A pesar del acoso del PCCh, la lucha de Hong Kong por la democracia y la libertad sigue: Emily Lau

Por Ella Kietlinska
27 de Abril de 2021 1:28 PM Actualizado: 27 de Abril de 2021 1:28 PM

La usurpación del Partido Comunista Chino (PCCh) a la autonomía de Hong Kong puede significar el fin del modelo “un país, dos sistemas”, pero no es el fin de Hong Kong, dice Emily Lau, antigua presidente del Partido Demócrata y legisladora en Hong Kong.

“La gente continuará luchando por lo que cree y luchando por los valores que Beijing prometió proteger bajo la Declaración Conjunta Sino-Británica y la Ley Básica”, dijo Lau al programa “Focus Talk” de NTD.

Como resultado, más personas serán arrestadas, acusadas y encarceladas; más personas harán un sacrificio, continuó Lau. Pero no es diferente a muchos lugares alrededor del mundo donde la gente ha luchado fuertemente por sus valores y creencias, y muchos han pagado un precio muy alto.

Después de las recientes detenciones y sentencias a los disidentes prodemocráticos de Hong Kong, más personas llegarán a la conclusión de que “la independencia del poder judicial está muerta” y que los tribunales ya no pueden proteger la libertad y la seguridad personal de la gente, dijo Lau.

jimmy lai
El magnate de los medios de comunicación prodemocracia de Hong Kong, Jimmy Lai, es conducido a una furgoneta de la policía mientras se dirige al tribunal para ser acusado bajo la nueva y controvertida ley de seguridad nacional impuesta por Beijing, el 12 de diciembre de 2020. (Peter Parks/AFP vía Getty Images)

A principios de este mes, el magnate de los medios de Hong Kong, Jimmy Lai, fue sentenciado a 14 meses de prisión. Otros nueve disidentes recibieron penas de cárcel o sentencias suspendidas por organizar y participar en asambleas no autorizadas durante las protestas masivas contra Beijing y a favor de la democracia en 2019.

Entre ellos se encontraban Martin Lee, un abogado de 82 años que ha sido apodado el “padre de la democracia” en Hong Kong. También fueron sentenciados otros dos abogados y seis antiguos legisladores de Hong Kong.

(De izquierda a derecha) Alberto Ho y Yeung Sum abandonan el edificio de la corte de West Kowloon después de recibir sentencias suspendidas, en Hong Kong, el 16 de abril de 2021. (Song Pi-lung/The Epoch Times)

Las reuniones no autorizadas, o aquellas sin permiso de la policía, en el pasado solo eran penalizadas económicamente, explicó Lau. Esta vez, sin embargo, un juez sentó un precedente al imponer penas de cárcel de hasta 18 meses a los disidentes políticos por participar en la asamblea pacífica y no violenta, dijo Lau, y agregó que eso “es realmente terrible”.

Los periodistas de Hong Kong también están sometidos a fuertes presiones. Los altos cargos de los medios impresos en Hong Kong estarían abiertos a la autocensura por temor a que el medio que representan sea cerrado o a que ellos mismos sean detenidos, dijo Lau. Esto también afecta a los medios de comunicación extranjeros, añadió.

“Es una imagen muy sombría y muy triste”.

Epoch Times Photo
Una captura de pantalla de cámaras de seguridad que muestran a intrusos vestidos de negro, uno de ellos blandiendo un mazo, dañando el equipo de la imprenta de la edición de Hong Kong de The Epoch Times, el 12 de abril de 2021. (The Epoch Times)

El 12 de abril, la planta de impresión de The Epoch Times en Hong Kong fue atacada por intrusos con martillos que dañaron las computadoras y el equipo de impresión de la empresa. El ataque fue denunciado y condenado por el Departamento de Estado de EE.UU., los legisladores estadounidenses, así como legisladores, expertos y organizaciones de todo el mundo.

“Condenamos el ataque a la planta de impresión de The Epoch Times e instamos a las autoridades de Hong Kong a que investiguen a fondo y lleven a los perpetradores ante la justicia”, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

Algunos periodistas, incluso, se han ido de Hong Kong. Puede haber más y más organizaciones de noticias que cierren sus puertas, pero todavía hay algunos periodistas muy valientes trabajando allí, dijo Lau. “Todos necesitamos apoyarlos”, agregó.

“Para que un lugar sea libre y seguro, un aspecto importante es la libertad de prensa. La prensa ayudará a preservar la libertad y la seguridad. Entonces, cuando las autoridades toman medidas, apuntan a la prensa para silenciarlos”, explicó Lau.

“Todos tenemos que seguir luchando por el máximo espacio”, dijo. Algunos medios, si no pueden funcionar como medios convencionales, utilizan canales por Internet o redes sociales a menos que el gobierno también los tome enérgicamente, continuó Lau.

“Quieren utilizar todos los medios posibles para defender sus valores… La gente simplemente tiene que hacerlo de una manera muy inteligente, inteligente y creativa”, dijo Lau.

Las escuelas y universidades también están “bajo una tremenda presión y algunos políticos, incluso, sugirieron instalar cámaras de vigilancia en las aulas para monitorear a los maestros”, dijo Lau.

Una pantalla de televisión muestra a la secretaria en jefe de Hong Kong, Carrie Lam, mientras se dirige a la legislatura de la ciudad, en Hong Kong, el 17 de junio de 2015. (Philippe Lopez/AFP/Getty Images)

El 30 de marzo, el régimen comunista chino finalizó una importante reforma al sistema electoral de Hong Kong que reducirá el número de escaños en el Consejo Legislativo, el parlamento de la ciudad, que es elegido por el público.

