido le diga que haga. Si lo contradicen, su iglesia será clausurada inmediatamente”, dijeron los funcionarios del Departamento de Trabajo del Frente Unido a una congregación en la provincia de Henan a finales de junio de 2019.

Te puede interesar

Cómo el comunismo en China hace 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos

TE RECOMENDAMOS