Antes de la reforma, la legislatura de Hong Kong estaba conformada por 70 escaños, la mitad de los cuales eran elegidos directamente por el público. La reforma aumentó el número total de escaños en la legislatura a 90, pero redujo el número de escaños elegidos directamente de 35 a 20.

“Estos cambios asegurarán que Beijing tendrá un control completo sobre el sistema, sobre las personas que sean elegidas para formar parte del Consejo Legislativo”, dijo Lau.

Hong Kong es muy pequeño y tiene una población muy pequeña, por lo que, si Beijing quiere reforzar su control, pueden hacer lo que quieran. Pero las personas de todo tipo de opiniones políticas están muy descontentas con el régimen, dijo Lau, “porque nuestro sistema, nuestra seguridad, nuestra libertad, [se está] evaporando ante nuestros propios ojos”.

Funcionarios de Beijing dijeron públicamente muchas veces que las protestas que ocurrieron en Hong Kong en los últimos años eran “totalmente intolerables”, dijo Lau. Sin embargo, Beijing debe estar muy molesta con el gobierno de Hong Kong bajo el liderazgo de Carrie Lam porque no ha podido poner la ciudad bajo su control y poner fin a los disturbios, explicó Lau.

“Hemos instado a Carrie Lam a dialogar, a realizar una investigación judicial independiente sobre todo lo que ha ocurrido para que todos se calmen, pero ella se negó o Beijing no se lo permitió”, dijo Lau.

Una vez que Beijing supo que la administración de Lam no podía gobernar Hong Kong, intervino. Pero lo hizo de una manera extremadamente dura, sin consultarle al pueblo de Hong Kong, continuó Lau.

Algunos habitantes de Hong Kong se sentirán intimidados por las acciones de Beijing cuando vean al régimen chino hacer lo que quiera en la ciudad, ya sea encarcelar a disidentes y cambiar el sistema político y las reglas electorales, dijo Lau. Pero otros seguirán luchando por la libertad. “Ciertamente espero que se haga de una manera pacífica y no violenta”, agregó.

Puede haber algunos habitantes de Hong Kong que quieran emigrar, especialmente aquellos con familias “porque quieren que sus hijos tengan un futuro seguro y libre”, dijo Lau.

Lau espera que “los países extranjeros, especialmente los países democráticos, libres y seguros, tengan políticas más amistosas y permitan que la gente de Hong Kong emigre allí”.

Lau dijo que ella y muchos de sus colegas activistas permanecerán en Hong Kong a pesar de que algunos de ellos ya han sido enviados a prisión o se enfrentarán la cárcel.

“Después de dejar el Consejo Legislativo en 2016, no he tenido ningún empleo remunerado, nadie me ha ofrecido nada, oferta cero, ninguna oferta de nadie y no me importa… Si les dices que no te importa el dinero, no te importa la fama, ¿Cómo pueden atraparte? Pero si estás loco por esas cosas y estás loco por las mujeres o los hombres, te atraparán”, dijo Lau a The Epoch Times en 2019.

La gente tiene “debilidades y, a veces, a tus oponentes, a tus enemigos, les gustará aprovechar eso y maximizarlo en su beneficio”, dijo Lau.

“Un país, dos sistemas”

La entonces primera ministra británica Margaret Thatcher (izq.) bebiendo con el presidente chino Li Xiannian (2dL), el ministro de Relaciones Exteriores británico Goeffrey Howe (2dR) y el ministro de Relaciones Exteriores chino Wu Xueqian (der.), en Beijing, el 19 de diciembre de 1984. (Pierre-Antoine Donnet/AFP a través de Getty Images)

Lau, que también es periodista, hizo una pregunta a la entonces primera ministra británica Margaret Thatcher en una conferencia de prensa en 1984, dos días después de la ceremonia de firma de la Declaración Conjunta Sino-Británica. “Firmaste un acuerdo con China prometiendo entregar a más de cinco millones de personas en manos de una dictadura comunista. ¿Es esto moralmente defendible o es realmente cierto que, en la política internacional, la forma más elevada de moralidad es el propio interés nacional?”

Thatcher dijo en respuesta a su pregunta que Gran Bretaña había hecho lo mejor para Hong Kong. Si no se hubiera firmado el acuerdo, Hong Kong “habría regresado automáticamente a China [en 1997] sin ninguna garantía, sin ninguna de las ventajas del Acuerdo”.

La mayoría de la gente de Hong Kong estaba contenta con el acuerdo, dijo Thatcher, y agregó que Lau podría ser “la única excepción”.

“Excepción solitaria” es la definición de locura utilizada por George Orwell en su libro “Mil novecientos ochenta y cuatro”, explicó Lau.

La Declaración Conjunta Sino-Británica sentó las bases para la gobernanza de Hong Kong de acuerdo con el principio “un país, dos sistemas” durante los cincuenta años posteriores a la transferencia de 1997.

Sin embargo, en 2017, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que los arreglos realizados en virtud de la Declaración Conjunta “ahora son historia y no tienen importancia práctica, ni son vinculantes para la administración del gobierno central chino de Hong Kong [Región Administrativa Especial]”.

Lau explicó que tenía razón al hacer su pregunta sobre el acuerdo Sino-Británico porque entendía los patrones de comportamiento a lo largo de la historia del Partido Comunista Chino.

Jenny Chang y Frank Fang contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.